Informática musical

Review de Dominus, una librería coral con la que es fácil sonar bien

    En este artículo...

Fluffy Audio se ha hecho un hueco cada vez más consolidado entre los desarrolladores de librerías, con instrumentos cada vez más ambiciosos que han destacado por su sonido muy cuidado y su excelente aproximación al legato (caballo de batalla desde hace años en las librerías instrumentales y orquestales).

En esta ocasión, unos meses después del lanzamiento de su anterior librería, Rinascimento (sobre la cual podéis leer la review de un servidor aquí), llega una librería más ambiciosa y muy diferente en cuanto a contenido a lo que Fluffy Audio había hecho hasta ahora: Dominus.

Casi, casi, que el nombre escogido para la librería es indicativo de su contenido: Dominus es una librería coral y centrada en las palabras y sílabas latinas, veremos a continuación las ventajas y la “tocabilidad” de este nuevo coro, ya que tiene bastantes cosas particulares que la diferencian de otras librerías similares.

En los últimos años se han muestreado cada vez más coros y han aparecido numerosas librerías corales, aunque la verdad es que pienso que es difícil aproximarse a la complejidad de la voz humana y la inteligibilidad es difícil de lograr, salvo que se siga la moda de los staccato y marcato fortissimo al estilo que puso de moda Elliot Goldenthal (y del cual se ha abusado una barbaridad). La voz humana y la belleza que puede transmitir, sin embargo, es algo que merece la pena seguir intentando trasladar a las librerías, y cada vez estamos más cerca de conseguir resultados casi indistinguibles de lo real en determinados contextos.

Para Dominus, se han grabado dos coros, el coro masculino Novecento y el coro femenino La Rose, bajo la dirección del director y compositor Mario Lanaro. El lugar, el mismo donde se grabó Rinascimento, en la Sala Giardino en Crema, en el corazón de la Lombardía.

Aunque Dominus significa Señor en latín, el nombre de la librería hace un juego de palabras entre el significado latino y el popular juego que disfrutamos en las sobremesas tanto en Italia como en España: el dominó. La combinación de sílabas y vocales que permite la librería con muchísima flexibilidad es similar al encaje de las fichas del popular juego de origen chino. Veremos un poco más adelante cómo y por qué.

¿Qué es Dominus?

Dominus es una librería para Kontakt 5.6.8 y superior (versión completa de Kontakt), con un peso de 30 GB en el formato de compresión de Native Instruments. El instrumento ha grabado dos coros con 4 posiciones de micrófono diferentes a 24 bit / 48 kHz, en la sala Giardino de Crema. Incluye legato para todas las vocales, 200 sílabas y un “creador de palabras” que permite escoger las sílabas y vocales de forma muy intuitiva, controlar completamente la duración de cualquiera de las sílabas y además incluye más de 200 palabras latinas listas para usar.

Además, Dominus incluye un complejo sistema programado de poli-legato, que permite tocar diferentes líneas legato con el mismo patch y en la misma pista MIDI.

Descarga, instalación e interfaz

La librería está disponible para descarga en la página www.fluffyaudio.com. Una vez adquirida la librería, recibimos un correo de confirmación con todos nuestros enlaces para descargar, 10 partes para los samples y una más para los instrumentos de Kontakt. Una vez descargados los archivos en nuestro disco duro, basta extraer los volúmenes en .rar en la carpeta de nuestra elección, y navegar desde dentro de kontakt a dicha carpeta para cargar el instrumento. Dado que la librería no es para Kontakt Player, no nos aparecerá en la pestaña Libraries de Kontakt, sino que tendremos que acceder a ella a través de la pestaña Files.

La interfaz está dividida en dos partes claramente diferenciadas. A la izquierda tenemos las palabras asignadas a Keyswitches, para que en todo momento podamos ver qué tenemos creado y asignado. A la derecha, están los demás controles del instrumento, mostrando la dinámica utilizada, si ambos coros están activos o no, diferentes opciones de disposición de los coros en el teclado y algunos controles que veremos a continuación (como pre-roll y cuantización de las sílabas).

Una cosa a la que doy (relativa) importancia en las librerías es que el color de la interfaz sea agradable a la vista, aunque parezca una tontería. Después de muchas horas mirando la pantalla, algunos colores me dan una fatiga horrible. Dicho esto, me gusta mucho y me resulta muy agradable el color chocolate de Dominus.

