Magacín

10 consejos de Jeff Mills para el futuro de la música electrónica

Jeff Mills

Podría decirse que la cosmología, la ficción y la música son tres asuntos sin tiempo, precisamente por estar basados en romperlo, pensarlo, transformarlo, anularlo, sentirlo. Experimentamos la música por el tiempo, y por este consideramos también el movimiento, el ritmo. Moldeamos el sonido en el tiempo, habitamos el tiempo, viajamos en él al escuchar.

Hay quienes, como Jeff Mills, que logran hacer todo lo anterior a la vez, conjugando la exploración cósmica, la imaginativa y la musical en una misma salida, en este caso localizada por el sonido y la sensación del tiempo, la magia de jugar con él. Por algo le dicen "El hechicero" a este militante sónico de Detroit, ese donde los universos se construyen en la ficción sónica del techno; ese donde los clubes son templos, y las tornamesas naves.

Sin duda es un privilegio poder vivir en tiempos de un visionario como Mills, quien en una entrevista reciente para Fabric, deja bien clara su filosofía sónica. Habla de cuando la radio era la única fuente de música en Detroit, de la música como programación de eventos que no de intensidad variable, o de su nueva serie radial Outer Limits en NTS sobre música electrónica y ciencia ficción, pero paso deja en la mesa algunas cuestiones y sugerencias que fácilmente considerar elementales para considerar la manera en la que entendemos asuntos como la producción musical, el DJing o la radio en un mundo cada vez más ciborg, cada vez más nómada, cada vez más sediento de música para la imaginación.

Los consejos de Jeff Mills

Trascendencia del hardware, desaparición del DJ físico, personalidades sónicas, inteligencia artificial, creación desde el pensamiento y fiestas electrónicas virtuales, entre algunas de las cosas del futuro que menciona el hechicero. Extraemos sus ideas a continuación a modo de 10 consejos:

1. Eliminar restricciones de género musical

Dice el astronauta sónico que, así como lo propone en Outer Limits, "la música no tiene que reproducirse como en la radio normal" y "puede ser realmente salvaje, y realmente sin restricciones", permitiendo una combinación de elementos que cruzan lo electrónico y lo clásico, "de tal manera que cualquier cosa pueda suceder". "Debería haber esta experiencia en la que puedes escuchar aspectos de la música electrónica y clásica, o de electrónica y jazz, o de electrónica y afrobeat. Debería haber híbridos que ya existan, y debería haber artistas presentado esta clase de cosas."

2. Adoptar una escucha inocente

Su afirmación es contundente: "Mi esperanza es que los oyentes se rindan en la idea de intentar reconocer algo o relacionarlo con algo que conocen. Idealmente escucharían sin alguna idea preconcebida. Es mejor no pensar que vas a entender la historia." Más vale entonces apostarle a una escucha inocente, desprevenida, abierta al nacimiento de la experiencia sónica.

3. Fusionar lo clásico y lo electrónico

Mills ha sido mundialmente reconocido por servir de puente entre la música clásica y la electrónica, tanto por sus mezclas como por colaboraciones como el famoso concierto con la orquesta filarmónica de Montpelier. Cuenta en esta entrevista que no son tantas las diferencias en muchos aspectos, y "la forma como improviso en la visión electrónica con respecto a la clásica, no es tan diferente."

4. Combinar formas de expresión sónica

En su búsqueda de expandir las posibilidades de lo escuchado, Mills apuesta por composiciones "no siempre bailables, no siempre ambient", que puedan ser diferentes, sorpresivas. En este sentido explota al máximo la idea de expresión sónica para buscar formas "electrónicas, clásicas, todas las formas de improvisación, literatura, poesía, y todas las cosas que describen el tema desde diferentes perspectivas.

5. Reconocer el futuro en presente

Como mago del tiempo, Mills siempre habla del futuro, de tiempos venideros o perdidos, de predicciones o reflexiones. "Pienso que muchas de las cosas que están pasando ahora deberían ser la plantilla de lo que podría pasar más tarde en el siglo."

6. Atender a la evolución de la música electrónica

Cuando le preguntan por la tecnología, se adentra Mills en un tema álgido: la dependencia de la música electrónica a las máquinas que la construyen y cómo el modelo del hardware va mutando al software. Su respuesta, es sin embargo, reveladora:

"Creo que en términos de la música electrónica, mucho desaparecerá. La máquina, la máquina de ritmos, por ejemplo, desaparecerá, porque las computadoras eventualmente desaparecerán. Nos estarán ayudando, pero la computadora física desaparecerá. Creo que desde un punto de vista clásico, donde los músicos interpretan un instrumento, esas cosas permanecerán. Pero la música electrónica es bien diferente. Estamos programándola, y esas máquinas no necesariamente se usan en la programación. Creo que la computadora física se irá, y del mismo modo la máquina. Lo que podría pasar es que hallemos vías en las que nuestra personalidad afecta la música. Alguien podría crear algo en lo cual un DJ pudiese expresarse con la música de una forma que otro no, porque son dos personas diferentes. El carácter de una persona podría ser una característica de la música."

7. Ir al detalle de lo musical

En este sentido de la transición del hardware, Mills habla de formas más profundas de salirnos de la máquina como tal y pensar en las funciones del proceso y las decisiones, como en el free jazz, donde "el músico está tratando de extraer lo más que pueda de su instrumento, y eso puede posiblemente ser una indicación de como van las cosas. Dice augura por una simbiosis con la máquina que lo lleva a considerar que "el entorno de la persona promedio será más simple en la superficie, pero mucho más complejo en términos de qué tecnología está en este entorno."

8. Aventurarse en un mundo sin locación

En la imaginación de Mills, en el futuro habrá atmósferas que romperán las fronteras de la estructura social en la música electrónica. Dice que cree que "la tecnología nos dará una vía de experimentar de alguna forma estas cosas que suceden al rededor del globo en tiempo real". "Tan solo imagina una fiesta donde hay millones de personas pudiendo experimentarla en tiempo real. Todo se vuelve magnificado."

9. Decirle adiós a la figura del DJ (tal y como la conocemos)

Según cree Mills, esta era cibernética nos depara una nueva mirada de las cosas culturales y "tendrá efecto en cómo socializamos, lo que será la estructura de una fiesta y el DJing", por ende piensa que "tener un DJ físico detrás del set podría desaparecer. No se qué pueda reemplazarlo, pero esto casi seguro que eso se irá."

10. Explorar el máximo de la imaginación

En el mencionado programa radial, Mills crea historias de ficción basadas en ciencia pero con personajes que construye en nueva música y efectos sonoros "que nos permiten explorar el máximo de nuestra imaginación". En ese sentido, y con lo ya dicho con respecto a la incidencia de la personalidad, concluye Mills que la discusión por un buen músico, sería la pregunta por "aquel que tiene la imaginación más interesante".

Miguel Isaza
EL AUTOR

Miguel es un investigador que relaciona la filosofía, el arte, el diseño y la tecnología del sonido. Vive en Medellín (Colombia) y es fundador de varios proyectos relacionados con lo sonoro, como Éter Lab, Sonic Field y Designing Sound.

¿Te gustó este artículo?
8
Comentarios

Regístrate o para poder comentar