Informática musical

OpenScore: Musescore e IMSLP unidos para transcribir partituras de dominio público

Con una campaña Kickstarter, dos pesos pesados de las partituras y el freeware como son Musescore e IMSLP recaban fondos para crear OpenScore. El objetivo final es trasladar a formato Musescore las obras de Bach, Mozart, Beethoven y todo lo que se les ponga a tiro. Única condición: que estén ya libres de derechos.

Logo OpenScore y ejemplo de portada de Nicholas Rougeux para una partitura
https://musescore.com/openscore

De Musescore ya hemos hablado otras veces, siempre un referente en cuanto a programas de edición de partitura concebidos desde la filosofía freeware y sostenido por las aportaciones voluntarias de quienes disfrutan con él. Yo mismo me incluyo entre los 'disfrutadores' y los 'contribuidores' de una herramienta que recomiendo asiduamente.

A IMSLP he acudido en infinidad de ocasiones para localizar partituras en su ingente catálogo que recopila digitalizadas en PDF (y a veces otros formatos) obras principalmente 'clásicas' para las que a menudo se ofrecen varias ediciones. Desde manuscritos de los años inmediatos a la composición a otras ya de imprenta, siempre aprovechando el agotamiento de la protección de derechos sobre las ediciones algo antiguas, para poder así construir esta vasta colección muy bien organizada por compositores.

La posibilidad de tener todo ese catálogo disponible en formato Musescore (que a su vez puede salvar en formatos como PDF, MIDI o musicXML que podría ser tratado en otros editores de partituras) abre enormes posibilidades. Ya sea para preparar versiones 'menos uno' sobre las que tocar, o para realizar adaptaciones y versiones, como fuente para herramientas de análisis de las obras, ... No en vano comparan el posible impacto con lo que representa hoy Google Maps, o Wikipedia, pero circunscrito al ámbito de las partituras. Para estudiantes, para profesores, para músicos y agrupaciones, para musicólogos... seguro que una agradable noticia.

Acaba de abrirse la campaña en Kickstarter para obtener fondos. La transcripción de las obras será verificada con los originales y valorada por diversos revisores antes de ser puestas a disposición de los interesados bajo filosofía Creative Commons Zero, lo que esencialmente equivale a gratuidad y sin restricciones de uso, incluso aunque sea uso que genere ingresos.

Los fondos de esta campaña se enfocarán a un centenar de obras como punto de partida de las cuales una treintena ya ha sido elegidas por ISMLP y Musescore y las demás podrán ser sugeridas por los participantes en la campaña de financiación, que encontrarán de esa forma su recompensa por la aportación que realicen.

Cada una de las obras editadas vendrá acompañada de una portada creación del artista Nicholas Rougeux, que aplica para ello infografía generando imágenes a partir de las propias notas presentes en la partitura, y en cuya web encontraréis abundantes ejemplo tanto de los resultados finales como, mediante vídeo, el proceso por el que se forman las imágenes.

Más información | OpenScore en KickStarter

Más ejemplos de infografías musicales de Nicholas Rougeux
https://www.c82.net/offthestaff

Pablo Fernández-Cid
EL AUTOR

Pablo no puede callar cuando se habla de tecnologías audio/música. Doctor en teleco. Ha creado diversos dispositivos hard y soft y realizado programaciones para músicos y audiovisuales. Toca ocasionalmente en grupo por Madrid (teclados, claro).

¿Te gustó este artículo?
8
Comentarios
  • Iskra
    #1 por Iskra el 01/06/2017
    Que idea más acojonante y que manera de promover la música pero de verdad.
    Chapeau!
  • Last System
    #2 por Last System el 01/06/2017
    Genial !
  • Ossia
    #3 por Ossia el 01/06/2017
    Brutal!
  • pablofcid
    #4 por pablofcid el 01/06/2017
    Nos piden desde Musescore que mencionemos al creador de las imágenes que acompañarán a las partituras, así que incorporo su nombre (Nicholas Rougeux) y enlace correspondiente a este proyecto en la noticia. De paso incluyo algunas imágenes más.
    3
  • denisboidi
    #5 por denisboidi el 02/06/2017
    Buenísimo!
  • Mister Carrington
    #6 por Mister Carrington el 02/06/2017
    ¡Sin palabras! La propuesta de las partituras me parece encomiable. Pero, id también a la dirección https://www.c82.net/offthestaff

    Además de un proyecto hermoso, las imágenes de este artista (ver el vídeo) me parecen una herramienta fantástica para divulgación artística: música, vídeo, animación, diseño, matemática, geometría.

