Reflexioines sobre un pasado lejano pero oscuro.

A veces olvidamos quienes fuímos, y eso nos hace confundirnos, y perder la noción de quienes somos en realidad.

He acariciado durante años, la piel horrenda de un pasado doloroso: pero las heridas cicatrizaron ya; y ahora: lo más lejano y oscuro de mi vida, es un pasaje olvidado; y mi existencia habita en una tierra muy distinta de aquella yerma extensión de fobias e incapacidades, que putrefactas: florecían en aquel maldito entorno sobre el que una vez caminé.

He conseguido huír de aquel lugar. He logrado dejar atrás el pozo sin fondo de las agonías fúnebres, y del autodestructivo caos. He conseguido tantas cosas, y tan rápidamente, que he terminado despreciándolas, y olvidando el terror que palpitaba a ambos lados del sendero; las noches sin final que cubrían los cielos durante mi viaje; el dolor que burbujeaba en los riachuelos y lagos que circundaban el camino hacia mi "tierra prometida".

He olvidado todo eso, porqué en parte lo he considerado necesario para mantenerme a flote en este nuevo lugar. Y decirme a mi mismo que todo lo logrado, es solo el principio de lo que mi vida debía haber sido.

Pero he cometido un grave error. Me he olvidado demasiado de lo cerca que estuve del abismo. Y ahora; tras haber conseguido llegar incluso a burlar a las jaurías que custodian los sueños; tras haber engendrado vida y realidad, donde antes solo había enfermizas ilusiones; tras haber pisado pequeños y cuotidianos altares que en otro tiempo creía mitos no aptos para seres como yo..............Ahora: me he dado cuenta de que soy un mísero desagradecido conmigo mismo; un estúpida marioneta víctima de mi excesivo ego; un pirómano en los bosques de la esperanza que me salvó una vez, y me arrastró a seguir adelante.

Estoy dándole alas a la impaciencia más rastrera e injusta. Y estoy siendo injusto con el "niño guerrero" de los amaneceres negros; estoy burlándome de aquel guerrero, que a pesar de la penumbra ensangrentada en su armadura, seguía buscando la luz y la salida en el valle del terror.

Pero gracias a Diós me he dado cuenta. No sé si ha sido hoy, o hace unos días, pero me he percatado de ello. Y esta noche, voy a emprender un viaje que espero terminar antes del amanecer. Voy a volver a ese lugar desolado, para rescatar al niño asustado que sé que aún se halla allí; y me lo traeré de vuelta, para enseñarle todo lo que hemos conseguido y logrado, y pueda disfrutar de esta nueva tierra, tal como yo lo he hecho; y así enseñarle a no despreciarla tal como yo lo hice.

Voy a traerlo conmigo, para que me recuerde que ambos somos la misma persona, y no debemos olvidar lo que fuímos, si queremos continuar seguir siendo algo.

Voy a partir, esta noche. Deseadme suerte......

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios

Regístrate o para poder comentar