DJ

Guía práctica de giradiscos profesionales

Contenido patrocinado

    En este artículo...

Los discos de vinilo vuelven a estar de moda. Eso es un hecho incuestionable. No abordaremos aquí una vez más las discusiones sobre la mayor, o no, musicalidad del vinilo frente al CD. Ni siquiera comentaremos de nuevo las posibilidades creativas que ofrece al DJ profesional. Aquí solo pretendemos ilustrar una tecnología que muchos dieron por totalmente obsoleta hace algunos años, y que ahora vuelve con fuerza, ofreciendo innovaciones tecnológicas que casi siempre están más relacionadas con la física, que con la tecnología electrónica.

El sistema giradiscos

El giradiscos cuenta con diversos componentes importantes: el plato y la alfombrilla para el disco, el motor, el rodamiento principal en el que gira el disco, el plinto sobre el que se monta todo el conjunto, la suspensión situada bajo el plinto, el brazo —su construcción incluyendo sus mecanismos de ajuste— y la cápsula fonocaptora. Todo ello conforma el sistema giradiscos, y cada una de estas partes afecta al sonido final.

Elementos de diseño

Los diseñadores de giradiscos buscan mejoras audibles refinando el diseño del plato, el rodamiento principal, el motor, el plinto y la suspensión, además, por supuesto, de los brazos y las cápsulas. El resultado de sus esfuerzos debe ser juzgado por la calidad del sonido final, ya que todos estos elementos interactúan entre sí, y la mayoría no pueden ser medidos directamente de forma individualizada.

Esto significa que los mejores platos giradiscos son producidos por diseñadores muy experimentados que han tenido la paciencia para probar multitud de combinaciones y configuraciones, con el objetivo de comprobar de forma práctica la efectividad de sus ideas para conseguir una alta calidad en el sonido. Cualquier decisión durante el proceso de diseño interactúa con el resto. Afortunadamente, cada una de ellas está basada en la física y no en ideas peregrinas (nos sorprendería saber cuántos equipos de audio han sido diseñados de esta forma). Veamos más de cerca cada uno de los componentes de un giradiscos.

El plato

El plato (y la almohadilla situada sobre él) sirve a diferentes propósitos. Gracias a su inercia, suaviza las fluctuaciones en la velocidad de giro del motor y las variaciones en el trazado de la aguja a medida que ésta encuentra cambios en la música. Como absorbente de vibración, amortigua el sonido del disco que vibra bajo la aguja.

El plato debe soportar con firmeza el disco, de forma que la aguja no se desvíe en el disco en los pasajes muy fuertes. También debe amortiguar cualquier vibración procedente del rodamiento principal. Existen muchos métodos para conseguir buenos resultados en todas estas áreas. Los mejores diseños son los que consiguen en buen balance entre todos ellos, consiguiendo una respuesta de tonos perfecta, un excelente ritmo y dinámica, y una imagen estéreo precisa.

El diseño del plato ofrece dos alternativas: que sea muy pesado, o que sea construido con un anillo de pesos a su alrededor; en ambos casos, se busca proporcionar el máximo efecto de volante de inercia. Algunos diseñadores consideran que un plato ligero suena bien siempre y cuando sea impulsado por un motor potente y estable.

Los materiales con los que ha sido fabricado el plato y la almohadilla para el disco deben ser escogidos para que sean capaces de amortiguar las vibraciones de alta frecuencia del vinilo, captadas por la aguja, pero que al mismo tiempo no afecten a los medios y graves. Por lo tanto, sería recomendable huir de las almohadillas fabricadas con plástico muy duro o fieltro muy blando.

A lo largo de la historia, diversos fabricantes han experimentado con multitud de materiales para la fabricación de los platos, desde el aluminio fundido hasta el plomo, pasando por el cristal y los materiales acrílicos. El primero de ellos es el más común y el que ofrece una mejor relación prestaciones / coste de fabricación.

El rodamiento principal

Existen muchas teorías sobre cuál es el mejor sistema de rodamiento para el giro del plato. Algunos platos utilizan la lubricación por medio de aceite, otros cuentan con manguitos plásticos que no requieren aceite, y otros modelos utilizan aire a presión o imanes para mantener separadas las superficies. El objetivo de todos ellos es proporcionar una mínima fricción, vibración, ruido y centelleo.

