Reflexiones Finales (y II)

Carretera perdida. The lost higway. desde luego siempre te gustó esa película, pero no entenderé como puede marcarte tanto en una sola noche.

Cuesta entenderlo chico. Cuesta.

Eres un tipo extraño. Pones tu mente patas arriba, y luego colocas cada mueble en su sitio, ayudándote simplemente por el misticismo inconexo de unas imágenes sobreproducidas y ególatras de un director enfermo.

David Lynch y sus jodidas historias. Siempre te has sentido muy identificado. Supongo que el arquetipo de personaje perturbado, aunque consciente de sus paranoias, te seduce más que cualquier tía buena que se precie.

No has recuperado la confianza realmente. No te equivoques. Tan solo has terminado con un período de incotrolados pensamientos, de tortuosos caminos que no llevaban a ninguna parte.

Ha cesado el Viaje a ninguna parte. Ya hora deseas que llegue el día de estar "a las puertas de cualquier otro lugar".

Como David Pullman en Carretera perdida, eh? Hay algo que te fascina de ese personaje; el hecho de que folle mucho, no es ni tan siquiera la superficie de lo que te encandila, seguro. ¿Que es? Tal vez la casita lujosa en la urbanización, con esas paredes y pasillas densos, y esa atmosfera enfermiza pero protectora; la enfermedad a veces puede proteger de la salud de la realidad. ¿Que te apasiona de esa película? ¿El hecho de el otro personaje sea un rompebragas desequilibrado, que no teme a todo lo que en cambio tu temes?

O tal vez que él es un tipo majo, y tu eres del más absoluto montón....

Siempre he tenido la teoría de que la presión suele hacerte reaccionar, aunque una pasada de rosca, acostumbra también a hundirte en la miseria y el desamparo.

Hay una esperanza ahí fuera. Una felicidad tal vez, pero de lo que tienes que estar seguro es que hay una realidad que no vas a cambiarla, y tendrás que adaptarte a ella. Tendrás que disfrutar de las flores del camino, y no solo del almuerzo en el destino más próximo.

La vida es ahora. Ya corren los minutos, las horas.

El tiempo es un loco sin escrúpulos. Un mercenario de la muerte.

Adelante pues....

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios

Regístrate o para poder comentar