Sonido en vivo

La irrenunciable física del sonido

Concierto

Dice la RAE que la subjetividad es lo “perteneciente o relativo al modo de pensar o de sentir del sujeto, y no al objeto en sí mismo”. Si entendemos que lo que ocurre en el escenario es “el objeto” y los técnicos de PA somos el “sujeto”, es fácil entender que lo subjetivo no es lo nuestro. Una de mis premisas intenta dilapidar cualquier ápice de subjetividad en mi trabajo, justamente para conseguir batir con éxito mi reto: que la banda que está en el escenario suene exactamente como ella quiere. Discutir esto nos podría llevar mil páginas, aunque tampoco es el motivo de estas líneas.

No cabe ápice de subjetividad, por ejemplo, cuando afirmamos tajantemente que 2 más 2 son 4. Nadie dudaría de esto por dos razones: las convenciones matemáticas nos inducen a ello y, a su vez, nos permiten la interacción matemática entre mismos. Es 4 aquí y en la China Popular. Gracias a ello nos entendemos, como mínimo, en el plano básico matemático. Tampoco discutiríamos la distancia que recorre la luz en el vacío en un intervalo de 1/299792458 de segundo. Exacto, es 1 m (que no lo supiéramos no significa que eso no sea verdad). Gracias a ello, los paletas en una construcción saben exactamente cómo construir un edificio, aunque en sus conocimientos normalmente no hay lo suficiente como para saber de manera certera si esa pared aguantará o no el peso de los pisos superiores. Esto es responsabilidad del arquitecto y, en su defecto, de los ingenieros (la arquitectura no deja de ser una ingeniería). Entonces, ¿cómo es que en nuestro sector la subjetividad impregna mil veces nuestras decisiones? O, peor aún, ¿cómo conseguimos afirmar libremente premisas ajenas a la realidad física?

El sector de la alta fidelidad (HiFi) sin duda ha hecho mucho daño. Durante mucho tiempo, esta pseudociencia ha conseguido renunciar a la física objetiva para batir un reto muy distinto: pasaron de querer conseguir la mejor reproducción sonora a la venta de productos milagrosos basados en premisas científicas de dudosa credibilidad. Así, he visto en prospectos cables de red cuyo precio se medía en cientos de euros y aunque no estoy en contra de ello (que cada cuál haga lo que le apetezca), sí que estoy en contra de las falacias: un cable de red correcto (que para nada es caro) funcionará igual de bien que el que vale un centenar de euros. La ignorancia suele afectar proporcionalmente a la felicidad.

Pero a nosotros, los técnicos de sonido, nos gusta la ingeniería, nos gusta la objetividad como páramo necesario para ejercer bien nuestra profesión. Tenemos base objetiva suficiente para discernir las ventajas, por ejemplo, de un cable balanceado en un escenario donde la convivencia electromagnética es un problema. Pero renunciamos a ello para afirmar nuestras debilidades, y eso es el gran problema que hoy detecto de forma mayoritaria. Hemos reconvertido nuestra (supuesta) experiencia en falsas premisas sólo para poder justificar nuestros errores. El “suena bien” ya no se basa en aspectos objetivos, sino en tremendas subjetividades, hasta tal punto que hemos destrozado nuestro reto: conseguir la mezcla que el cliente, la banda, quiere o, lo que es lo mismo, ofrecer al público lo que demanda.

Tenemos que parar, o eso creo yo. Tenemos que recuperar lo que nos enseñaron en la escuela, en las academias pero, sobre todo, alejarnos de esa sensación de que ya sabemos suficiente, porque es mentira. Llevamos años renunciando a la objetividad para justificar nuestras carencias productivas, lo que nos está empeorando como sector entero en comparación a lo que ocurre en otros países. De la misma manera que el mundo de la alta fidelidad cayó en el abismo por sus propias (malas) decisiones, nosotros no podemos permitirnos mediocrizar nuestro sector. Tenemos la oportunidad de poder hacerlo mejor y sólo reside en nuestras decisiones.

