Grabación

El rango dinámico: ¿cómo afecta a la elaboración de un tema musical?

En los últimos meses hay un creciente interés sobre el rango dinámico y sus efectos negativos, pero, ¿cómo afecta eso al proceso de elaboración de un tema musical?

  • Como productor, quiero que el producto final destaque sobre los demás y uno de los recursos es reducir la dinámica (aumentar el volumen, en definitiva).
  • Como ingeniero de mezclas, quiero que mi trabajo esté repleto de dinámica, punch, detalles, que con la sobrecompresión se pierde.
  • Como ingeniero de mastering, quiero que cada tema suene equilibrado, integrado dentro de cualquier lista de reproducción, con buen volumen, conservando la dinámica y los transitorios.
  • Como artista (las pocas veces que ejerzo como tal), quiero que mi tema suene “larger than life” (que se salga de los altavoces, vaya), que arrase con cualquier cosa que haya alrededor y que sea recordado y re-escuchado.

A título personal, soy un gran amante de la compresión, por la cantidad de efectos beneficiosos que ofrece a la producción musical. Tengo cantidad de compresores hardware y software, desde el poderoso (y carísimo) Manley Slam!, hasta pedales de guitarra, y he usado casi todos los compresores software existente. Pero, curiosamente, cada vez comprimo menos, o quizás debería decir, con “más delicadeza”. Con los años y la experiencia he entendido la necesidad de seguir unos estándares de compresión más amigables y evitar la lista de efectos indeseables de la sobrecompresión:

  • Falta de dinámica. Los pasajes suaves y fuertes suenan al mismo volumen, por lo que se disminuyen las sensaciones.
  • Pérdida de “punch” y transitorios. Al apretar demasiado, se pierde los ataques, por lo que la música suena más plana, menos rítmica.
  • Fatiga auditiva. El oído siempre está trabajando a tope, no tiene momentos de relax, ni matices.
  • Suena peor al ser comprimida. Teniendo en cuenta que el 99 de la música que oímos está comprimida en algún formato, casi siempre derivado del MPEG, la sobrecompresión hace que el codificador no tenga nada que comprimir ni optimizar.
  • Suena peor al ser radiada/televisada. En todos los controles de emisión de TV y radio hay un compresor-limitador multibanda maestro, muy poderoso, que aprieta aún más el material y lo limita para unificar las fuentes. Si tu material está muy comprimido, simplemente será destruido.

La forma más fácil de evitar todo esto es usando medidores de dinámica calibrados (como el sistema de Bob Katz) e intentando educar a nuestros clientes y/o amigos sobre que la música más alta no es mejor... casi nunca.

¿Te gustó este artículo?
3
Comentarios

Regístrate o para poder comentar