Sintetizadores

Medusa de Dreadbox y Polyend: primer contacto con sus 6 osciladores

La experiencia analógica de Dreadbox y la de secuenciación y control digital por Polyend se asocian en Medusa, un sinte+secuenciador con nada menos que 6 osciladores, 3 de ellos analógicos y 3 digitales basados en wavetable. Lo hemos podido probar en Superbooth cuando, según nos comentan los desarrolladores, falta aproximadamente un mes para que esté definitivamente completado el firmware.
De hecho parte de las funciones no estaban aún disponibles, aunque la presencia de varias unidades en la feria y el grado de acabado hacen creíble que en ese mes o poco más se complete lo que falta.

Medusa

Destacando las principales singularidades, me han llamado la atención desde luego los seis osciladores que lo hacen todo un rara avis, pero también la orientación 'parameter-lock' del secuenciador que permite en cada paso definir un sonido totalmente diferente si lo deseamos a base de retocar todos los muchos parámetros disponibles, o la matriz y su sensibilidad no sólo a la velocidad sobre cada elemento sino al movimiento en eje horizontal y en eje vertical que permite tocar animando multidimensionalmente cada nota desde los pads.

En la lista de 'pendiente' está la posibilidad de uso parafónico a 3 o a 6 voces, pero con una diferencia importante respecto a otros: cada uno de los seis osciladores tiene su propio VCA. Eso permite que la curva de nivel, antes del mezclador, actúe de forma individualizada en cada voz, aunque el resultado sigue siendo parafónico y no polifónico completo porque confluyen todos a un único filtro.

El control de los 6 osciladores se realiza a través de un triple juego de controles combinados con un pulsador que hace que dichos controles afecten a los 3 osciladores analógicos o bien a los 3 digitales. Una forma sencilla de mantener bajo control el tañaño del interfaz. El mezclador permite regular en cualquier mometno los niveles de esas 6 fuentes y adicionalmente una séptima que corresponde a un generador de ruido cuyo timbre puede ajustarse.

Los osciladores analógicos permite elegir una entre 4 posibles formas de onda. Esas mismas 4 formas de onda son las disponibles en los osciladores digitales pero un quinto modo permite jugar con una onda digital que recorre de forma continua un recorrido que visita las 4 ondas. Se trata, cómo no, de una 'wavetable' pensada para realizar ese recorrido. Es la única wavetable actual en Medusa, pero nos señalan que incorporarán algunas más próximamente, para aumentar la variedad de colores posibles.

El filtro es un analógico de Dreadbox con tres modos: paso bajo a 24 y 12 dB/oct y paso alto.

Hay opciones de sincronización y opciones de modulación en frecuencia entre osciladores o hacia el filtro. Se pueden diseñar un total de 5 envolventes que se editan seleccionando con un botón cuál de las cinco queremos editar en cada momento, dado que el juego de potenciómetros es compartido. De la misma forma 5 LFOs comparten sus controles a través de 5 botones para elección del LFO que deseamos editar en cada momento, y que usan para su generación de forma de onda una wavetable que permite disfrutar de un recorrido continuo por diversas ondas clásicas y también hacia S&H.

Clara aportación de Polyend el secuenciador llega a los 64 pasos y destaca por permitir los ya referidos 'parameter-locks'. También cuenta con ajustes para el redisparo múltiple dentro del paso que lo requiera, y el desplazamiento del 'timing' para crear sensaciones de 'groove' o registrar con mayor fidelidad una ejecución en tiempo real. Tiene también numerosas funciones de aleatorización parametrizable para así obtener variaciones controladas sobre la base de los patrones que inicialmente creemos. No faltan en ellas las selecciones de tonalidad y tipo de escala.

También es ampliamente parametrizable la aleatorización que podamos desear sobre los parámetros del sintetizador, en una voluntad clara de crear una máquina de patrones no estáticos.

El juego de 64 pads puede usarse para ubicar donde deseemos las notas que prefiramos, no necesariamente formando escalas convencionales, sino juegos de notas que nos resulten útiles al interpretar. Cada uno de esos pads puede asignar su movimiento vertical y su movimiento horizontal para control de algún parámetro del sintetizador, al estilo de lo que ofrecen otros controladores 'multidimensionales'.

Contará con 256 memorias de sonidos y otras tantas de secuencias. La construcción es en aluminio y el precio quedará justo por debajo de los 1000€.

Pablo Fernández-Cid
EL AUTOR

Pablo no puede callar cuando se habla de tecnologías audio/música. Doctor en teleco. Ha creado diversos dispositivos hard y soft y realizado programaciones para músicos y audiovisuales. Toca ocasionalmente en grupo por Madrid (teclados, claro).

¿Te gustó este artículo?
5
Comentarios

Regístrate o para poder comentar