Así que nada, lo único que podemos y debemos hacer es dar un pequeño paso atrás, darnos cuenta dónde fallamos y eso suele ocurrir cuando no nos acordamos que la física del sonido es una e imperturbable. Que en nuestras manos está la elección de los componentes necesarios para conseguir que eso suene bien, lejos de cualquier decisión subjetiva que, a medio plazo, será justo lo contrario de lo que el público quizá quiere. No por sonar una vez el burro sabe tocar la flauta.

Ser mediocre, hoy en día, es tremendamente fácil. Ser correcto parece ser un objetivo difícil de batir. ¿Dónde queremos estar?

R. Sendra
EL AUTOR

Con más de 20 años de experiencia en los escenarios, es técnico de sonido especializado en FOH. Trabaja para bandas nacionales e internacionales como técnico de mesa, y es productor técnico para diferentes festivales y grandes eventos. Kinosonik es su estudio de sonido basado en plataforma digital. Le gusta compartir y le encanta aprender.

¿Te gustó este artículo?
11
Comentarios
  • #1 por WikiLoL el 27/04/2017
    Ejem... Para ser paleta/albañil profesional hay que saber las cargas que soporta cada tipo de cemento o estructura. Luego, hay mucho peón ejerciendo de algo que no le corresponde.
    Lo mismo pasa tras las mesas de sonido.
    4
  • #2 por jose ferrer el 27/04/2017
    y que lo digas...la mejor anecdota que he oido en mi vida "de los ingenieros de sonido de directo" que por otra parte, me han parecido siempre gente abnegada con su trabajo, aunque sus conocimientos teoricos no acompañaran demasiado. Fue en un directo de un guitarrista de jazz muy bueno que estuvo aqui en valencia por alla los años 80, en la prueba de sonido el tecnico, pues basandose en sus conocimientos de "mezcla" cuando percibia que el sonido de la guitarra se quedaba bajo le subia el volumen y al contrario. El guitarra en cuestion un poco contrariado pero con un buen sentido del humor y mas inteligencia, bajo del escenario, con la guitarra, le pregunto al tecnico cual era su canal y que le conectara, probo la guitarra ajusto el volumen, le pidio un trozo de cinta aislante, y se la puso al fader, y le comento al tecnico que no tocara su volumen durante la actuacion.
    Este mal es general y no es tecnica ni estudio, es sentido comun. hay "tecnico" que es algo inquieto con los volumenes, jejejeje
    1
  • #3 por grizzvolga el 27/04/2017
    La próxima vez que vayáis a un concierto a un garito, preguntadle al "ingeniero" que está mezclando que cuales son los modos de la sala, la frecuencia de schroeder y los coeficientes de absorción de las paredes laterales. Veréis qué risas :-)
    1
  • #4 por jose ferrer el 27/04/2017
    ...dira: hombra claro la frecuencia de schroeder la tengo puesta en la lista de schindler jajajajaja
    3
  • #5 por Juan el 28/04/2017
    Gracias por el artículo sendra, muy buena reflexión.

    Que lecturas recomiendas para un iniciado desde hace pocos años en el mundo del sonido, que quiere mejorar objetivamente?
  • #6 por Aqueronte el 28/04/2017
    Desde luego que no sabemos lo suficiente. Aunque llevemos muchos años dedicándonos profesionalmente al sonido directo, siempre se aprenden cosas nuevas (y me encanta seguir aprendiendo día a día).

    Sin embargo, creo que las mezclas son muy subjetivas: Cada uno de nosotros tendrá un criterio, y si ponemos a 100 técnicos a mezclar un mismo concierto tendremos 100 mezclas distintas.

    Evidentemente, el objetivo será hacer una mezcla que le guste a los artistas y al público, pero cada técnico la hará con su criterio.

