3Dvarius, un violín impreso en 3D

Uno de los inventos más populares de los últimos años es probablemente la impresión 3D, que con el tiempo se ha ido refinando cada día más que le han permitido ofrecer cada día más funciones. Desde pastillas hasta prótesis, pasando por componentes de coche o arpegiadores. Las capacidades de la impresión 3D son extensas y seguramente conforme se vayan aumentando sus funciones, lograremos imprimir un sin fin de cosas más.

Y desde que se comenzaron a popular las primeras impresoras de consumo masivo, sabemos que una de las aplicaciones de estas formas de impresión está en la fabricación de instrumentos musicales, donde no necesariamente se halla un reemplazo del arte del luthier, sino más bien una relectura del proceso mismo de concebir y diseñar un instrumento, como bien lo ejemplifica 3Dvarius, un violín eléctrico diseñado por Laurent Bernadac, equipado con todas las posibilidades de interpretación y fabricado mediante modelado e impresión 3D.

Se trata de un modelo impreso en una única pieza y basado en un violín Stradivarius real, bajo un meticuloso proceso de diseño que nace del dibujo, pasa al diseño y el modelado digital de elementos que tienen en cuenta la masa del instrumento, el estudio de las capacidades acústicas del material y el cuerpo del mismo, y la resistencia mecánica que requiere para una correcta recepción de la presión ejercida por las cuerdas.

Se ha impreso mediante una técnica llamada estéreolitografía que funciona sobre una resina reactiva a la luz de un laser ultravioleta o alguna fuente similar. Posterior a la impresión, se pule manualmente el instrumento para eliminar cualquier tipo de exceso de resina mediante herramientas de alta precisión, luego limpiándolo mediante un sistema de soplado de alta presión.

Finalmente se realiza un proceso de polimerización de la estructura y un tratamiento sobre la superficie, sobre todo las zonas de contacto con las cuerdas. Y según comenta el diseñador, el proceso más delicado es cuando se ensambla la pieza con las cuerdas, dado que de esto depende la simetría y el sonido final del instrumento como tal.

Sin duda un trabajo admirable que hace unos años sería imposible de concebir. Aunque claro está, la creación de un instrumento de este tipo sigue siendo un arte de suma dedicación y trabajo, donde cada detalle cuenta y es necesario todo un proceso en el que juegan muchos factores y posibilidades.

Ahora bien: ¿Qué lograremos imprimir en el futuro?

Más info en 3Dvarius

(via designboom)

Miguel Isaza
EL AUTOR

Miguel es un investigador que relaciona la filosofía, el arte, el diseño y la tecnología del sonido. Vive en Medellín (Colombia) y es fundador de varios proyectos relacionados con lo sonoro, como Éter Lab, Sonic Field y Designing Sound.

¿Te gustó este artículo?
3
Comentarios

Regístrate o para poder comentar