¿Cómo conseguir que un coro cante y suene real?

Legato

¿Cómo conseguir que un coro virtual cante de forma realista? En una librería de voces, es especialmente importante la calidad de las muestras y la grabación, así como la calidad del legato. Si hay un sonido al que el ser humano está casi pre-condicionado es la voz humana (aunque el motivo por el cual escuchamos mejor las frecuencias que coinciden con la voz sigue discutido y discutible, no entremos ahí), pero no tanto por un tema evolutivo o biológico, sino que simplemente la voz humana es lo que escuchamos en todo momento casi desde el momento de nacer, por lo que cualquier imperfección en la entonación, la ligadura de las vocales o cualquier artefacto infinitesimal en la unión entre consonantes y vocales nos asalta el oído inmediatamente y nos expulsa de la ilusión de escuchar algo real. Por eso, no hay cosa más difícil que muestrear la voz humana, y mucho más que eso, muestrear sílabas o palabras que resulten inteligibles y exentas de artefactos es mucho más difícil que muestrear cualquier otro instrumento (quizá con la salvedad de los instrumentos de cuerda).

En el caso de Dominus, tenemos un instrumento que puede cantar palabras con mucha flexibilidad, alargando las sílabas como queramos (algo manifiestamente imprescindible para cantar y acentuar determinadas sílabas), y enlazando todas las sílabas de las palabras a través de las vocales, como ocurre con la voz real. Para conseguir este efecto, se han muestreado por separado las sílabas iniciales de multitud de palabras latinas así como las sílabas intermedias y finales, además de todas las vocales en profundidad, todo ello para tener las suficientes “fichas de dominó” disponibles para combinar.

Para que os hagáis una idea de la calidad del legato muestreado, aunque simplemente sea mencionar números, cada vocal tiene más de 320 samples incluidos por vocal, además de samples separados para el “after legato” y la liberación de notas. Es decir, no sonarán igual las vocales cantadas entre sílabas o dentro de una sílaba que las que aparezcan al principio o final de una palabra. Arrancar una palabra con una vocal que se una a una consonante no es lo mismo que a la inversa, unir una sílaba a una vocal que venga después. Y ahí hay que tener en cuenta todas las dinámicas diferentes, todas las notas diferentes y todas las variaciones dependiendo de la consonante que vaya antes o después de la vocal. Un trabajo auténticamente digno de Sísifo que, según nos dicen desde Fluffy Audio, se llevó a cabo en algo menos de un mes (¡me resulta increíble la capacidad de programar más de 20.000 muestras en tan poco tiempo!).

Lo que nos permite un mayor grado de realismo con esta librería, si queremos entrar en algo más de detalle, es la posibilidad de cambiar la duración de las sílabas, lo que con una escucha atenta de la palabra que hayamos creado (o que hayamos escogido de todas las palabras predefinidas que contiene la librería) podemos trabajar cuidadosamente las dinámicas y las duraciones de consonantes y vocales para darle la máxima naturalidad posible.

Aquí os dejo una primera demo para que os hagáis una idea de cómo suena Dominus, sin nada extra añadido.

El concepto del coro fácil (que no simple)

Todo en Dominus está pensado para la facilidad de uso y de creación, cosa que es muy de agradecer sobre todo por aquellos de nosotros que no tenemos tanta paciencia y somos más descuidados con los detalles. Dominus nos perdona muy bien el escribir de forma más rápida y vigila muchos detalles por nosotros. Esta facilidad de uso no implica que el coro sea simple en su sonido, programación o posibilidades, todo lo contrario. Básicamente nos permite, desde un solo patch de Kontakt, tocar con las dos manos en el teclado y escuchar una mezcla de dos coros cantando legato, y nos permite añadir palabras de la librería que ya trae o programar las nuestras, para después dispararlas con keyswitches. Para escuchar Dominus en todo su esplendor, solo hay que cargar el instrumento, escoger algunas palabras de la lista de palabras preconfiguradas, tocar un acorde en nuestro teclado MIDI, y mover un poco la rueda de modulación. ¡Bingo! Un coro latino perfectamente afinado y cantando con emoción y pasión desde nuestros monitores. Si queremos modificar las palabras o crear las nuestras, o queremos cambiar el balance entre hombres y mujeres, o queremos cambiar el mapeo de los coros sobre nuestro teclado, todo se hace con unos cuantos clics.