    Le veo mil aplicaciones para mis conferencias. Gracias Pablo.
  • Mikolópez
    #7 por Mikolópez el 03/06/2017
    Bravo por la iniciativa... pues no son pocas las transcripciones que tengo hechas en formato musescore, me animaré a colaborar.
    2
  • pablofcid
    #8 por pablofcid el 03/06/2017
    #7
    Olé :plasplas: :plasplas:
  • [pjm]
    #9 por [pjm] el 06/06/2017
    Con independencia de lo bienintencionado que sea el proyecto, pienso que conviene tener en cuenta algunas críticas como éstas:

    1. La edición de música es un trabajo de profesionales, no de aficionados. La fiabilidad de una edición depende de las fuentes que se hayan utilizado y de quiénes la hayan realizado.
    2. Las ediciones libres de derechos ya están disponibles en el IMSLP. El proyecto pretende transcribir estas obras a otro formato.
    3. Cuando se habla en el proyecto de cotejar la copia con el original, ¿a qué original se refiere? ¿qué es eso del "original"? (Sé que se toma como original una edición disponible en el IMSLP, pero eso no es casi nunca "el original". Normalmente, lo que hay son originales, en plural).
    4. Relacionado con lo anterior: ¿quién hace la comparación? ¿qué garantías hay de que el producto cumpla con unos mínimos de rigor musicológico?
    5. Por lo que he podido ver, el formato incluye audio generado automáticamente mediante datos MIDI. O sea, una obra para orquesta sinfónica y coros que ¿se pasa a audio con MIDI automático? ¿Cuáles serían las opiniones en este foro si se hiciera algo así con la música de Jarre o Vangelis? Supongo que muchos dirían que "tomaduras de pelo, las justas".

    Esto ya es cuestión de gustos: puestos a hacer algo "open" y portable, ¿porqué no utilizar código fuente manejable con cualquier editor de texto, como, por ejemplo, Lilypond?

    Otra: lo de la portada. Sin comentarios.
    1
  • Mikolópez
    #10 por Mikolópez el 06/06/2017
    #9

    1. La edición de música está cada vez más al alcance de todos, como lo está la redacción de artículos enciclopédicos, por ejemplo. Hay la nota en cada trabajo de que se advierta cualquier error encontrado, y al ser una edición digital, podrán actualizarse rápidamente. La filosofía de apertura y acceso global va a permitir que las ediciones se depuren convenientemente.

    2. La transcripción a "otro formato" que puede editarse, y transformarse, como contenido didáctico o creativo. No es un mero formato si no aquel que dé vía libre al tratamiento del contenido.

    3. En la edición de cualquier partitura, física o digital, hay casi siempre una posibilidad razonable de enmienda. Si dicha enmienda está debidamente documentada la edición se hace más fiable. El que acceda a tales ediciones tendrá esto en cuenta si trabaja en ámbitos académicos, como se ha hecho siempre, también con partituras escritas.

    4. Precisamente la apertura del formato, va a permitir que musicólogos profesionales puedan colaborar (este proyecto de hecho atrae ya a bastantes de mi entorno), y el alcance global del proyecto se autoregulará, a medida que estos participen.

    5. No sé por dónde va esta crítica... El audio de un editor es una herramienta, el uso que se dé dependerá del objetivo (didáctico, de revisión del trabajo, de referencia sonora básica p.e. para tratados teóricos, etc.). Que un editor suene es una enorme ventaja, y que se use para generar ciertas "interpretaciones" no significa que sustituya la interpretación tradicional, o que sea un agravio a la grabación de estas obras.

    Sobre el uso de lilypond, date cuenta que no está al alcance de todos. Me consta que hay musicólogos que lo usan, pero otros tantos necesitan "ver" qué editan. No obstante se puede exportar de musescore a XML y de éste a Ly a través de XML2LY, una ventaja más, ya puestos...

    La portada es un trabajo de visualización de las notas, y tiene mucho ingenio. No es un dibujito...

    Este es el proceso:
    legend-single.png
    legend-multiple.png

    A mí me recuerda este trabajo al de Jason Shulman con las fotografías de larga exposición de películas, obteniendo imágenes sorprendentes con la suma de todos los fotogramas. https://conectica.com/2017/05/22/larga-exposicion-peliculas-imagen/

    Alice in Wonderland 1951:
    3543.jpg

    La imagen de Nicholas Rougeux ofrece una excelente vista de la pieza si se lee en el sentido de las agujas del reloj, si se toma en serio podría ser una herramienta de análisis visual como hay otras...
  • [pjm]
    #11 por [pjm] el 08/06/2017
    #10
    Tengo la impresión de que los promotores del proyecto dan mucha importancia al rigor musicológico de las partituras y por eso han propuesto un procedimiento de colaboración que tiene varias fases, una de las cuales es la corrección y verificación. Saben que el éxito del proyecto depende en gran medida de que resuelvan satisfactoriamente este problema. Si no, el proyecto quedaría desacreditado, se reduciría el interés de los usuarios y, finalmente, desaparecería.

    Tal como han descrito el procedimiento, las partituras producidas serían copias de las partituras originales y, por tanto, su valor documental sería el de una copia derivada de un documento original, que sería el que realmente tendría valor. Los documentos tendrían que contener la leyenda "Es copia fiel de <datos del original.>" y también "Verificado por <datos de la persona o entidad que verifica>".

    Sobre el uso de otro sistema de producción de partituras, es cuestión de gustos. Yo tengo un buen nivel de manejo tanto de Musescore como de Lilypond y pienso que éste es mucho más sencillo de aprender y manejar, y tiene más ventajas como, por ejemplo, la facilidad para reutilizar código. Lo que hace que los usuarios opten por uno u otro es la preferencia por un entorno gráfico o de texto. (También hay entornos gráficos para Lilypond, lo que me parece totalmente inadecuado).

