17
10

Moog Minimoog Model D

Descripción

El Minimoog Model D llegó al mercado en 1971. Introdujo algunas variaciones de diseño (como el color rojo de los interruptores, y las ruedas de pitch-bend y modulación).

Existen tres versiones del Model D, con algunas variaciones estéticas muy leves. Fue reeditado en el año 2016.

Histórico de precios de 2ª mano en Mercasonic
4.155 €
Precio medio de los anuncios más recientes
Opiniones de usuario (1)
  • autoy
    5
    Opinión de autoy el 19/08/2020

    Lo mejor: Sonido icónico, bajos incomparables, presencia, ergonomía

    Lo peor: Relativamente grande y pesado

    Datos de la unidad comentada | Año de fabricación: 1972 | Precio pagado: 2000 € (usado)
    Clásico entre los clásicos, todos hemos tocado alguna vez un Minimoog ya sea en versión virtual o alguno de los múltiples clones que saturan el mercado. No es sin embargo que caes en la cuenta de todo lo que supone la leyenda hasta que te ves delante de uno. No solo es el sonido, que también, sino la presencia, la interfaz de ese panel angulado repleto de potenciómetros espaciados generosamente, el tacto de la madera añeja y muchas otras sensaciones que estimulan los sentidos. En general todos los sintes de los 70 dan esa sensación, de instrumento en su más amplio y artesanal significado.

    En cuanto a sonido no vamos a descubrir la pólvora tras 50 años de Minimoogs pero sí me gustaría recalcar un par de cualidades. La primera es la forma que tiene de llenar los registros graves, en especial con ondas cuadradas. Todavía a día de hoy no hay nada comparable. En segundo lugar es la flexibilidad y el ingenio de utilizar el tercer oscilador como LFO, algo no muy común en posteriores diseños monofónicos y que casi nadie intentó copiar, en favor de LFOs dedicados pero inferiores en rango y posibilidades. Quizás como última nota señalaría la diferencia con Moogs actuales en lo brillante de los registros agudos, en apertura máxima de filtro. Un brillo que no rechina en cualquier caso, que se comporta admirablemente armónico a medida que subimos la resonancia y bajamos el corte, proporcionando una estupenda distorsión natural.

    He tenido la suerte de tocar un Minimoog del 72 y su famoso "old oscillator board" y en efecto la manera en que baten los VCOs de manera natural añade una textura sedosa de la que carecen posteriores revisiones.

    Las envolventes bien y rápidas pero sin ser lo mejor que he probado en mi vida. Su mayor virtud es al rango fácil y amplio con que ajustar minuciosamente. mención especial al ruido blanco/rosa (muchos desconocen que además dispone de ruido rojo en el bus de modulación, 50 años descubriendo cosas!) de naturaleza gutural y cavernícola. Los clones ni se acercan.

    Mención especial al excelente manual que incluye todo tipo de detalles para su mantenimiento técnico, además de las consabidas explicaciones sobre síntesis. Una delicia que recomiendo adquirir si no se tiene.