Esta opción de cambiar el mapeo de los dos coros es una muy buena idea, porque podemos solapar ambos coros en las mismas octavas de nuestro teclado MIDI (aunque cada coro sigue cantando en su octava correspondiente, claro), de modo que podemos tocar acordes con la mano derecha y mover la modulación con la izquierda para conseguir resultados muy rápidos. Si tocamos un acorde sencillo en la octava central, el coro masculino estará cantando en dicha octava, mientras que el coro femenino cantará una octava arriba. Es decir, toda la amplitud de un coro tocando solamente tres o cuatro notas. Por un tema de preferencia personal, yo prefiero tener los dos coros separados en diferentes octavas, de modo que se pueda tocar/ programar cada coro como dios manda y teniendo algo de cuidado con la conducción de voces (además me resulta más visual como pianista), pero para probar disposiciones de acordes o simplemente si tenemos algo más de prisa, la opción de solapar los rangos en las mismas octavas es buenísima.

Dentro de esta facilidad de uso dentro de la complejidad del instrumento, obviamente destaca el legato polifónico, de modo que las notas que vayamos moviendo siempre irán ligadas de forma inteligente por el script a las notas que correspondan. Es decir, las sopranos irán ligadas a las sopranos, los tenores a los tenores, y así sucesivamente, sin que nosotros tengamos que hacer nada de nada. Funciona de maravilla, literalmente el instrumento se ocupa de que nuestro coro no haga nada raro. Además, también destacan un par de trucos programados para cantar contrapuntísticamente en las diferentes voces y no tocar todo homofónicamente y por supuesto, la posibilidad de crear innumerables palabras con el constructor de palabras (wordbuilder). Veremos algún detalle más un poco más adelante.

Dominus en uso

Pestaña principal

En la pestaña principal, además de una referencia visual de la dinámica y los controles comentados de distribución sobre el teclado, hay unos cuántos controles que también son muy útiles. Por un lado, el control Preroll, que lo que hace es adelantar automáticamente las consonantes de nuestra palabra para que la primera vocal disponible caiga a tiempo en el compás. Cuando uno canta, normalmente de forma intuitiva hace que la primera vocal caiga “a tierra”, y si no se canta así, suena muy raro (haced la prueba en la ducha). Otros dos controles importantes de la pestaña principal son el control de la duración del legato, la cuantización de las palabras (por si queremos que todo lo que toquemos vaya cuantizado a la rejilla del proyecto, cosa que no recomiendo para nada, pero para gustos los colores), y un botón de bloqueo de la velocidad, de modo que todo lo que toquemos se grabará en nuestra pista MIDI con la misma velocidad. Una vez grabado, podemos desactivar el bloqueo y editar cada nota como deseemos. Esto es especialmente útil al tocar partes homofónicas, donde nuestra habilidad con el teclado o la calidad del teclado que utilicemos, puede hacer que al tocar un acorde las velocidades grabadas de cada nota no sean exactamente las que pretendemos (muchísimos de los controladores MIDI económicos que utilizamos no dan una respuesta demasiado fidedigna a la pulsación que hagamos, lamentablemente). En general, salvo que por el tempo del proyecto queramos acortar algo las muestras del legato para que encaje mejor, no es necesario tocar estos controles, la verdad. Como están, están bien.

Pestaña principal de Dominus
Fluffy Audio

Posiciones de micrófono

Como es habitual en casi todas las librerías actuales, Dominus tiene varias posiciones de micrófono bien alineadas para evitar cancelaciones o phasing, que aprovechan la acústica de la sala donde se han grabado las muestras y nos permiten dar más definición o más amplitud y ambiente a nuestro coro. Los cuatro micrófonos disponibles son cercanos, spot, medio y lejano. Lo cierto es que la acústica de un coro en una sala no es como la de otros instrumentos, y la diferencia entre posiciones similares (las close y spot, o medio y lejano), no son tan llamativamente diferentes como en otros casos. Al utilizar Dominus, y para ahorrar RAM, a mí me gusta usar el micro intermedio y añadir algo de definición a la pronunciación de las palabras con el micro cercano (las palabras son inteligibles sin problema en cualquiera de las posiciones, así que esto es un tema exclusivamente de gustos y os recomiendo probar diferentes combinaciones y dejarlo a vuestro gusto).