Una baja fricción en el rodamiento principal significa menor necesidad de fuerza de arrastre en el motor, por lo que éste puede ser más pequeño y de menor potencia. Pero un motor pequeño precisa de un plato más pesado para suavizar sus propias fluctuaciones en la velocidad. Sin embargo, entonces la pregunta será: ¿producirá este motor un par de arranque (torque) suficiente para iniciar de forma adecuada el giro del pesado plato? Por otro lado, un rodamiento principal con mayor fricción proporciona un arrastre del motor constante, lo que ayuda a suavizar las posibles fluctuaciones en la velocidad, pero ese motor deberá ser mayor o girar a mayor velocidad para ser capaz de suministrar el par de arranque necesario. Y de nuevo, esto significa mayor cantidad de vibración que la proporcionada por un motor más pequeño o de menor velocidad de giro.

El rodamiento principal proporciona soporte en dos direcciones, lateralmente y verticalmente. Evita que el plato se mueva en cualquier dirección, en una medida más pequeña que la modulación de los surcos en sí misma. Lateralmente, el rodamiento principal debe prevenir que el plato centellee. Verticalmente, se opone a la fuerza de la gravedad.

El motor

El motor puede ser alimentado tanto por corriente continua (DC) como por corriente alterna (AC), y existen argumentos válidos para ambos sistemas. También puede ser de alta o baja velocidad, o puede ser de tracción directa, en el que el motor está asociado directamente al rodamiento principal, haciendo girar directamente el plato, o este puede girar accionado a partir de una correa de tracción conectada al motor.

Independientemente del sistema utilizado, el par de arranque (torque) del motor debe ser el suficiente para conseguir que el plato gire de forma adecuada, un concepto que mucho más allá que simplemente mantener una velocidad de giro estable. Cualquier buen motor para giradiscos debe contar con un rotor perfectamente balanceado para producir el mínimo de vibraciones. Los motores de transmisión por correa se encuentran normalmente suspendidos de sus propios soportes de goma amortiguadora para evitar vibraciones que puedan alcanzar el plinto (la base), y que incluso pueden desplazarse a través del plato y alcanzar el brazo (y, por lo tanto, también la cápsula).

No pretendemos dar aquí una clase de física avanzada, pero sí debemos apuntar que existe una estrecha relación entre el momento de rotación del motor, la elasticidad de la correa y el momento de rotación del plato; todo ello forma un sistema resonante. Un plato muy pesado con una correa de transmisión blanda conectada a un motor muy potente puede presentar variaciones de velocidad a frecuencias muy bajas, debido a un efecto ‘rebote’ (que en las especificaciones suele señalarse como ‘wow’). Esta frecuencia de resonancia muy baja no es excitada por las señales normales situadas dentro de la gama de audio (es decir, los graves), sino por la suma y diferencia de batimiento entre dos notas graves.

Existen otras condiciones resonantes, asociadas a la velocidad de giro del motor en relación a las 33 1/3 rpm del plato, o cuantos ‘polos’ posee el motor. Estos factores no sólo pueden inducir vibraciones, sino que también jugarán contra la elasticidad de la correa y el momento de rotación del plato, causando fluctuaciones de velocidad de mayor frecuencia (llamadas ‘flutter’).

Algunos platos cuentan con un sistema de control de la velocidad controlado por cuarzo. En este tipo de motores, un oscilador de cuarzo (un dispositivo que oscila con una gran estabilidad) genera una señal de frecuencia muy precisa y estable; el circuito de servo amplifica esta señal y la compara con la señal que recibe de unas bobinas que detectan la posición del plato. A partir de la comparación de estas dos señales, el circuito de servo genera otra nueva señal –denominada señal de error- que corrige la desviación de velocidad del plato. Si tiende a ir más rápido de la cuenta, hará que se reduzca la velocidad; si la tendencia es a ir más lento, lo acelerará.

La actuación del servo es tan rápida que estos errores de velocidad son inaudibles y muy difíciles de medir. Además, la velocidad ya no se verá afectada por los posibles cambios en la temperatura ambiente.

