Pensamientos anormales: El Cambio

En un afán de expansionismo sin parangón voy a tratar de que mi blog ya existente www.pensamientosanormales.blogspot.com se de a conocer un poco más por el submundillo grenlin de Hispasonic.

Marchando un copia pega de una entrada que híce el 29 de marzo de este año 2010.

 

Hay momentos en la vida que son motivos de cambio, circunstancias que nos hacen replantearnos si el camino que hemos andado un cierto tiempo es el adecuado, o no. Quizás el desvío que elegiste hace 5 años, y que en ese momento era la mejor decisión que podías tomar hoy, se haya convertido en un camino sin salida, una encerrona en medio del laberinto de la vida.

Tomamos decisiones a lo largo de nuestra vida, unas nos afectan únicamente a nosotros pero otras, tienen consecuencias más allá de lo que podríamos entender o imaginar.

Hace ya algún tiempo, una persona a la que conocí, decidió vincular su vida de manera directa a otro ser humano. Es lo que comúnmente se conoce como matrimonio, eso que hacemos las personas cuando nos sentimos terriblemente enamorados, cuando pensamos que esa persona que tenemos delante con la que (en ocasiones) hemos convivido durante un cierto tiempo, va a pasar el resto de mi vida junto a mí.

¿Que pasó? . . . pues lo que ha sucedido y sucederá en muchas ocasiones . . . diciéndolo de una manera "poética" . . . la rosa se marchitó . . . las nubes se tornaron grises . . . o diciéndolo de una manera más explicita, todo se fue a la mierda.

Desde mi humilde punto de vista, vivimos en una sociedad en las que las relaciones sentimentales son efímeras, a día de hoy no conozco a nadie con una relación sentimental de 2 años que aún siga con la misma persona. ¿Acaso nos hemos vuelto sentimentalmente frívolos e inestables?, hoy día resulta casi imposible saber si la persona con la que estamos compartiendo nuestra vida, es la persona con la que vamos a estar toda la vida.

En los tiempos que nos han tocado vivir, todo se mueve muy rápido, quizás demasiado, en ocasiones nos cuesta apreciar los colores de las cosas que nos rodean, los olores con los que convivimos . . . en esta espiral en la que estamos sumidos todos, los sentimientos se pasan por alto, apenas le dedicamos unos momentos a apreciar y entender el calor del último beso que nos han dado.

Saltamos de rama en rama buscando y anhelando otro momento de placer, el volver a sentir aquella sensación y sentirnos vivos por dentro, vivimos atesorando momentos y recuerdos efímeros que perduran en nuestro corazón y mente apenas unos días. Como un yonki en busca de su próxima dosis, nos hemos vuelto consumidores y objetos de consumos, consumimos sentimientos, vivencias, charlas, sexo a través de otras personas, pero . . . ¿eso no llevará realmente por el camino de la felicidad?, ¿es realmente ese El Cambio que deseo?.

Como reza el título de la entrada "El Cambio" . . . para cambiar hace falta transitar por un camino en ocasiones extraño y diferente, ese momento de transición puede ser un poco caótico, frívolo, paranoico, obsesivo e incomprensible a los ojos de los que nos rodean, pero lo realmente importante es que nosotros mismos tengamos claro hacia donde vamos, y no dejemos que la transición se convierta en El Cambio definitivo.


Loormelotte

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios

Regístrate o para poder comentar