Magacín

El misterioso caso de Jeff Mills y su apropiación involuntaria

Jeff Mills ha sido el protagonista de lo que ha sido calificado como "extraño error" en un comunicado de su sello Axis Records. La nueva subdivisión del sello conocida como Str Mrkd se estrenó con su referencia 001 producida por el capo del sello, el propio Mills, pero hoy mismo el sello ha tenido que aclarar a través de sus redes sociales que la pista "Patterns in nature" incluida en el nuevo lanzamiento,  a pesar de que los créditos estén atribuidos a Mills en realidad es una pista de Julien H Mulder, productor sueco que cuenta con algunos lanzamientos en sellos como Midnight Shift y Mensch y que por el momento no ha dicho públicamente esta boca es mía. 

La explicación oficial del error es que Jeff Mills recibe muchas demos de aspirantes a publicar sus trabajos en Axis, y que suele a veces llevar consigo para pinchar en directo junto con sus propios trabajos. Eso causó que el de Detroit confundiera la producción de Mulder con una propia que pensaba haber realizado tiempo atrás. Axis Records ha confirmado que han llegado a un acuerdo con Mulder para que en las futuras reediciones del disco el productor sueco aparezca correctamente acreditado. Mientras tanto, el pitorreo en internet es generalizado.

Opiniones sobre este asunto están surgiendo de todos los tipos. Desde gente que afirma que Mills pone tan poco interés en lo que produce que efectivamente confunde las cosas, a los que tienen muy claro que Mills no tuvo escrúpulos en coger para sí algo de quien no sabía que era algo más que un aficionado que podría después darle quebraderos de cabeza. En cualquier caso el gesto de que públicamente se reconozca la autoría de la pista es lo mínimo que podría hacer el sello, haya sido un despiste o una pillada en toda regla.

Sea por los motivos que sea que hayan acordado con Mulder para salir del paso le dan importancia a la autoría de una pista de electrónica, algo que hoy en día parece que se valora a la baja vista la gran cantidad de afamados discjockeys que a pesar de contar en su catálogo con muchos lanzamientos en realidad han sido todo encargos realizados a "negros musicales" que han realizado para ellos esas producciones para servir de reclamo de cara a lograr una mejor imagen en contrataciones para bolos. No falta quien defiende que Mills no es para nada uno de esos que compra el trabajo de otros para ponerlo a su nombre, y que su fama como productor invalida tales argumentos, pero a fin de cuentas la rocambolesca situación da para dejar volar la imaginación. 

¿Os parece creíble este "despiste" del genio de Detroit? ¿O se trata de una forma atropellada de resolver un conflicto innecesario? ¿Las alocadas ideas de Mills le hacen perderse tanto que confunde su trabajo con el de otros? Estamos deseando conocer vuestras opiniones en los comentarios.

Teo Tormo
EL AUTOR

He trabajado como productor musical y discjockey. Desde hace años investigo y analizo la tecnología musical aplicada al DJ, buscando siempre las herramientas más innovadoras y observando su impacto en la industria musical.

¿Te gustó este artículo?
8
Hispasonic en InstagramSíguenos
Comentarios

Regístrate o para poder comentar