DJ

El DJ ganador del Redbull Thre3style Australia, destronado por playback

Poco le duró la felicidad a DJ G Smooth tras ganar la final nacional de Australia del concurso mundial para discjockeys Thre3style que organiza la archiconocida marca de bebidas energéticas Red Bull. Todo el colectivo internacional de DJs aficionados y profesionales del turntablism se le tiró encima cuando se comenzó a divulgar en redes sociales el vídeo de su actuación. El motivo fue tan antiguo como la existencia de concursos: hizo trampas. G Smooth empleó una sesión pregrabada, mientras sonaba el discjockey simulaba realizar scratches, disparar cues y rolls, aplicar efectos, cambiar de canción… etc. Quizá para público no especializado que coreaba las canciones que iba soltando y vitoreaba sus “habilidades” la cosa pudo pasar desapercibida, pero lo más llamativo es que el jurado, supuestamente formado por especialistas, no sólo no se percató del engaño durante la actuación, otorgó además el galardón nacional al tramposo. Veamos su actuación:

A pesar de los centenares de quejas y advertencias en redes sociales y correos, parece que hasta que Vekked, el DJ canadiense campeón mundial de DMC, comenzó a expresar su indignación en redes sociales no hubo reacción por parte de la organización. Al día siguiente, Red Bull emitió un comunicado anunciando la descalificación de DJ G Smooth y dando la plaza en la final mundial a Beast Mode, que había quedado en segundo lugar en Australia. Aquí el comunicado:

Las reglas

El concurso celebra fases nacionales en 21 países –España no está incluida– en las que para entrar hay que enviar un vídeo. De todos los aspirantes de cada país se eligen los seis mejores que se enfrentan en directo con sets de 15 minutos y obligatoriamente pinchando música de 3 géneros musicales distintos. Estas finales nacionales son frente a público y con un jurado que valora los siguientes factores: originalidad, habilidades, selección de pistas, personalidad y respuesta del público. Pueden emplear como equipamiento 2 platos –o 2 CDJs–, un mixer, 2 dicers y como máximo dos controladores MIDI adicionales. Permiten usar controladores MIDI integrales, pero recomiendan saber sacarles un buen partido.

Los ganadores nacionales se enfrentan en una final mundial; este año se celebrará en Chile –país del último ganador– en diciembre. A los ganadores nacionales se suman en la final 3 DJs invitados escogidos entre aspirantes de todo el mundo que no pertenezcan a los 21 países con fase nacional.

Sus meteduras de pata

Cualquier especialista puede percibir algunas cosas fuera de lugar viendo el vídeo con poca atención, estas son:

  • Los controles de Trim –ganancia– del mixer parecen estar a cero durante todo el vídeo.
  • Los vúmetros de cada canal no parecen iluminarse.
  • El potenciómetro de la DJM-S9 que controla el volumen del sampler en Serato DJ sí parece estar subido. Curiosamente el sampler de Serato puede asignarse al Master sin pasar por ningún canal. Aquí es donde coinciden muchas sospechas de gente, y es en que cargó todo su set en el sampler de Serato DJ –admite cargar audio de cualquier longitud– e hizo reproducir el set desde el sampler mientras hacía el “teatro”.
  • Durante todo el set las luces de los hotcues no cambian de color ni de posición. ¿Ha marcado 8 hotcues en todas las canciones que carga y los 8 con la misma asignación de colores? Raro. También cabe la posibilidad de que use sólo dos “montajes” de canciones y tenga 8 hotcues en cada “montaje”, pero eso parece improbable, porque cada vez que usa hotcues parece que dispara botones al azar.
  • Durante todo el set es complicado distinguir si está trabajando con el crossfader en modo normal, invertido, o sencillamente en cada momento actúa según le parece.

Pero si vamos a un análisis más minucioso podemos encontrar múltiples inconsistencias, algunas pueden tener relación con un descuadre entre el audio y el vídeo, aunque otras son inexplicables sin el argumento de la trampa. Veamos algunos detalles:

  • 0:30 Los scratches que empiezan aquí, cuando dobla su velocidad siguen siendo perfectos a pesar de que cada vez que retrocede el vinilo se le va más para atrás. Llega a poner la pegatina del vinilo a la posición 12 en punto, cuando realmente empieza usando la posición 2 en punto para hacer los scratches.
  • 0:50 La canción que entra tras “Turn down for what” entra premezclada en el plato derecho. Baja el fader izquierdo, y a pesar de hacer cortes con el fader derecho, el audio sigue sonando por completo.
  • 2:18 La pulsación de hotcues aquí parece total y absolutamente aleatoria.
  • 6:50-7:10 Los cortes en la música no coinciden con los movimientos de los faders y viceversa.
  • 7:10-7:50 Diversas inconsistencias entre la posición del fader y lo que suena.
  • 9:00 Aquí llega algo gordo. Cuando mezcla “Sweet Dreams” –tras introducirla con un redoble de hotcues “sospechoso”– usa la función Roll del mixer DJM-S9. Al activar esta función en los pads, dispara los rolls en ambos canales. Dependiendo del bloque de pads que uses lo dispara en un canal o en otro. G Smooth usa indistintamente ambos bloques de pads y el roll sólo se dispara en “Harder, better, faster, stronger”.
  • 9:16 “Harder, better, faster, stronger” comenzó sonando en el plato izquierdo y “Sweet dreams” en el derecho, pero al acabar de disparar los rolls con con el mixer, baja el canal derecho y se queda “Sweet Dreams” sonando en el izquierdo. Bestial.
  • 11:20 ¿Por qué golpea los pads del canal izquierdo si el bombo que suena es de la canción del canal derecho?
  • 14:44 ¿Por qué toca el volumen del sampler si se supone que no lo usa?
  • 15:00 ¿Por qué hace corte con el fader derecho si el tema que suena lo acaba de subir por el izquierdo?

Y muchas más que podrían encontrarse mirando más despacio y con más calma.

La polémica

El mal ya ha quedado resuelto dando como ganador a Beast Mode, y DJ G Smooth probablemente ha echado a perder sus posibilidades de ganarse la vida como DJ. Pero entre los DJs de turntablism ha entrado la sombra de la sospecha del trabajo pregrabado a causa de este suceso, una sospecha que lleva tiempo afectando a DJs que suelen pinchar en macroeventos y festivales y de la que ya os hablamos en este artículo. Los DJs de turntablism se han mostrado en contra de estas prácticas a través de redes sociales, pero mucho me temo que los organizadores de este tipo de competiciones van a tener que tener más cuidado a la hora de juzgar las actuaciones o no quedará sector dentro del mundo DJ que no esté bajo sospecha de “tongo”.

Por supuesto, estamos encantados de conocer vuestras opiniones –desde el respeto, como siempre– en los comentarios.

Teo Tormo
EL AUTOR

He trabajado como productor musical y discjockey. Desde hace años investigo y analizo la tecnología musical aplicada al DJ, buscando siempre las herramientas más innovadoras y observando su impacto en la industria musical.

¿Te gustó este artículo?
4
Comentarios

Regístrate o para poder comentar