Mírame (diario poético 9)

Mírame: Ahora soy

y a ti te pasa

justo lo (mismo) contrario.

Yo soy el niño que está

de espaldas a mí.

Miré a tus ojos pero

NUNCA miré a mis ojos.

Tanto tiempo separados

y seguimos siéndonos.

( (...) )

El tiempo se agota:

segundos en tu pecho.

Respira mi aire

o aniquila mi boca.

Te mantendré dentro en silencio

como a un pez o un pájaro

aleteando en mi lengua.

No quiero que el agua se me escape.

No me importa si sangro.

te dejo mis ojos; déjame tú

tu piel mi frontera

Te espero a tu lado.

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios

Regístrate o para poder comentar