Sintetizadores

Moog Synthesizer IIIp, 35.000 dólares de gloria analógica para coleccionistas

A Moog parece irle bien con sus exclusivísimas reediciones de sintes clásicos; en los últimos tiempos hemos visto varias, y algunas de precio muy elevado, como los 35.000 dólares del Synthesizer IIIc presentado en 2017 y el System 55 del año 2015. La cifra parece tener algún significado para la marca de Asheville, porque la encontramos otra vez en la etiqueta del Synthesizer IIIp que nos ocupa hoy.

El Synthesizer IIIp es una ventana abierta a la historia primigenia de la marca americana. En los años 60, Bob Moog definió el concepto de sintetizador moderno simplificando toda la parafernalia que se utilizaba para producir música electrónica —como aparatos de telecomunicaciones y radio o máquinas de cinta—, apostando por sistemas modulares. Empezó a recibir pedidos individuales en 1965, y dos años después ya tenía un equipo de 10 técnicos ensamblando sintes en Trumansburg (Nueva York).

Esos primeros modulares se llamaron, lacónicamente, Synthesizer I, II y III. La "c" del IIIc que se reeditó el año pasado hacía mención a su formato "console", integrado en un mueble; este IIIp llegó después como una versión mejorada de 3 piezas que presumía de cierta portabilidad para los cánones de la época. Dejó de fabricarse en 1973, quedándose instalado en los estudios y casas de algunos privilegiados, como George Harrison, que lo utilizó en las grabaciones del Abbey Road de los Beatles, o Isao Tomita en Snowflakes Are Dancing.

La reedición del IIIp, que ha aparecido hoy mismo oficialmente en la página de Moog Music tras unos días de previews, tendrá una tirada algo mayor que su predecesor: 40 unidades disponibles, frente a las 25 del IIIc. Cada una de ellas se construirá en base a la documentación y circuitos impresos originales, en toda su gloria modular: son 37 módulos soldados a mano, con 10 osciladores serie 901, un mezclador de matriz 984, y la reverb de muelles 905, todo ello montado en mueble de madera forrados en tolex.

¿Os habíamos dicho ya el precio? No se olvida fácilmente: 35.000 dólares americanos. Si nos ponemos prácticos, podríamos hablar de muchas opciones más baratas y modernas —infinidad de ellas—, pero nos saldríamos de contexto: estamos hablando de una máquina que se dirige directamente al mercado de coleccionistas y entusiastas de la marca.

Más información | Moog Synthesizer IIIp

¿Te gustó este artículo?
9
Comentarios

Regístrate o para poder comentar