    Respecto a incluir datos de audio en el formato, no se trata de que tenga razón uno u otro. Simplemente, estamos valorando con criterios distintos. Tú dices que el audio es una ayuda y por eso es conveniente que sea incluido, y yo pienso que el audio es un estorbo y, por tanto, no debe ser incluido.

    Algo similar ocurre con el gráfico de la portada. No tiene ningún valor musicológico. El análisis consiste en identificar los elementos que componen una estructura compleja y describir sus relaciones sintácticas. Todo lo que no sea esto no es análisis, aunque lo denominen así.

    En mi opinión, el gráfico tiene solamente una función de marketing. En las ediciones comerciales también encontramos diseños de portadas que tienen una finalidad de marketing. Por ejemplo, las ediciones URTEXT normalmente contienen solamente texto con información relevante (a lo sumo, una imagen de la firma del compositor, como en la Wiener Urtext) y otras ediciones contienen algún gráfico. Por ejemplo, un álbum de Debussy con una pintura de estilo impresionista. El diseño de la portada indica el sector del público al que se dirige el producto.

    Pero nosotros (al menos, yo) aplicamos continuamente el principio estético de la economía de medios: si un elemento no aporta nada, hay que eliminarlo. Tenemos un ejemplo muy próximo el el artículo sobre el uso del delay publicado recientemente por el mismo autor de este hilo (pablofcid):

    https://www.hispasonic.com/tutoriales/10-consejos-sobre-delay-sincronizado-tempo/42937

    En un momento del video, el autor señala que determinados ajustes del delay no hacen ninguna aportación interesante al discurso musical y, por tanto, no son convenientes.
  • pablofcid
    #12 por pablofcid el 08/06/2017
    #11

    Qué ilusión, la verdad, que alguien traiga algo tan técnico como ese artículo de delays a algo tan musical como este otro. ¡Gracias! Yo intento disfrutar en todas las formas posibles de ese encuentro/colisión entre música y tecnología.

    Sólo por aclarar (aunque seguramente tú ya lo tienes claro): no es que se 'incluya' el audio, sino que las herramientas de edición (como Musescore) facilitan una escucha preliminar generando la reproducción de audio a partir de los datos de la partitura. Pésima desde un criterio de calidad musical (carente de muchos matices de los presentes en la partitura y aún más de los que añade una interpretación, y con sonidos derivados de unos soundfonts muy limitados en tamaño y en posibilidades expresivas, etc.) pero útil como borrador, y para algunos casos de personas sin otros medios, una referencia interesante con la que realizar tareas que no son la escucha en sí (para eso mejor un CD con una buena grabación). No es un valor esencial, pero sí un extra que la tecnología posibilita sin añadir esfuerzos ni consumir recursos.

    Respecto a los diseños de portada, tal como dices, son una excusa para ayudar a animar respecto a la donación y también los veo como una forma de dar un aire 'integrado', de 'colección', a toda la familia de partituras que resulten de este esfuerzo. Yo creo que ese es el valor que tiene. El de servir de 'aglutinador' para la propuesta completa. Personalmente no lo veo mucho interés en cuanto al resultado estético (suelo gustar poco de las obras generadas 100% algorítmicamente), pero eso es una opinión personal y yo no soy crítico de artes plásticas, puede haber otros criterios. Además sería injusto valorarlas sólo por su aspecto final, cuando su razón de ser es la que es: partir de una obra musical e impregnar una imagen de algún eco de ella. En todo caso mejor que sea un aglutinador de pretensión artística y particularizada a cada obra que un mero logotipo fijo. Y coincido en que tampoco es que contenga una información exquisita en cuanto al contenido musical, pese a que cosas muy evidentes, como la regularidad y geometrías de un canon, sí que salten a la vista, así como las grandes secciones y algo de sus contrastes en otras obras.
  • [pjm]
    #13 por [pjm] el 08/06/2017
    #12

    No es casual que haya incluido aquí esta referencia. Leo con mucha atención tus artículos y, además, el caso del delay es especial porque se funden muy bien los aspectos tecnológicos --al tratarse de un procesador de señal-- y los aspectos musicales, ya que el resultado del procesamiento afecta directamente al discurso musical. Los demás procesadores de señal, como ecualizadores, compresores, chorus, flanger, etc. afectan directamente al timbre y sólo indirectamente a la estructura musical, a través del timbre.

    Hablando del canon que generan los delays, la diferencia con los cánones escritos a mano es que en este caso, el material se manipula en el nivel simbólico (nivel de notas) y la estructura puede llegar a ser muy compleja, como puede ser una fuga. Las estructuras generadas por los delays también pueden ser muy complejas, pero en otro sentido, ya que se trata de procesadores de señal y la manipulación se realiza directamente en el nivel de audio.

    (Perdón por el off-topic, pero una cosa lleva a la otra).
  • albertcaire
    #14 por albertcaire el 10/06/2017
    Gran notícia. Musescore da un paso más.