    Y hablando de esto, me surge la siguiente pregunta:

    ¿Qué parámetros no subjetivos diríais vosotros que debe tener una buena mezcla?
    O dicho de otra forma, si tuviéseis que elegir entre 3 mezclas cuál es la mejor de forma no subjetiva, ¿en qué os basaríais?
  • #7 por Gaetan de Backer el 28/04/2017
    Que bien que un 'ingeniero' haga acto de replantearse sus conocimientos.
    El sonido es 'subjetivo' pero la musica no se rige por estos criterio subjetivos ... que le importa al publico o al musico la ley de ohm o el balanceo de los cables ???
    La tecnica para construccion y montaje de equipos es objetiva pero para mezclar deja al arte fluir y abre la mente.
    Recuerdo las caras de asco de La mayoria de los 'tecnicos' cuando llegaba como 'mezclador' o productor de tal o cual musico ... como diciendo 'quien es este engreido que lo va a hacer mejor que yo ... con los consecuentes 'buscate la vida'

    Si que el mundo de los tecnicos necesitaria recuestionarse no tanto en cuanto al conocimiento tecnico sino al concepto, a la funcion real del tecnico. A su capacidad real a adaptarse a las necesidades reales de los musicos.
    1
  • #8 por koldosagas el 28/04/2017
    Me parece más importante saber la diferencia entre un compás binario y uno ternario que los modos de la sala o la frecuencia de schroeder, la verdad.
    Y también es un conocimiento objetivo, pero muchas veces se nos olvida que estamos en esto por LA MÚSICA.
    1
  • #9 por KLINK el 28/04/2017
    Hola, soy pràcticamente nuevo en esto de comentar en Hispasonic. Llevo ya tiempo como lector pero nunca he entrado en debate pero siempre hay una primera vez para todo...

    #7 Soy técnico y soy de los que estan encantados cuando viene un técnico/productor con la banda/compañia a hacer su trabajo. Me gustaria saber a què te refieres con recuestionarse el concepto y función real de un técnico de sonido.

    Un saludo a todos!
    1
  • #10 por WikiLoL el 29/04/2017
    La frecuencia de Schroeder es esa que no está ni viva ni muerta, no?
    1
  • #11 por Gaetan de Backer el 29/04/2017
    KLINK:

    Con concepto me refiero, en general, a como llevamos el tema de la música en directo.
    La mayoría de los festivales/conciertos tienen un escenario horizontal a una cierta altura y el público esta en horizontal delante del escenario. Esto supone que se ve bastante mal y en cuanto al sonido es como la peor forma de sonorizar. Compararlo con un teatro griego ...
    Obviamente no es solo cuestión del técnico pero pocos se cuestionan esta forma de música en directo.

    Y sobre la función del técnico creo que lo que tiene que conseguir es que lo que ocurra en el escenario se oiga igual pero más fuerte entre el público.
    Hago el ejemplo de la sonorización de la bateria. Media hora de Pum-Cha, bombo-caja... hasta que encuentre que suene "bien". En vez de centrarse inicialmente sobre el instrumento principal o con menos volumen sonoro (voz, guitarras acústicas, violín....) y adecuar lo demás sobre eso. Así resulta que tienes una batería que suena demasiado presente y cuando hay un solo de violín o un pasaje "piano" no tienes presencia. No hay dinámica, por ejemplo.

    Muy pocos escuchan el grupo como suena ANTES de empezar a levantar faders ...
    Y no te digo si tocas instrumentos acústicos tipo guitarra clásica ... vas vendido !

    Sobre el "mezclador" del grupo en cuestión, KLINK, serás de los pocos...
  • #12 por WikiLoL el 30/04/2017
    #6
    3 cosas a tener en cuenta en una mezcla de directo:
    - Que se oigan todos los instrumentos sin solapamientos molestos y con la prioridad adecuada a cada tema.
    - Que se mantenga la dinámica (dentro de las posibilidades de sonorización, claro)
    - Que se pueda escuchar sin tapones en los oídos.
    Lo dice alguien que nunca ha sonorizado en directo (en estudio mucho), pero que ha sufrido los abusos de los técnicos y a quien han alabado repetidamente por sonar muy bien en directo (Cuando la mezcla la he controlado YO tocando rock electrónico y cosas de esas).
  • #13 por Aqueronte el 30/04/2017
    #12

    Dices "Que se oigan todos los instrumentos sin solapamientos molestos y con la prioridad adecuada a cada tema."