Las posiciones se micrófono se personalizan en la pestaña Mix, donde también podemos ajustar el balance de volumen entre el coro masculino y el femenino si queremos darle más empaque “de coro ruso” o más ligereza “al estilo iglesia”. Si queremos utilizar dos patches separados para hombres y mujeres, podemos desactivar uno de los coros en la pestaña principal de la interfaz. Eso sí, salvo que queramos ser quirúrgicos, en realidad es más fácil trabajar con los dos simultáneamente, porque si no la creación de palabras tenemos que hacerla por duplicado, aunque puedan guardarse las nuevas palabras y cargarse en la otra instancia de Dominus.

Pestaña Mix de Dominus
Fluffy Audio

En la misma pestaña MIX hay otros controles útiles, primero un deslizador que nos permite modificar el balance de los dos coros, por si queremos darle un tono más “a la rusa” con más presencia de hombres o “a la eclesiástica” con más presencia de mujeres. Además, junto a él tenemos un control de naturalidad del balance de las voces: en la vida real, los tenores y las sopranos suelen cantar un poco más fuerte que contraltos y barítonos, pero si queremos que todas las voces canten de forma más igualada, podemos modificar esa “naturalidad” con un deslizador. En general, salvo que busquemos un efecto concreto, no es necesario tocar ninguno de los dos deslizadores. Yo simplemente he dado un poquito más de énfasis al coro femenino, también un tema de gustos de cada cual.

Por último, en la pestaña MIX tenemos la selección y control de los impulsos de reverb exclusivos de Dominus. Es posible desactivar la reverb completamente para trabajar con nuestra reverb externa de elección (que es en general lo que siempre hago, la verdad).

Una vez que tenemos buenas voces, un coro además debe cantar palabras...

Wordbuilder

Muchas librerías incluyen un constructor de palabras, que permiten combinar diferentes sílabas (normalmente sin sentido y sin intención de tenerlo) para construir palabras ficticias en pseudo-latín. Prácticamente ningún coro virtual tiene un wordbuilder demasiado flexible, pero en Dominus se ha hecho un esfuerzo formidable para tener muchísima flexibilidad para crear y modificar nuestras propias palabras, con significado (si queremos, claro), para poder crear frases completas que nuestro coro interprete. Este wordbuilder es el mejor ejemplo del juego de palabras con el dominó de la librería. Veamos cómo funciona.

Dominus ya contiene una base de palabras preconfiguradas en latín de más de 200, pero además incluye 50 sílabas iniciales y 150 sílabas intermedias/finales para construir nuestras propias palabras. Cada palabra se asigna automáticamente a un keyswitch que aparece en la parte izquierda de la interfaz, y haciendo clic en la palabra podemos editarla. Si queremos construir nuestras propias palabras, es la mar de sencillo: seleccionamos la palabra/keyswitch que queramos cambiar o modificar y pulsamos el icono de ajuste, o cual nos lleva directamente a la pestaña Word Edit, y nos aparecen las sílabas iniciales disponibles. También nos aparece en la esquina superior derecha un desplegable con las palabras preconfiguradas. Al seleccionar una sílaba para empezar a crear nuestra nueva palabra nos aparecen las sílabas intermedias, tantas como sean necesarias, y cuando queramos finalizar, nos aparecen las sílabas finales de palabra. Más fácil imposible. Este método de combinación además nos ahorra tener que rebuscar demasiado, porque las combinaciones ya están orientadas a construir palabras, de modo que el proceso es más rápido. Además, al elegir cada sílaba, podemos elegir la duración de cada sílaba seleccionando corcheas o negras o blancas, de modo que, simplemente sosteniendo un acorde, la palabra se pronuncia completa con la duración que hayamos determinado y ajustada al tempo de nuestro proyecto. Esta es la manera de conseguir que el coro cante legato una palabra completa sin cambiar de notas (la voz humana puede hacerlo sin problema). Si cambiamos las notas durante la palabra, así cambiarán también las sílabas, claro. Es decir, gracias a este sistema podemos “cantar” una palabra completa sobre una sola nota, pero también podemos separar las sílabas en diferentes notas para hacer una melodía.

Una vez hemos escogido la duración de cada sílaba si es necesario, el motor de la librería se encarga de que las palabras sigan el tempo de nuestro proyecto de forma natural y realista, se encarga de que el énfasis en las vocales esté donde debe estar, y se encarga de gestionar el legato de forma que seamos capaces de interpretar líneas legato entre los diferentes cantantes o cantar una palabra completa a tempo, legato, y sobre una sola nota o acorde… Lo cierto es que la mejor manera de definirlo para mi es que la librería nos da musicalidad automática, cosa que me resulta un logro de lo más impresionante. Todas estas cosas juntas simplemente funcionan.

