Magacín

BMW y Hans Zimmer: escucha cómo suena un nuevo vehículo eléctrico

La necesidad de dotar de sonido a los silenciosos coches eléctricos está generando un nuevo audio-negocio. Los grandes presupuestos del mundo del motor no hacen ascos a destinar una pequeña parte al ámbito de las sensaciones auditivas en la conducción. BMW ha acudido a Hans Zimmer para este propósito.

Hans Zimmer y Renzo Vitale
Hans Zimmer y Renzo Vitale
bmw.com

No es la primera vez que hablamos de este tipo de cuestiones. Nos sorprendió hace algún tiempo el uso del muy flexible Roland Supernatural como sistema para los deportivos eléctricos de GLM, una marca asiática especializada en ese segmento. Pero ahora ya no hablamos de la tecnología únicamente, sino de la parte del diseño sonoro y de la participación de un 'gran nombre', cuando menos por el arrastre popular y su casi omnipresencia, como es el caso de Hanz Zimmer. Una garantía de tirón mediático que BMW sin duda habrá valorado. No es lo mismo decir que la banda sonora original de tu vehículo la firma H.Z. o alguien desconocido.

En realidad la relación entre BMW y HZ viene de atrás, pues hace unos pocos años ya firmaron un contrato por el que el compositor intervendría en el diseño de los sonidos para los coches eléctricos de la marca. Pero hace unos días se ha publicado a bombo y platillo la última entrega de esta relación. Hans Zimmer junto el diseñador sonoro de BMW Renzo Vitale han creado los sonidos para modelo Vision M NEXT, uno de los cuales puedes oír aquí:

  • Sonido 'boost' del Vision M Next:

Escuchándolo no sabe uno si estamos realmente ante un vehículo de cuatro ruedas o un platillo volante. Lejos de recuperar los sonidos de los motores convencionales y sí mucho tirar de sintetizadores, sonidos densos que hablan de solidez, barridos de tono ascendentes para generar la sensación de 'despegue/aceleración' y una muy controlada explosión que lejos de asustar parece recordar el guiño sonoro que las películas de ciencia ficción reservaban al crucial momento de dar el salto al hiperespacio. Sin olvidar un 'final feliz' en forma de un reverberante acorde que se difumina hasta desaparecer.

Si no fuera por su extensión demasiado larga, podría tratarse de un tono de arranque de un nuevo móvil. Y es que, en este caso, el sonido por sí sólo no traslada la sensación al completo. Tal vez oído en el contexto de la conducción tome su verdadero significado y dimensión.

Seguro que entre los hispasónicos no faltarían buenas ideas para una convocatoria abierta en la que crear ilusiones auditivas para que no nos sintamos en los vehículos eléctricos como en la incomodidad de una silenciosa cámara anecoica.

Y quien sabe si en algún momento aparecerá un estándar, como en su día los ring-tones, para crear un mercado de sonidos con los que personalizar cualquier vehículo. Tiempo al tiempo.

Más información | bmw.com

Pablo Fernández-Cid
EL AUTOR

Pablo no puede callar cuando se habla de tecnologías audio/música. Doctor en teleco. Ha creado diversos dispositivos hard y soft y realizado programaciones para músicos y audiovisuales. Toca ocasionalmente en grupo por Madrid (teclados, claro).

¿Te gustó este artículo?
11
Comentarios

Regístrate o para poder comentar