    ¿Y quién decide qué es molesto y cuál es la prioridad adecuada a cada tema? Eso es totalmente subjetivo, ¿no? A mi me puede parecer una cosa y a ti otra...

    "Que se mantenga la dinámica (dentro de las posibilidades de sonorización, claro)"

    ¿Qué dinámica? ¿La original de la fuente sonora? Por ejemplo, tenemos una mezcla con muchos instrumentos, y algunos debido a su plano sonoro y a su dinámica a veces se escuchan y a veces no, ¿no los comprimirías para conseguir estabilizarlos y que se mantengan en el plano de escucha? Tampoco me parece algo objetivo y medible.

    "Que se pueda escuchar sin tapones en los oídos" Ok, para mi esta es obvia. Pero para mi es un parámetro técnico que está fuera del concepto de mezcla.

    Así que de momento sigo sin ver aspectos objetivos por los que valorar una mezcla.
  • #14 por WikiLoL el 30/04/2017
    No dije nada, entonces
  • #15 por Gaetan de Backer el 30/04/2017
    Mezcla y objetiva ... creo que son dos términos que no combinan mucho...

    Que no piquen los niveles de ganancia, que cada instrumento tenga el micro o captor más adecuado a su particularidad, distinguir los instrumentos principales (melódicos) y "dejarles espacio", escuchar el sonido del grupo sin PA (aunque esto es subjetivo), hacer caso de su productor (más subjetivo aún...),
  • #16 por achico el 30/04/2017
    Estaria bien leer un dia un articulo en que comentes algo que hagamos bien los tecnicos......que parecemos un grupo de monos apretando botones.....jejejejejeje.

    Aunque hay cosas que comparto, la raiz de todo no lo veo igual. La musica, es de lo mas subjetivo que hay.
    Si todas las artes son subjetivas, a cada cual le gusta una cosa y no hay forma de razonarlo, la musica, y todo a su alrededor, lo es mas aun.
    Cualquiera puede tener sus preferencias en cuanto a escultura, pintura.....y la gran mayoria reconoce en la dificultad de una escultura o pintura, la belleza a la que va ligada. Sin embargo la musica, cuanto mas compleja es tecnicamente, menos gusta al publico en general.

    Fisicamente, tampoco es que sea muy estable. Mi compañero de luces, si enciende 4 focos en vez de dos, va a tener mas luz siempre. Yo, con el equipo de sonido, debo tener mucho mas cuidado y controlar la fase, ya que puedo poner el doble de altavoces y conseguir anular el sonido.
    Mi compañero de luces, siempre que encienda mas focos,todo el recinto va a ver mas iluminacion. Con el sonido eso es imposible. Habrà sitios donde sume, sitios donde no pase nada, y sitios donde reste. Y todo eso variando segun la frecuncia!!

    Tampoco es que el organo del oido sea muy objetivo. Puedo mirarte a la cara y escuchar la conversacion de la mesa de al lado. Puedo obviar una guitarra y fijarmesolo en la otra. Aparte de que como has explicado, se autoregula. Y eso no afecta solo al volumen, tambien a las frecuencias.

    Y aparte de todo eso. Esta la subjetividad de la personalidad de cada uno. He visto a gente pasarse media noche con la cabeza metida en el agujero de os subgraves ( de los JBL aquellos ) a gente que me chistaba por cantar " la del pirata cojo" en un concierto de Sabina.

    Creo que lo unico objetivo de esto es la parte tecnica ( diseño, ajuste....) y aun asi podriamos tener un abanico de preferencias vàlido.

    Saludos
    1
  • #17 por Aqueronte el 01/05/2017
    #16 Totalmente de acuerdo