rompiéndome la cabeza

Y yo me pregunto, cuanto cuesta no ser remolón/a

ir al grano

toma

daca, 

actuación,

este es mi equipo,

este es el mío,

tanto cuesta,

cuesta tanto.

 

Y no tener que romperse la cabeza, venga te llamo, te lo cuento, te lo emailo, te mareo, me mareas, regateas, bla bla bla.

Que sí, que no, que cada día te quiero más y más me gusta mi caballo.

 

Perderemos dinero y tarde llamando a los gratos y a los no tanto.

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios

Regístrate o para poder comentar