El plinto

El plinto de un giradiscos (su base), no debe flexionar, resonar o vibrar, ya que soporta el motor, el plato y el brazo. El plinto también está expuesto al sonido que le llega a través del aire. Los sonidos que pueden captar a través del aire son principalmente aquellos situados en la gama vocal, ya que su longitud de onda coincide con el tamaño del plinto y se encuentran en la misma gama tonal. La solución pasa por que el plinto sea construido con materiales excepcionalmente amortiguadores en la gama de medios, o por simplemente reducir una parte de la superficie del plinto que no esté directamente utilizada para soportar el motor, el rodamiento principal y el brazo.

La suspensión situada bajo el plinto aísla de las vibraciones producidas en la mesa o suelo donde se sitúa el plato.

Lo más adecuado es optar por un plato que cuente con una suspensión muy firme y un plinto pesado, para que sea capaz de resistir con firmeza cualquier movimiento, y colocar el giradiscos sobre una base sólida, apartada lo más posible de las vibraciones en el aire creadas, por ejemplo, por los propios altavoces del sistema. Las vibraciones del suelo se ven reducidas al mínimo cuando el suelo de la habitación es de cemento, o cuando el giradiscos es colocado en una estantería sólidamente fijada a una pared lo más gruesa posible.

El brazo

Los brazos de giradiscos son dispositivos relativamente simples, pero por diversos motivos, de diseño muy complejo. El brazo es el elemento encargado de soportar la cápsula fonocaptora, sin que sus partes produzcan ningún ruido, permitiendo al mismo tiempo que la cápsula pueda moverse a través del disco y hacia arriba y hacia abajo sin que se produzca virtualmente ninguna fricción. Bajo ninguna circunstancia debe permitirse que el cartucho rote torsionalmente alrededor de su eje.

Dado que la aguja vibra, se transmite vibración a la cápsula en cierta medida, que será determinada por la calidad de su propia suspensión de goma. Estas vibraciones son inducidas por los campos magnéticos cambiantes creados por las vibraciones de la cápsula. El brazo debe absorber estas vibraciones sin reflejarlas de nuevo a la cápsula (es decir, resonando). Esto hace que la elección de los materiales con los que se construye el brazo sea crucial.

Por ejemplo, un brazo excesivamente delgado, y por lo tanto algo flexible, pero altamente amortiguado contra una resonancia prolongada, permitirá que la vibración inicial se produzca y amortiguará a continuación cualquier oscilación recurrente. Un brazo fabricado, por ejemplo, con partes hechas de madera, produce un sonido muy diferente en los agudos, que los brazos de construcción metálica. Diferentes metales producirán diferentes sonidos.

La masa móvil efectiva del brazo y de la cápsula reacciona con la suavidad de la suspensión de goma de la aguja. La masa del brazo debe ser la adecuada para esa suspensión; si es demasiado elevada o demasiado baja, se verá afectada la reproducción, especialmente en los graves. La masa del brazo debe ser la adecuada para cada cápsula.

La cápsula fonográfica

La cápsula fonográfica es un transductor que convierte vibraciones mecánicas en variaciones eléctricas. Sus múltiples subsistemas actúan de forma conjunta para crear la señal. Cada uno de ellos tiene un cierto grado de imperfección, por lo que el diseñador siempre debe tener en cuenta varios compromisos.

La aguja de la cápsula se desplaza en el surco, montada en el extremo del elemento denominado cantilever (algunos le llaman ‘caña’), soportado por una suspensión de goma.

Existen dos tipos principales de cápsulas: de imán móvil (MM) o de bobina móvil (MC). En el primer caso, un pequeño imán se apoya en el extremo de un vástago de la aguja que queda suspendido entre dos bobinas. La vibración del imán induce una pequeña corriente en las bobinas. Estas cápsulas son compatibles con cualquier entrada para tocadiscos estéreo de cualquier equipo hi-fi. En este tipo de cápsula, el usuario puede sustituir la aguja.

En el caso de las cápsulas de bobina móvil (MC), es la bobina la que está unida a la aguja. El imán está situado muy próximo a las bobinas, que están construidas con hilo extremadamente fino. La salida de las cápsulas MC es muy débil (va en relación al tamaño de la bobina) por lo general requiere el uso de un preamplificador para aumentar el nivel de la señal. Algunos audiófilos afirman que el peso más ligero de la cápsula proporciona más agilidad a la aguja, un mejor seguimiento y un sonido más preciso. En este caso, la aguja no puede ser reemplazada por el usuario.