Wordbuilder en Dominus
Flulffy Audio

El wordbuilder es muchísimo más completo y más flexible que el de la mayoría de otras librerías corales, cosa que para mí es una gran ventaja para poder crear frases con sentido y no estar limitado a unas cuantas palabras inexistentes. Un coro debe cantar bien, afinar y empastar bien, y pronunciar bien lo que canta para que sea entendible, y la limitación de las librerías corales o vocales en este sentido siempre me ha parecido devastadora para hacer algo que no sea épico a gritos o élfico con dos vocales, que son sólo dos aplicaciones de las muchísimas que tiene un coro (y además no son las más importantes, si vamos a ello). No os equivoquéis, Dominus puede sonar muy, pero que muy épico, basta con subir la rueda de modulación para escuchar dos coros cantando forte y tocar un par de acordes menores a ser posible a distancia de tritono para teletransportarnos automáticamente al peor guetto de Mordor. La ventaja es que se pueden hacer más cosas con este coro.

Aquí tenéis un segundo ejemplo, con la librería en un contexto algo más elaborado (pero no muchísimo).

En resumen...

Toda la complejidad que conlleva muestrear dos coros y que estos funcionen de forma natural simplemente tocando nuestro controlador MIDI la ha realizado Fluffy Audio de tal manera que, al usar la librería, el trabajo del motor y la programación que hay “debajo el capó” es totalmente imperceptible y suave como un guante. Por supuesto, hablando de una librería, el sonido es el rey de reyes, y Dominus no defrauda en ese sentido. Los dos coros suenan de maravilla y están grabados con un cuidado y un cariño que traspasa los monitores.

Una interfaz sencilla nos permite controlar los parámetros necesarios si es lo que queremos, pero sin necesidad de hacerlo, los resultados que se obtienen son muy buenos.

Casi por definición, es prácticamente imposible que las librerías corales sirvan para todos los propósitos, porque la voz humana tiene demasiados matices y posibilidades expresivas para encerrarlas en una sola librería. Sí creo que Dominus es capaz de hacer muchas cosas que otras librerías no pueden hacer tan bien, y en ese sentido llena un pequeño vacío existente a pesar de la generosa oferta de librerías corales que hay en el mercado. Esta no es una librería épica para los gritos staccato de un coro de 100 personas para el próximo tráiler de Hollywood, probablemente, pero tener la suficiente flexibilidad como para construir frases que el coro pueda cantar legato respetando cada cuerda y acorde con las posibilidades de un coro real es algo que hasta ahora era difícil, y sobre todo de forma tan fácil, aunque suene a contrasentido.

Pros

  • Es muy fácil sonar bien con esta librería, y no es necesario complicarse la vida con la programación.
  • Los dos coros suenan impresionantes, tanto el masculino como el femenino, los pianissimo nos van a transportar a un cielo angelical, y los forte nos van a transportar al centro de un campo de batalla.
  • Hay muchos elementos incluidos en el motor de la librería que hacen que las palabras cantadas suenen naturales, y el wordbuilder es bastante más completo que la mayoría, de modo que con algo de trabajo previo, podemos hacer una canción completa en latín.

Contras

  • Ya que suena tan bien se echa de menos una futura expansión con los staccato y marcato “a la Goldenthal”. ¡Aunque nunca se sabe!
  • Hubiera sido un extra maravilloso incluir alguna voz solista, aunque no tuviera todas las opciones de sílabas y simplemente fuera capaz de una línea legato.
  • Ya que se han incluido 4 posiciones de micrófono, alternativamente se podrían haber microfoneado de cerca barítonos, tenores, contraltos y sopranos para dar más flexibilidad a la hora de destacar alguna parte sobre otra y ser más quirúrgicos en la programación de las líneas melódicas de ser necesario.

Detalles y requisitos

Librería para Kontakt versión completa 5.6.8 o superior y 30 GB de contenido, con un precio de 379€.

Contiene el coro masculino Novecento y el coro femenino La Rose en un solo patch de kontakt, e incluye un motor inteligente que gestiona el legato polifónico y ataque de las palabras para dar un resultado realista.

