Sintetizadores

Novation Peak: análisis de su motor de síntesis

Superbooth nos ofreció ocasión de probar Novation Peak, sin duda una de las varias y sonadas sorpresas de la feria. En el vídeo de este primer contacto, más que por sus presets, nos interesamos por revisar sus funciones como sinte y sus singulares osciladores.

Acusadme de un exceso de apego a lo técnico, al fin y al cabo la cabra tira al monte, pero realmente había que constatar que esos osciladores NCO de Chris Hugget, de los que ya os hablamos en la noticia sobre Peak hace unos días, sonaban como se prometía. Y efectivamente, subiendo incluso más allá del registro propio de notas, manifiestan una limpieza exquisita, sin restos de ningún aliasing. Algo que los hace una razonable elección para un sinte que, en cuanto a filtrado, distorsión y VCA retorna al terreno analógico. Esta combinación permite disfrutar de un sonido sin artefactos digitales evidentes, pero que sí ofrece un recorrido de timbres amplio en los osciladores como sólo es posible desde lo digital.

Pudimos también hablar con el mismo Chris Hugget, quien nos confirmó que hoy por hoy el apartado de wavetables de Peak ofrece las 17 que contiene nativas, y que, aunque no se descarta que pueda haber otras o incluso wavetables definibles por el usuario, el proceso de su generación no es nada sencillo y no es algo que de momento esté previsto. Con todo, como veréis en el vídeo, el repertorio de wavetables incluido ofrece unas posibilidades muy contrastantes respecto a las ondas clásicas que resulta agradecidísimo, capaz de cubrir una amplísima variedad de terrenos.

Eso sí, el uso de modulación FM entre los osciladores, en el que admite modulación lineal, no debería ser un punto clave para decantarse por este sintetizador. Alcanza una modulación algo limitada, posiblemente por llegar a un índice de modulación relativamente corto, con lo que las sonoridades DX más habituales escapan de su rango de acción.

El balance final es el de estar ante un sinte ambicioso en posibilidades con sus 3 osciladores y que reclama el tipo de sonoridad que apreciamos en lo analógico (lo son los VCF, los VCA y las 3 distorsiones presentes), desde una interfaz muy agradable de usar a la hora de programar y modificar sonidos. Es generoso en controles físicos, sin renunciar a parámetros añadidos a través de pantalla para seguir ampliando las posibilidades de personalización al crear timbres y al aplicar efectos.

Pablo Fernández-Cid
EL AUTOR

Pablo no puede callar cuando se habla de tecnologías audio/música. Doctor en teleco. Ha creado diversos dispositivos hard y soft y realizado programaciones para músicos y audiovisuales. Toca ocasionalmente en grupo por Madrid (teclados, claro).

¿Te gustó este artículo?
9
Comentarios

Regístrate o para poder comentar