El montaje de la cápsula en el brazo del giradiscos puede realizarse de tres formas diferentes, todas ellas disponibles en el catálogo de Audio-Technica: el P-Mount (enchufable), el de media pulgada (mayoritario) o el universal. Una cápsula de montaje P-Mount cuenta con cuatro terminales situados en su parte posterior que simplemente se conectan en el extremo del brazo. La fijación de la cápsula al brazo se asegura por medio de un tornillo. Una cápsula de media pulgada dispone también de cuatro terminales en su parte posterior, pero con puntas de mayor diámetro que permiten conectar cuatro cables independientes al extremo del brazo. La cápsula se fija al cabezal del brazo por medio de dos tornillos, espaciados en media pulgada. Un modelo de montaje universal de Audio-Technica es una cápsula de montaje P-Mount que incluye un soporte adaptador de media pulgada. De este modo es compatible tanto con brazos de montaje P-Mount como de media pulgada.

Cantilever

El cantilever debe ser ligero, rígido y auto amortiguado frente a las vibraciones de alta frecuencia. Cuanto más corto sea, mayor será su frecuencia de resonancia natural. El cantiléver ejerce una influencia determinante en el sonido final; por ello, se ha experimentado con numerosos materiales: rubí sólido, zafiro hueco, boro, fibra de carbono, titanio, berilio, boro recubierto de diamante o tubos de aluminio.

La aguja

La aguja, o punta de diamante, se construye para que sea capaz de entrar correctamente en los surcos del disco. La forma elíptica —si se observara a la aguja desde arriba— es la más utilizada; sus estrechos laterales izquierdo y derecho encajan en los diminutos surcos del disco. Se han desarrollado agujas que presentan otros contornos, de forma que se introduzcan más profundamente en el surco y mantengan mayor contacto con sus paredes laterales. Estas agujas, que suelen ser más “finas” reciben normalmente el nombre de su inventor, como por ejemplo Gyger, Shibata, y Van Den Hul. Poseen cada una de ellas una forma propia y característica, que obedece a diferentes interpretaciones que sus respectivos creadores hacen de las matemáticas que describen la mejor forma de ofrecer un contacto más preciso con los surcos del disco. Este tipo de agujas suele ser más delicado y, para conseguir el mejor sonido, especialmente en los agudos, requieren de un ajuste muy cuidadoso del brazo. El tipo de contorno de la aguja –junto a la fuerza de seguimiento- ejercen una influencia muy importante sobre la calidad de los graves.

Audio-Technica ofrece tres tipos principales de aguja:

  • La aguja cónica es la más simple, económica y más utilizada. Su punta esférica está en contacto con el centro de las paredes del surco. El diseño cónico funciona bien en productos económicos, y en los giradiscos más antiguos que presentan fuerzas de seguimiento más altas. Debido a su estabilidad, ha sido ampliamente utilizada en emisoras de radio.
  • La aguja elíptica presenta dos radios, siendo el frontal más ancho que el lateral. Esto permite que la aguja se desplace por el centro del surco, del mismo modo que la aguja cónica, pero gracias a su radio lateral más pequeño, permite un mejor seguimiento de las frecuencias elevadas.
  • La aguja de contacto lineal tiene una capacidad de seguimiento mayor que la aguja elíptica y ofrece un área de contacto más profunda dentro del surco del disco. Esto permite que la aguja sea capaz de reproducir íntegramente el contenido del disco de vinilo con un menor degaste tanto de la aguja como del surco. Dentro de este tipo, Audio-Technica dispone de las variantes Special Line Contact, Shibata y MicroLine™.

Una punta de diamante puede montarse en el cantilever de forma “desnuda”, o puede ser pegada a una pieza de latón, que a su vez se fija en el cantilever. Una aguja desnuda suele sonar mejor porque ofrece mayor rigidez y presenta una menor masa móvil que facilita el seguimiento del surco sin pérdidas de contacto.

La aguja se mantiene en contacto con las paredes del surco gracias a la fuerza de seguimiento (tracking) del brazo. Cada fabricante recomienda una fuerza de seguimiento adecuada para su producto.