El wordbuilder es muy completo e incluye más de 200 palabras latinas preconfiguradas y la posibilidad de construir nuestras propias palabras gracias a las 200 sílabas independientes.

El legato se ha muestreado en profundidad, y tenemos control completo sobre la duración de las sílabas, de modo que es posible dejar pulsado un acorde y que el instrumento “cante” una palabra de forma musical ajustada al tempo de nuestro proyecto.

Más información, demos y vídeos en www.fluffyaudio.com

¿Te gustó este artículo?
6
Comentarios
  • alvaro
    #1 por alvaro el 18/12/2017
    Quizá sea cosa mía, pero la demo me suena un poco como si tuviera un poso a vocoder. Sobre todo en las vocales del coro femenino.
    1
  • Iskra
    #2 por Iskra el 18/12/2017
    Me temo que es por la compresión infame de Soundcloud, hice varias pruebas cambiando detalles a ver si tras la compresión de SC sonaba mejor, pero finalmente desistí porque no había manera...
    A ver si comento a la jefatura :-) la posibilidad de admitir enlaces de Orfium además de los de Soundcloud, que Orfium no hace nada raro con los archivos y guarda los mp3 a 320, no como Soundcloud. ;)
    2
  • teniente_powell
    #3 por teniente_powell el 18/12/2017
    ¿Y guardar el audio en Hispasonic?
    1
  • alvaro
    #4 por alvaro el 18/12/2017
    Ah bueno, si es debido al encoding de soundcloud retiro lo dicho. Gracias por la review.
    1
  • Antonio Leal
    #5 por Antonio Leal el 18/12/2017
    Iskra, una vez más se agradece una review en castellano. Sí, esas que no abundan precisamente. Me quedo con las ganas, al igual que los compañeros, de escuchar sin compresión las demos.
    1
  • Iskra
    #6 por Iskra el 19/12/2017
    A ver si aprovecho cuando tenga un hueco, reviso un poquito alguna de los dos ejemplos y lo subo como tema de Hispa ;) Así lo puedo subir a 320.
  • MDB
    #7 por MDB el 19/12/2017
    ya que has hecho varias reviews de productos de auddict no se si tienes esta libreria pero si la has utilizado una revieweseperado buscando una libreria de viento de Master Solo Woodwinds Bundle,
    que tal te suena ando desesperado buscando una libreria de viento que tanga un precio acessible y que sea versatil , nose si es mejor libreria de solos o ensambles
    1
  • Javier Arnanz
    #8 por Javier Arnanz el 19/12/2017
    Que gran review Iskra, que facilito nos lo pones. Me ha gustado lo de sonido rey de reyes je je je. Y lo mas, a parte del sonido, es lo de los legatos polifónicos.
    En cuanto al sonido, he estado buscando en youtube y suena poco mas o menos. Creo percibir lo que dice Alvaro, ese sonido vocoder, da la sensación de que se produce al hacer un barrido del filtro con la rueda de modulación, es un sonido muy bonito, pero tal vez te pueda llegar a cansar. Escuchando temas en youtube, se producía exactamente el mismo efecto que en tus demos.
    Muy buena review Iskra, muchas gracias.
    1
  • Iskra
    #9 por Iskra el 19/12/2017
    Un placer Javier!
    El legato polifónico funciona de coña, efectivamente, y sobre todo (para mi gusto) es una ventaja que se puedan construir montones de palabras.
  • Iskra
    #10 por Iskra el 19/12/2017
    #7

    Master solo ww la he probado muy brevemente (no la tengo), pero juzgando por las demos, me parece la mejor opción de maderas a precio asequible, así de claro te lo digo (quizá junto con la versión sencilla de las maderas de VSL, pero no son para Kontakt). Buen sonido, todas las articulaciones, y el precio es mucho más asequible que otras librerías similares de los grandes desarrolladores.
    1
  • Waxko
    #11 por Waxko el 20/12/2017
    El producto debe ser una maravilla si está a la altura del articulo, jejeje.

    Se me ocurre algo que lo mas parecido a esto es el StormChoir. Me parce un coro mas universal que este y quiza menos versatil en parametros.

    Waxko
    1
  • Plodustol Pegalups
    #12 por Plodustol Pegalups hace 3 semanas
    Alguien escribió:
    Fluffy Audio
    Qué buen branding. Debe ser obra del mismo genio que pergeñó el concepto Fruity Loops.