La profesionalidad en la industria musical

Un profesional en la organización de eventos me contó hace poco que se encontró con una banda quienes afirmaban pensar que «el profesionalismo no tiene sitio en la industria musical, y no debe ser tomado en consideración al elegir las bandas para tocar en una gira».

Parece una locura, ¿no? Yo creo en el profesionalismo en cualquier industria. Tu banda como un negocio y una marca depende de ello. Pero, por supuesto, también creo en la creatividad durante una actuación.

Hasta cierto punto entiendo a lo que se refieren estos músicos. Yo mismo soy músico. Bueno, al menos, batería. Y entiendo que hay entre los músicos un mantra sobre el «no te vendas», una especie de lucha entre la credibilidad y lo corporativo. Cualquiera que disfrute de la buena música detectará a la primera si una banda se ha vendido, y no están siendo honestos consigo mismos. Pero hay una gran término medio entre ser un profesional y sacrificar tu credibilidad por unos pocos dólares.

Así que echémosle un vistazo a lo que realmente significa ser un profesional en la industria musical.

Por lo que puedo decir sobre la sentencia de la que estamos hablando, podría decirse que un sitio web o una página en MySpace bien hechos, una página en Facebook, grabaciones de calidad, y ese tipo de cosas, son irrelevantes, y que lo que debemos considerar «buena música» es álgo más elevado, y lo único que debería garantizarte ser contratado para una gira. Mi amigo organizador me cuenta que ya contrató a estos chicos antes, y que siempre llegaban tarde a las pruebas de sonido, se quejaban de lo que no podían tener por falta de tiempo, tocaban más tiempo del inicialmente concedido e ignoraban las instrucciones de la organización. Una pesadilla, ¿no? Y aún así, insisten en que el profesionalismo es periférico en la industria musical.

Los músicos son gente ocupada. Suelen tener otro trabajo de 9 a 5 además de crear arte. Pero, ¿es este un motivo para dejar de lado la profesionalidad?

No creo que ser músico y ser profesional sean cosas mútuamente exclusivas, incluso después de que el músico pueda permitirse un manager que se ocupe de los negocios. Así que incluyo debajo una lista con mis puntos de vista. Añade o recorta lo que quieras.

Los mejores trucos para relacionarse profesionalmente con la industria musical:

Consigue una dirección de email adecuada, la cual servirá para toda tu correspondencia escrita. No importa si es una gratuita, p.ej. tubanda@gmail.com. La cuenta que te abriste en el intituto con tu mote en aquel tiempo o cualquier otra referencia humorística no es profesional, y refleja que no te estás tomando el asunto de las comunicaciones escritas seriamente.

Cuidado con la ortografía, sé preciso, no te inventes nada. Esto se aplica a toda la correspondencia escrita. MySpace, Facebook, tu biografía, Twitter, el email, solicitudes a festivales, etc. Pega el texto en tu editor favorito y dale un vistazo a tus párrafos para identificar tus problemas ortográficos. Imprímelo y leelo en el salón como forma de prueba para idiotas. En mi opinión nada fulmina tu credibilidad como insistir en una obvia mala ortografía. Peor aún, escribir mal nombres, o confundir los acontecimientos para cada persona.

Sé puntual. No importa si es una cita con alguien de la industria, una prueba de sonido para una gira, o una entrevista. No seas vago y no llegues tarde. Obviamente, todos podemos encontrarnos en un atasco, pero ser puntual y tener una buena actitud cuenta mucho. Cuanto más fácil pongas trabajar contigo, menos resistencia pondrá la industria en volver a hacerlo. Recuerda la regla del restaurante. Cuando comes mal o te atienden fatal, se lo cuentas a 8 personas. Cuando todo está buenísimo se lo cuentas como mucho a 1 o 2. Aquí tú eres el del restaurante, así que deja una buena impresión.

Encuentra tu sonido. Ni se te ocurra presentarte ante la industria hasta que tengas algo entre manos con lo que realmente te identificas. Obviamente ésta es una batalla que durará toda tu vida. Sólo sugiero que no hagas pública una demo que sólo va a servir para eliminar tus oportunidades de entrar en la industria. También elige sabiamente a quién le envías tu material. Investiga un poco. Un sello especializado en dance no va a interesarte por tu country alternativo, por mucha calidad que tenga. Ten en cuenta también que tu tiempo es valioso.

Ten buena pinta. No es imprescindible, pero una buena foto hará que se giren hacia ti algunas cabezas. Vale, lo que REALMENTE importa es la música, por supuesto, pero a veces una buena promo, o una carátula de CD currada es el punto de entrada en la industria. Con suerte simultáneamente a la escucha de tus canciones. La imagen te permite contar tu historia de una forma rapidísima y cuanto más conciso seas con tu mensaje en estos medios, más posibilidades tienes de que alguien se fije en ti.

No hace falta ser formal. Basta con ser respetuoso. No hace falta que todos tus emails empiecen con un «estimado señor o señora» o un «a quien corresponda». Aquí el profesionalismo es otra cosa. La gente de la industria son por naturaleza gente ocupadísima, y tu llamada o tu email va a ser sólo uno de entre los cientos que reciben ese día. Así que intenta que tu mensaje sea corto, bien escrito, y sin divagaciones. Pregunta lo que quieras preguntar y espera la respuesta. No vuelvas cada dos horas preguntando si ya han leído tu mensaje. Como mucho una vez a la semana y sólo si hay auténtica urgencia.

Visto en Musicadium. Foto de cliff1066.

Lee también

country dance demo email facebook gira industria musica myspace promo social twitter

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios

Regístrate o para poder comentar