Anti-skating

A medida que el brazo se desplaza a través del disco, se produce una fuerza lateral que altera el ángulo de la cápsula en el extremo del brazo. Normalmente, el brazo cuenta con un ajuste anti-skating para compensar esta fuerza. La cantidad de fuerza anti-skating depende de la forma de la aguja e, idealmente, debería variar a lo largo del radio del disco.

Alineación

La cápsula fonocaptora se alinea de adelante a atrás en el brazo siguiendo las especificaciones del fabricante del brazo o con la ayuda de una plantilla de alineamiento. Ajustando la altura vertical del brazo se cambia en ángulo de seguimiento vertical (vertical tracking angle o VTA) de la aguja en el surco; su correcto ajuste consigue un sonido más claro, especialmente en los agudos.

El giradiscos para el DJ profesional

Lo primero que hay que comprobar es el tipo de tracción que utiliza el motor del plato: de tracción directa o a través de correa. El primero ofrece un par de arranque muy superior y un lloro y centelleo (wow y flutter) menor, ambas dos características esenciales para el DJ.

Como ya se ha explicado, en los giradiscos accionados por correa, el motor está localizado en una posición que no se corresponde con el centro del plato, y se conecta al eje de giro por medio de una correa de goma. En consecuencia, los platos accionados por correa ofrecen un menor par de arranque (torque) y presentan más fluctuaciones en el giro del plato. Es por ello que los DJ profesionales optan por utilizar platos de tracción directa.

La segunda característica importante para un plato de DJ es el torque o par de fuerza de arranque. Un torque más alto hará posible que el plato se acelere hasta su velocidad adecuada de giro más rápidamente, una vez se ha pulsado el botón de arranque, y no perderá velocidad cuando se mantiene el disco retenido sujetando el patinador. El idolatrado plato SL-1200 MK2 de Technics que, aunque se encuentra ya fuera de producción, sigue alcanzando altísimos precios en el mercado de segunda mano, ofrecía un torque de 1.5 kgf-cm; sin embargo, el moderno NTX1000 de Numark ofrece un increíble torque de 4 kgf-cm, y el AT-LP1240-USB de Audio-Technica de 4.5 kgf-cm.

Otra prestación esencial es la presencia de un control deslizante de control de tono (pitch), que en ocasiones se presenta asociado a un segundo control encargado de seleccionar la gama de actuación del control deslizante, por ejemplo desde +/-8% a +/-16% o incluso +/-100%. Es importante comprobar que el control deslizante ofrece un tacto suave y preciso y que el giradiscos responde de forma rápida a sus ajustes. Este control es una herramienta imprescindible para la mezcla de canciones.

Finalmente, existe otro grupo de prestaciones que, si bien no son imprescindibles para el trabajo de un DJ, si son altamente interesantes. Algunas de ellas son:

  • Salida digital (S/PDIF, USB). Permite que el giradiscos sea capaz de digitalizar el sonido y enviarlo a un ordenador u otro dispositivo equipado con una entrada digital compatible.
  • Master tempo. Utiliza un procesado digital de señal para mantener el tono original de la pista, permitiendo un cambio de tempo por medio del control deslizante.
  • Reproducción inversa. Hace que el plato gire en dirección inversa, algo muy útil para los scratchers. Por ejemplo, en el AT-LP1240-USB de Audio-Technica.
  • Torque ajustable. Algunos platos permiten ajustar la fuerza de arranque.
  • Contador BPM.
  • Doble botón de arranque/parada.

Algunas opciones

TT250USB de Numark

El TT250USB es un giradiscos profesional de tracción directa, especialmente indicado para DJs y reproducción profesional en general. Su motor de tracción directa controlado por cuarzo proporciona una precisión en la velocidad virtualmente perfecta, y su motor de alto par de arranque (2 kgf-cm) proporciona la cantidad ideal de fuerza y tacto para realizar scratching. El brazo en forma de S, con control antideslizamiento y descenso amortiguado asegura la máxima precisión.

El TT250USB convierte grabaciones analógicas en archivos digitales gracias a su conexión USB con un ordenador (incluye descarga del software). Otras de sus características destacables incluyen pies de altura ajustable, entrada a través de 1/8″ para arranque remoto cuando se utiliza un mezclador que ofrece esta posibilidad, y una luz que ilumina el disco cuando las condiciones de iluminación son precarias. Dispone de fader de tono y controles Pitch Bend.

