Informática musical

Eventide MangledVerb: la reverb con distorsión del H9 Harmonizer ahora en plugin

Tal como cabía suponer tras la llegada de Ultratap, Eventide continúa transportando a formato plugin algoritmos de efecto presentes en su pedal superventas H9.

Le ha llegado el turno a MangledVerb, una combinación de reverberación y distorsión que puede recorrer un terreno que combina reverberaciones muy ambientales en las que Eventide siempre destaca con fuertes dosis de distorsión capaces de realzar o incluso embrutecer un sonido solista. Es bien conocido el aprecio de muchos guitarristas y otros músicos hacia este tipo de combinaciones singulares que Eventide hace asomar en sus efectos, y que hace manejables de forma sencilla en H9 al contar con sólo 10 parámetros ajustables que aseguran la simplicidad de uso.

Mangledverb
eventideaudio.com

Como es habitual en H9, la presencia de esos 10 parámetros se acompaña de un número elevado de preconfiguraciones en la que los algoritmos internos, que pueden tener muchos más ajustes, han sido ya predispuestos por Eventide para distintos objetivos. En cada una de esas preconfiguraciones cambian los 10 parámetros disponibles y sus rangos, y se ofrece así un determinado tipo de resultados. En el caso de MangledVerb algunos de esos preajustes tienden más a la pura reverberación y los controles se centran en ella, otros se centran en la distorsión, y casi todos combinan ambas funciones.

No faltan reverberaciones muy decorreladas en los canales L/R para generar sensación estéreo desde fuentes mono, o el uso de modulaciones dentro de la reverb para crear efectos etéreos que generan sensaciones de sección/desafinación, o controles sobre la distorsión que permiten regularla de forma continua y variable desde un simple achatamiento de picos propio de una ligera saturación a una acción mucho más devastadora de tipo overdrive.

Permanece en la versión plugin la vocación hacia el uso y control en vivo que caracteriza al H9 como pedal, expresados en el control deslizante 'ribbon' que permite definir dos juegos de ajustes diferentes sobre los diez parámetros y usar el deslizador (directamente en pantalla o con un pedal o control MIDI) para pasar de uno a otro gradualmente, en una especie de 'morphing'. Hay también algoritmos sensibles a la intensidad de la señal para controlar la intensidad de los efectos, para hacerlos menos estáticos y más vinculados al contenido de la propia señal audio.

Más información | eventideaudio.com

Pablo Fernández-Cid
EL AUTOR

Pablo no puede callar cuando se habla de tecnologías audio/música. Doctor en teleco. Ha creado diversos dispositivos hard y soft y realizado programaciones para músicos y audiovisuales. Toca ocasionalmente en grupo por Madrid (teclados, claro).

¿Te gustó este artículo?
2
Comentarios