Audiovisual

Guía de grabación de campo - #01 El kit portátil

Grabadoras

La grabación de campo no es algo difícil, aunque con el tiempo uno va descubriendo que cada vez puede ir logrando mejores sonidos, pero no gracias a la ténica ni a cuantos libros haya leído. Es más por la experiencia, por grabar, por conocer más y escuchar más sonidos.

Para esto no se necesita tener muchos micrófonos y las grabadoras más completas Al conocer y practicar, se van presentando necesidades, que conllevan a adquirir diferentes tipos de micrófonos, preamplificadores, grabadoras, y cuanto accessorio exista, pero si vamos a la necesidad más básica, lo que necesitamos es grabar como sea y donde sea, por tanto una grabadora portátil y herramientas pequeñas, serán nuestro primer aliado.

Sin importar que también pienses utilizar o tengas actualmente micrófonos y grabadoras dedicadas, el tener aparte un kit portátil es para mí esencial, ya que tiende a ser bastante práctico y útil en todo momento. En este mundo del audio hoy por hoy mucha gente tiende a ser muy purista. Hay quienes piensan que lo único que suena bien es un Neumann. Hay otros, como yo que piensan que simplemente es diferente, más no mejor o peor. El hecho de grabar un sonido ya es de por sí increíble y además hoy en día los resultados que entrega una grabadora pequeña son bastante aceptables.

Muchos músicos realizan su trabajo de grabación de campo utilizando grabadoras pequeñas. También he conocido muchos artistas sonoros que se fían únicamente de grabadoras portátiles y micros pequeños. Lo mismo con los diseñadores de sonido, de quienes conozco historias de sonidos exitosos gracias a "accidentes sonoros" que fueron capturados por el hecho de tener en el momento una grabadora compacta.

Para elegir una grabadora de este tipo lo primero que se tiene que tener en cuenta es tu necesidad. Hay de muchos tipos, con diferentes funciones y calidad. A la hora de elegir, hay muchas cosas a tener en cuenta, como los modos de grabación de los micrófonos, el formato de grabación, si permite conexión de micros/línea (esencial si piensas utilizar hidrófonos, micros de contacto, etc), de que material está construida, etc. Para comparativas y consejos, podéis visitar el artículo que compartí hace un tiempo en el blog, pero en general pienso una cosa al respecto: todas suenan diferente pero todas obtienen buenos resultados, así que aparte de la calidad de los micros, es importante conocer el resto de funciones que puedas necesitar y así acomodarte a una grabadora que te guste.

En mi caso caso comencé con una Zoom H2. Versátil y con un tamaño ideal. Con el tiempo, quise mejorar la calidad de las grabaciones además de tener una grabadora un tanto más resistente, lo cual me llevó a adquirir una PCM-D50 de Sony, una de las mejores compras que he hecho en la vida. La recomiendo sin pensarlo dos veces... creo que así es como debe ser una grabadora de este tipo. Construida como un tanque, con botones y controles silenciosos, una calidad excepcional y un diseño (tanto externo como en el sistema operativo) bastante atractivo. Detalles como el control manual de la luz de la pantalla, la posibilidad de cortar archivos en tiempo real, o el acceso rápido de filtro y limitador la hacen para mi la grabadora definitiva. Y eso que no he dicho que las pilas duran cantidades.

En cuanto a los micros integrados, actualmente se tienen grabadoras capaces de operar en XY (configuración a 90 grados), ORTF (120 grados), MS y hasta semi-surround. La H2 es capaz de hacer todos estos, aunque la opción de MS solo está presente en la recién anunciada H2n. Básicamente, la H2 recibe un micro más, pudiendo tener ahora control no solo de izquierda y derecha, sino también del centro, lo cual brinda una imagen estéreo más controlada. La PCM-D50 permite configurar los micros en 90 y 120 grados, lo cual es para mi suficiente (algunas veces con ambientes utilizo 120, de resto siempre grabo en XY). Grabadoras como la Zoom h4n presentan también este tipo de micrófonos con opción de ser alineados en diferentes modos.

Aparte de los micros integrados, también es importante tener en cuenta si se desean utilizar otro tipo de micrófonos y dispositivos. En esto también me gusta más la D50 que la H2, ya que esta ultima tiene puertos 1/8" un tanto más ruidosos. Los de la Sony son más limpios a mi parecer. Utilizo mucho la entrada 1/8" del dispositivo, bien sea para conectar un previo o para utilizar la alimentación plug-in que brinda un poco ganancia a micros pequeños que hacen parte del kit. Aunque la grabadora algo de preamplificación (plug-in power), me gusta utilizar un previo dedicado cuando se trata de micros de solapa, contacto, hidrófonos y demás.

Cuando tengo más libertad para usar varios micros (sobre todo si son condensadores y necesitan phantom power) y cargar más cosas, utilizo una USBPre2 de Sound Devices. Cuando voy más ligero y no necesito phantom, utilizo un BMA2 de FEL Amps, un pequeño ampli que funciona con una pila de 9V y da muy buenos resultados. Este previo es muy útil para usarlo en conjunto con los micros que mencionaba anteriormente, ya que algunas veces las fuentes grabadas son algo bajas de nivel, por tanto preamplificar la señal más allá de lo que la grabadora pueda aportar, se vuelve una necesidad.

Ya hablaremos de los micros en su momento. Continuando con las grabadoras, vamos a otro elemento importante. La protección y eliminación de ruido en los dispositivos, algo que actualmente puede solucionarse de diversas formas. Para la eliminación del ruido introducido por el viento, ya conocemos accesorios como los windjammers, dead kitten, etc. Hay opciones para casi todas las grabadoras del mercado (al menos las más populares) y los resultados son grandiosos.

Hay otro tipo de ruido muy presente en este tipo de grabadoras. Algunas personas lo hacen parte de sus grabaciones, pero otras (me incluyo) no gustan de este. Hablo del ruido introducido al manipular la grabadora con las manos. No me gusta incluirlo ya que es algo que para mi no hace parte de lo que estoy grabando, y muchas grabaciones se han visto afectadas por esto.

Rycote suspension

Para ello la primera solución es utilizar trípode (hay muchas opciones, incluyendo unas económicas). La otra opción es adquirir un sistema suspensión como el de Rycote, la cual es muy efectiva y permite mejor movilidad. Personalmente utilizo esta suspensión con la H2 o la D50 y creo que realmente vale la pena. A esta hay que agregarle algo para el agarre como el grip de Rycote, y además tiene un pequeño extra que permite atrapar los cables para que no hagan ruido al tocar la grabadora.

Cada parte puede adquirirse por separado, pero si buscas todo el kit completo, Rycote hace poco lanzó un paquete donde incluye su suspensión, grip y un windjammer para Zoom h4n, aunque le sirve a otro tipo de grabadoras. De hecho podemos ver un video demostrativo donde utilizan el kit con una PCM-D50 y se aprecia la eliminación del ruido gracias a la suspensión.

Hasta aquí este artículo. La idea es que todos aportemos a la guía, por tanto si alguien desea compartir su experiencia con la grabadora portátil que tenga a su disposición, es bienvenido.

Enlace útil: Comparación de grabadoras en Sweetwater

Miguel Isaza
EL AUTOR

Miguel es un investigador que relaciona la filosofía, el arte, el diseño y la tecnología del sonido. Vive en Medellín (Colombia) y es fundador de varios proyectos relacionados con lo sonoro, como Éter Lab, Sonic Field y Designing Sound.

¿Te gustó este artículo?
4
Comentarios

Regístrate o para poder comentar