NTX 1000 de Numark

El NTX 1000 es el nuevo y más completo giradiscos profesional de Numark. Cuenta también con tracción directa y ofrece excelentes características que incluyen un increíble par de arranque (4 kgf-cm), un brazo en forma de S con ajuste de peso, descenso amortiguado del brazo y controles antiskating, que aseguran una alta precisión en el seguimiento y la selección de la canción. El usuario puede personalizar su actuación gracias al control ajustable de arranque/parada. El control de picth variable en una gama de ± 8, 16, y 50% permite la creación de efectos perfectos. Además, su diseño perfectamente aislado resiste la realimentación y las vibraciones externas.

PT01 Scratch de Numark

El PT01 Scratch de Numark es un giradiscos portátil que permite que el profesional o aficionado pueda realizar scratch en cualquier lugar. Construido con un exclusivo control deslizante y ajustable, Numark PT01 Scratch cuenta también con USB que permite realizar grabaciones de las sesiones de scratch.

Incorpora un controlador deslizante que facilita la forma perfecta de hacer scratch, además este control se ajusta a los estilos de scratch tanto de diestros como de zurdos. Para esto sólo es necesario desenroscar el dispositivo y ajustarlo al estilo necesario. El control deslizante puede ser reemplazado fácilmente por el usuario. PT01 viene equipado con un disco patinador.

El giradiscos permite conectar un teléfono móvil o cualquier fuente de audio externa mediante un conector TRS 1/8”. De esta manera, es posible utilizar esta fuente de audio como base sobre la que ejecutar los scratches. Dispone de un control de volumen para ajustar el nivel de audio en el altavoz incorporado en el mismo giradiscos. También se puede conectar la salida de audio del PT01 Scratch a cualquier equipo mediante las conexiones RCA que incorpora el plato en uno de los laterales, o utilizar la salida de auriculares incorporada.

Para completar las prestaciones de portabilidad, Numark PT01 Scratch también funciona con pilas.

AT-LP120-USBHC de Audio-Technica

El giradiscos estéreo AT-LP120-USBHC incorpora un motor de tracción directa de alto par de arranque (1.6 kgf-cm) y salida USB, que permite su conexión directa a un ordenador. Con prestaciones tales como la reproducción hacia adelante y hacia atrás, control de tono ajustable (+/-10% o +/-20%) y velocidades de 33 1/3, 45 y 78 RPM, es un giradiscos realmente versátil. Incorpora un brazo en forma de S con fuerza de seguimiento ajustable (contrapeso), plato de aluminio fundido, preamplificador conmutable fono/línea, patinador Audio-Technica, e indicador estroboscópico de la velocidad del plato.

AT-LP1240-USB de Audio-Technica

El AT-LP1240-USB ha sido construido para proporcionar una reproducción excepcional, incluso bajo las condiciones más exigentes. Con multitud de prestaciones adecuadas para el DJ, así como preamplificador estéreo conmutable incorporado, funcionará de forma excelente tanto en un club como en casa. Con un potente par de arranque (4.5 kgf-cm), ofrece velocidades seleccionables de 33 ⅓, 45 y 78 RPM, motor de tracción directa de 3 fases, 16 polos, con reproducción inversa, brazo en forma de S con fuerza de seguimiento ajustable, plato de aluminio fundido con marcas estroboscópicas, dos botones start/stop, preamplificador conmutable fono/línea, velocidades de arranque y parada ajustables, control de pitch personalizable (+/-10% , +/-20% , +/-50%) y salida USB para transferencia de audio digital.

Giradiscos de uso doméstico

Audio-Technica ofrece además en su catálogo diversos platos destinados principalmente al mercado doméstico: AT-LP3, AT-LP5 y las diferentes variantes del modelo AT-LP60, que incluye versiones con USB o Bluetooth.

La idoneidad de un plato depende del uso al que va a ser destinado y, posiblemente, del presupuesto disponible.

Para una escucha doméstica esporádica o para transferir vinilos a archivos digitales, un modelo de tracción por correa, como los diferentes modelos AT-LP60, pueden ser más que suficientes, pero si se desea disponer de un giradiscos de tracción directa y totalmente manual, como los profesionales, se dispone del AT-LP5. Los modelos totalmente automáticos AT-LP60 y AT-LP3 permiten que, para escuchar un disco, el usuario solo tenga que pulsar el botón “Start”; el brazo se levantará de su soporte de forma automática, se situará sobre el disco y volverá a su soporte y detendrá el plato cuando el disco haya finalizado.

La posibilidad de seleccionar la cápsula que desea utilizar en su giradiscos también debe ser valorada. El modelo AT-LP60 dispone de una cápsula fija equipada con una aguja sustituible (ATN3600L). El modelo AT-LP5 incorpora la exclusiva cápsula estéreo de doble imán móvil AT95Ex, con aguja sustituible. Para los modelos AT-LP5, AT-LP3, el usuario puede seleccionar entre una amplia variedad de cápsulas/agujas para utilizar en su giradiscos.

¿Te gustó este artículo?
5
Comentarios
  • #1 por larch el 20/07/2017
    Yo desde luego no me compraría platos que no fuesen technics,yo tengo unos desde 1996, y no han fallado en la vida,la única pega ,es que como pesan los condenados. ...;)
    2
  • #2 por siropene el 21/07/2017
    La virtud de los technics que los diferencia de la mayoria es la calidad de construccion. Son unos platos realmente duros, que cumplen su funcion muy bien durante muchos años/decadas.

    A parte, al ser el estandar del sector (porque llegaron en el momento justo con un porudcto muy bueno), es complicado trabajar en casa con unos platos diferentes y luego llegar a una sala y usar unos technics. Te acostumbras a la velocidad de respuesta de pitch, y a la precision de tu plato (sin entrar a valorar si es mejor o peor) y si en directo usas otro diferente puede jugarte malas pasadas.

    Estoy seguro que hoy en dia hay mejores opciones que los technics, pero será muy dificil que pierdan su posicion de estandar del percado, y esto los hace la principal opción de cualquier Dj que pinche en vinilo.
  • #3 por Andi Star el 21/07/2017
    No me gusta nada todo lo que viene siendo S/Pdif, USB, y accesorios digitales dentro del plato. Por lo general suelen ser muy "frios" y de baja calidad.
    El metodo tradicional de RIAA y algo de EQ en función de gustos, y un conversón en condiciones para hacer justicia al verdadero y subjetivo buen sonido del vinilo
  • #4 por Andi Star el 21/07/2017
    PD: buen reportaje :birras:
  • #5 por Libertizer el 23/07/2017
    #2


    Alguien escribió:
    La virtud de los technics que los diferencia de la mayoria es la calidad de construccion. Son unos platos realmente duros, que cumplen su funcion muy bien durante muchos años/decadas.

    A parte, al ser el estandar del sector (porque llegaron en el momento justo con un porudcto muy bueno)



    bueno, yo añadiria un par de detalles, de ¨porque¨ fue un plato de exito.

    el modelo SL1200 es el unico modelo que tiene 13 versiones desde 1972 poder elegir entre los mk1, mk2, mk3,mk3d, mk4, mk4d mk5, mk5 silver, mk5 black, mk6, LTD, ninguna otra marca tiene tantos platos en un solo modelo exclusivo y technics siempre va ofreciendo una gran calidad en todos los modelos que saca.

    SL1200 mkII es un modelo que se promociono en la DMC desde 1989 teniendo una promocion brutal a nivel mundial por cada campeonato nacional de cada pais, el merchandesing de la DMC en los 80 y 90 esta exclusivamente basada en technics y SL1200 tambien fueron el trofeo en su version SL1200 LTD (bañados en oro) para este condurso de DJ a nivel mundial, el ganador se llevaba los platos de oro y una mixer techics bañada en oro.

    estos platos lograron su mayor exito a nivel mundial con la promocion de la DMC a todos los niveles por su calidad demostrada, donde podias ver a los dj´s como hacian burradas para ganar las finales del concurso solo con sus vinilos...y sin que se saltase la aguja, lo cual demostraban lo buenos que son esos platos al uso y destreza de cada DJ, ha quedado mas que demostrado, que son los los platos por excelencia en la musica electronica, platos para toda la vida, los mas duros y con mejor soporte para piezas de recambio.

    un saludo
    1
  • #6 por Max el 23/07/2017
    ...buen artículo para el conocimiento general de lo que es un plato.

    ...independientemente de que sea patrocinado. Es un gran artículo.

    :cool: