Informática musical

Novation SL MkIII: lo probamos a fondo

Introducción

Controladores hay muchos, pero no que integren tan poderoso secuenciador de patrones como el que aquí se entrega, con 8 pistas polifónicas y capacitadas para registrar tanto notas como automatización de controles. Es el singular y afortunado encuentro controlador+secuenciador que proponen los nuevos teclados Novation SL MkIII, para erigirse en centro desde el que crear e interpretar música con sintetizadores. Como controladores son igualmente hábiles para su uso con sintes hardware o software vía MIDI y USB o incluso analógicos/modulares a través de voltaje. Pese a su potencial autónomo, no renuncian tampoco al control DAW que permite hacer físico el mezclador virtual de Cubase, Pro Tools y otros. Un control DAW especialmente intenso con Ableton Live (alcanza a la gestión de ‘clips’), Logic o Reason, haciendo disponibles sobre las pantallas y controles de los SL MkIII los parámetros de lo que estemos visitando en cada momento en estos DAW.

Una reunión de elementos que lo sitúa en una liga muy diferente a los Novation SL MkI y MkII u otros modelos Novation (Impulse, Launchkey, ...), pero también respecto al ingente océano de controladores de cualquier marca en la que podamos pensar. El incorporar este secuenciador integrado es sin duda el punto más diferenciador, diría que hasta exclusivo, y por tanto muy central en el concepto de los nuevos MkIII.

Novation SL MkIII

Secuenciador

Tiene unas capacidades que por sí mismas llamarían la atención dentro del terreno de los secuenciadores por pasos. Basta pensar en el precio de cualquier secuenciador de patrones que gestione múltiples pistas, para situar mejor lo que representan estos SL MkIII. Ofrecen nada menos que 8 pistas, polifónicas con 8 notas en cada paso. Pero sobre todo se demuestran usables para grabar y editar sin necesitar acudir a ningún elemento externo. Los Novation SL MkIII permiten realizar la creación de bases y temas sin abandonar el teclado y sin exigir usar ningún DAW (salvo por el deseo de acceder a sintetizadores y efectos en plugin).

La filosofía general del secuenciador es parecida (aunque crecida) a la de Novation Circuit, que a su vez toma prestadas ideas de la gestión de ‘clips’, popularizada por Ableton Live. Podemos disponer dentro de los SL MkIII de 64 patrones (8 por cada pista) e ir seleccionando en cada momento cuál patrón de cada pista debe sonar en combinación con los demás. Hay también botones que hace mutes y solos de esas mismas pistas del secuenciador interno para elegir las que deben sonar en cada momento (mutes y solos que son independientes de los que adicionalmente pueden controlarse remotamente sobre pistas DAW).

La ausencia de una matriz ‘completa’ para jugar con esos 64 patrones / clips (8x8) se resuelve con el juego de 2x8 pads y dos grandes botones ‘arriba/abajo’ a su izquierda para mover la parte ‘visible’ sobre los pads de esa matriz virtual con los 8 patrones de las 8 pistas. Hay también apoyo a través de colores e intensidades en la iluminación de los pads. Muy acertadamente se ofrece esa selección 2x8 en dos alternativas de visualización: con los 8 patrones de sólo dos pistas en las dos filas (sólo dos pistas, pero todos sus patrones), o con sólo dos patrones en vertical para cada una de las 8 pistas (sólo dos patrones pero todas las pistas). Se puede alternar muy rápidamente enntre ambas presentaciones, para aprovechar las ventajas de cada una según lo que deseemos hacer.

Prueba de Novation SL MkIII
Prueba de Novation SL MkIII
hispasonic.com

En el vídeo veréis explicada con bastante detalle la forma de uso y las posibilidades del secuenciador. El botón ‘patterns’ y el botón ‘steps’ ofrecen las dos vistas principales de este secuenciador. En una los pads permiten elegir los patrones que deseamos suenen en cada momento de entre los varios disponibles para cada pista, en la otra podemos editar en detalle en contenido de cada patrón.

Los patrones pueden registrarse paso a paso (pulsando en el modo ‘step’ un pad y, sin soltarlo, la/las teclas de las notas deseadas). También hay modo de grabación en tiempo real, corregida para encajarla en la rejilla de los pasos, es decir, con cuantización automática. Los patrones, por defecto de 16 pasos, pueden agruparse con facilidad para permitir grabar y reproducir bloques de mayor longitud (pulsando el primero y el último deseados, se repetirá esa selección en bucle).

En pura herencia de los más clásicos ‘step sequencers’, en cada patrón podemos elegir los pasos de inicio y final, así como la reproducción normal/invertida/zigzag/aleatoria. Posibilidades que pueden resultar desconcertantes a veces sobre patrones polifónicos, pero que resultan más que útiles en muchas ocasiones en función de cómo sea el contenido musical. Un ‘truco’ que he aplicado y funciona magníficamente para generar unas especies de 'breaks' automáticos es concatenar varios patrones en modo ‘forward’ seguidos de uno ‘random’ más corto. Se puede así conseguir que se produzca un relleno o cambio aleatorio cada cierto bloque de compases.

Sobre patrones ya grabados, la edición está muy bien resuelta pese a la complejidad del carácter polifónico, gracias al uso de las luces sobre las teclas. Los LED informan en cada momento de qué notas están activadas, tanto al reproducir como al editar/grabar. En el modo ‘step’ podemos visualizar, pulsando el pad correspondiente, qué notas están activas en cada paso, y podemos añadir nuevas notas o retirar las presentes (volviendo a pulsarlas para ‘apagarlas’). Es una solución realmente ágil para corregir errores ocasionales y en general retocar patrones. No está sin embargo tan accesible el recurso de la ‘transposición’: es a través de menú y con un encoder giratorio, pero permitiendo dejar configurado qué pistas deben transponerse y cuáles no (algo imprescindible para no afectar a las de percusión). Quizá pueda, para un futuro firmware, concebirse alguna forma más inmediata y ágil de ‘transposición’ durante la reproducción.

Hay también posibilidad de intervención a posteriori para modificar / corregir velocidad y duración de las notas, pero no algunas funciones como la del ‘disparo múltiple’ en un paso (que quizá pueda llegar en alguna actualización: Novation ha demostrado en sus productos recientes mucha voluntad y capacidad de añadir funciones por esta vía). Es posible también no sólo grabar sino añadir y corregir en tiempo real, dado que el secuenciador admite ‘overdub’ (grabar añadiendo a lo ya grabado nuevas notas o retirándolas).

Un aspecto también importante de este secuenciador es que en cada pista, además de las hasta 8 notas, se registran también los movimientos sobre hasta 8 controladores (faders, encoders, pedales, ruedas, aftertouch, etc.). Eso permite animar las secuencias por la vía del timbre, haciendo retoques del sonido durante el desarrollo de cada patrón. Además, el registro de esos movimientos es continuo, no está ‘cuantizado’ a un cambio por paso. Son contornos fluidos que respetan el dibujo hecho con el control físico. Para dejarlo más claro, un barrido de filtro o un gesto sobre el ‘pitch bend’ no quedará convertido en escalera. La grabación de estos controles opera en modo 'reemplazo' de manera que hay que tener cierta agilidad para 'parar' la grabación tras haber hecho una intervención sobre ellos.

Como alternativa al registro continuo de controladores, cuando sea útil una estrategia más rítmica con controles que cambian a salto en cada paso, al estilo de Elektron y sus ‘p-locks', hay también edición paso a paso de los controles: apretar un pad y mover un control. En todo caso, lo importante es hacer notar esa diferencia de enfoque frente a otros secuenciadores que cuantizan el control. Aquí hay mucha mayor flexibilidad: se permite tanto el uso de controladores 'por pasos' como de forma 'continua'. Hay una opción también para visualizar en las pantallas la actividad de los 8 controladores que hayamos podido registrar en un patrón. Las pantallas muestran el nombre y valor de los parámetros según está sonando (se accede desde la vista 'steps' pulsando el botón 'options').

Por cierto la grabación de notas y controles puede hacerse tanto desde el propio teclado como recibiendo mensajes MIDI externos, así que patrones ya desarrollados en otro entorno podrían capturarse en SL MkIII para llevarlos a pasear por los escenarios o seguirlos elaborando interactuando desde los SL MkIII.

Control de sintes y los ‘templates’

Para cada una de las 8 partes/pistas, podemos elegir una plantilla de control diferente (templates). Las plantillas asignan mensajes MIDI (CC, NRPN, aftertouch, notas, cambios de programa, etc.) a cada uno de los controles que ofrecen los SL MkIII: sus 8 faders, los 8 encoders, los 2x8 pulsadores, las dos ruedas, las 3 entradas de pedal (una de ellas para pedal contínuo), o incluso los 2x8 pads (sensibles a velocidad y a presión, capades de generar tanto notas como mensajes de controlador o aftertouch, etc.). Es más, los 8 encoders dan realmente acceso a un total de 16 destinos, porque a través de botones se conmuta entre dos juegos de mensajes generados desde ellos, duplicando su utilidad.

Las pantallas que hay bajo los encoders también la pantalla que existe junto a la hilera de 2x16 botones representan tanto los nombres de los parámetros como sus valores, para apoyar su ajuste y lectura.

Prueba de Novation SL MkIII
Prueba de Novation SL MkIII
hispasonic.com

Podemos llevar dentro de los MkIII (sin depender de conexiones ni software) hasta 64 plantillas para otros tantos instrumentos o efectos. De esas plantillas escogeremos las 8 que deseamos aplicar en cada ‘sesión’ (más sobre sesiones en otro apartado).

Varias plantillas vienen ya disponibles de origen para diferentes sintes hardware, y, tal como sucediera con los MkI / MkII, tanto Novation como los usuarios irán creando más y dejándolos a disposición de todos. La creación de plantillas propias se realiza usando ‘Components’, un software de Novation que está disponible en web o bien como aplicación autónoma que podemos descargar e instalar (Windows y MacOS). Incluso se pueden conservar directamente en un espacio ‘en nube’. Es también con 'Components' como podremos consultar y descargar plantillas ya disponibles para nuestros sintes. La comunicación con Components se realiza íntegramente vía MIDI.

Me ha gustado especialmente la buena sensación con los encoders giratorios. Son del tipo ‘sin detención’ de manera que al tacto ofrecen movimiento continuo, no a saltos. El agarre es cómodo. A diferencia de los controles de la serie MkII, que mostraban el valor nada más tocarlos, sin necesidad de alterar su valor, aquí es necesario actuar sobre los controles para poder ‘leerlos’. Excepción a ello son los encoder, que siempre están representados en sus pantallas dedicadas, otro detalle que los hace especialmente agradables en el uso.

Prueba de Novation SL MkIII
Prueba de Novation SL MkIII
hispasonic.com

También cómodo el perfil alto de los capuchones de los faders, que facilitar el movimiento, mucho más que los excesivamente ‘chatos’ presentes en los MkII. Otra diferencia con los MkI y MkII es que desaparece en los MkIII la posibilidad de programar la generación de mensajes SysEx desde los controles, algo que pocos realmente usábamos y que en sintetizadores recientes se ha ido reemplazando por el uso de NRPNs (que sí gestionan estos SL MkIII) o bien por el uso de controles ‘macro’ en las generosas rutas de modulación de cualquier sinte moderno. Pero no está de más advertirlo: no hay generación de SysEx en los MkIII (así que si es algo que estéis usando no malvendáis vuestros SL de generación anterior).

En común con todos los teclados semejantes que conozco, la resolución de los controles es todavía capaz de generar sensación 'a saltos' en unos pocos parámetros críticos (como la frecuencia de corte) pero al menos ofrece la posibilidad de activar uso a 8 bits y no a los 7 convencionales de MIDI.  Como referencia, 8 bits son los que ofrecen algunos sintes hardware como Roland System-8 en sus potenciómetros. En el caso de los encoders, que no tienen final de recorrido, podría pensarse en un firmware que eleve la acción resultante a más bits y use estrategias de 'aceleración' para facilitar su ajuste en ese rango más preciso, lo que conseguiría dejar en el olvido cualquier escalonamiento para aquellos pocos parámetros que pueden necesitarlo.

En cada una de las 8 partes / pistas, podemos además de elegir la plantilla definir si queremos que los mensajes MIDI correspondientes se envíen por uno o varios de los múltiples destinos posibles: USB, salida MIDI Out1, salida MIDI Out 2, o alguno de los 2 juegos de conectores de control por voltaje (con pitch/gate y una señal ‘mod’ en cada uno que podemos asociar al control físico deseado). Por supuesto en el caso de USB y MIDI elegimos también qué canal MIDI deseamos usar para cada parte/pista. Amplia flexibilidad por tanto para configurar todo a la medida de las necesidades de nuestro entorno de sintetizadores.

Prueba de Novation SL MkIII
Prueba de Novation SL MkIII
hispasonic.com

No falta tampoco una salida de clock analógico para poder controlar el tempo de equipos analógicos externos y configurable en los estándares habituales. Por supuesto hay también MIDI clock.

Las sesiones

Además de guardar plantillas (templates) y patrones, otro concepto importante en SL MkIII son las sesiones. Una sesión es un conjunto de 8x8 patrones más una selección de un template y configuración para cada pista. El uso más previsible sería el de una sesión por cada tema, organizando todos los patrones y los elementos de control que necesitemos.

De estas sesiones podemos guardar internamente 16 dentro de los Novation SL MkIII. Externamente y de nuevo usando ‘Components’ es posible contar con copias de seguridad, ya sea en nuestro ordenador o incluso con datos en nube. Por cierto, las sesiones y templates se guardan en ficheros .syx (sysex), lo que permitiría cargarlos incluso sin contar con Components.

El paso entre sesiones puede hacerse 'en caliente', sin tener que pulsar stop. Y puede ser tanto un cambio instantáneo como diferido al final del patrón actual.

Funciones como teclado maestro (zones)

A través de los botones rectangulares que están debajo de los 8 encoders y encima de los pads, elegimos qué instrumento / parte queremos interpretar desde el teclado en cada momento y automáticamente el ‘template’ correspondiente queda asociado a todos los controles. Es por tanto fácil pasar de un instrumento a otro para interpretarlos ‘a teclado completo’. Pero es posible también activar un modo ‘zones’ que permite distribuir por el teclado aquellas partes que deseemos, ya sea superpuestas en capas o distribuidas en zonas de teclado disjuntas o solapadas. Los LEDs sobre tecla representan esa situación ‘multi-zona’, capaz de reunir sobre un único teclado el uso de sonidos desde diferentes instrumentos, interfaces y canales MIDI.

Prueba de Novation SL MkIII
Prueba de Novation SL MkIII
hispasonic.com

Para una de las zonas podemos también activar un arpegiador con los controles clásicos (como arriba, abajo, zigzag, aleatorio…) y el añadido de poder configurar un patrón de ‘activaciones’ de nota que no sea el manido y cansino ta-ta-ta-ta-… estrictamente repetitivo sino que pueda tener silencios y reposos que abran huecos durante el desarrollo del arpegio.

Hablando del uso como teclado maestro, haré mención también a la posibilidad de aplicar correcciones de escala. Con múltiples tipos (mayor, menores natural/armónica/melódica, dórica, frigia, mixolidia, bebop, blues…) la activación de una escala y la elección de una nota tónica (raíz o arranque de la escala) hace que el teclado ilumine sólo las teclas pertenecientes a la misma. Además puede silenciar o corregir las notas que lleguemos a interpretar fuera de la escala elegida, con lo que la generación de ideas musicales y la improvisación se pueden beneficiar de esa ‘corrección automática’ que asegure permanecer contenidos en el esqueleto que define la escala.

Control de DAWs

Un pulsador dedicado (‘InControl’) hace que todo el panel (a excepción de las teclas de piano) se convierta en un control remoto de nuestro DAW. Cuando está activado se cuenta con control físico de la mezcla virtual del DAW, con los niveles de las pistas en los faders, las panorámicas en los encoders, mutes/solos y rec arm de cada pista en los 2x16 pulsadores. Los botones dedicados de avance y retroceso de pistas (track) permiten en proyectos con más de 8 pistas moverse por todo el juego amplio de canales que tengamos abiertos en el DAW. Los nombres de las pistas aparecen por arte de magia en las pantallas bajo los encoders y ayudan a saber qué estamos editando en cada momento. También los controles de la sección de transporte (rew, ffwd, play, stop, rec, etc.) dejan de controlar el secuenciador interno si está activo el pulsador ‘InControl’ y pasan a gobernar el transporte del DAW.

En mi caso he usado esta función de control de mezcla con Cubase, sin más que indicar en Cubase (configuración de dispositivos) que quería usar un control remoto de tipo ‘HUI’ y elegir en qué puerto MIDI está presente ese control. Los MkIII ofrecen vía USB varios puertos: un puerto de 16 canales MIDI sólo para USB, otros puertos vía USB que clonan lo que entra y sale por los conectores MIDI DIN, y también un par de puertos entrada y salida dedicados en exclusiva a la función ‘InControl’. De esa forma nunca hay error ni conflicto entre el uso para control DAW vía InControl y la información de notas y control de sintetizadores que viajan por el mismo cable USB pero usan puertos diferentes.

El control DAW funciona sin complicaciones ni instalaciones adicionales: se acabó con estos SL MkIII el antiguo ‘Automap’ que los conocedores de los MkI y MkII aún recordamos. Personalmente nunca había llegado a instalar Automap, por el engorro de tener configurar y aprender otro software más. La solución HUI es la que adoptan la mayor parte de los controladores DAW en la actualidad y resulta cómoda e inmediata de configurar.

El control más allá de los ajustes de la mezcla y entrando en los parámetros de cada sinte o efecto no está previsto como tal en HUI, y es algo que los más amigos de Automap pueden añorar. Realmente a día de hoy, con la popularización del ‘MIDI Learn’ es bastante más cómodo usar esas funciones presentes en casi cualquier software, con lo que el adiós a Automap lo doy por bienvenido. Ya no me remorderá la conciencia el no tenerlo instalado.

Es más, en el caso de Live, Logic y Reason, Novation cuenta con mecanismos para hacer factible usos más allá de la mezcla (instalando en ellos unos scripts que pueden descargarse de la web Novation). En concreto con Ableton Live hay gestión de los clips desde la matriz de pads cuando estamos en modo ‘InControl’, de forma parecida a como ya se podía hacer con Launchkey. No en vano Novation ha trabajado junto a Ableton para definir estos MkIII, buscando llegar a unos controladores con el máximo de integración con Live.

Y tanto para Live como para Logic y Reason los scripts hacen que los encoders y demás controles sepan automáticamente qué sinte soft o qué plugin tenemos seleccionado y nos den acceso a sus parámetros más importantes. Los controles se adaptan a lo que tengamos seleccionado, incluso sus nombres y valores, que en el caso de los encoder quedan representados en sus pantallas asociadas (el resto de los controles también lo muestran pero en la pantalla compartida junto a los 2x8 pulsadores).

Conclusiones y resumen

El mercado de los teclados controladores está más que sobresaturado. Sobresalir en él exige salirse de lo ordinario de alguna forma, ya sea por estética, por funciones, por calidad de construcción, por precio o por cualquier otra causa.

Novation ha acertado a crear en los SL MkIII una combinación desconocida y que puede ser muy bien recibida por ese creciente grupo de usuarios interesados por irse despegando del ordenador para la interpretación y la creación, aunque sin renunciar a las abrumadoras posibilidades que los DAW y los plugins ofrecen. Personas que buscan integrar equipos hardware y no sólo software y sobre todo tener 'a mano' cuantas más herramientas de control físico mejor, arrinconando al máximo el ratón.

Los Novation SL MkIII introducen en el teclado controlador un secuenciador, pero no como un adorno o un pegote de última hora, sino como un elemento central y ambicioso en sí mismo. Un secuenciador que aguantaría el tipo como equipo independiente y que integrado en un teclado de control supone un nuevo concepto. La filosofía 'por pasos' y 'de patrones' habla ya de un cierto tipo de usuarios y de estilos musicales. Pese a todo lo que ofrece, hay, como siempre, cosas que unos y otros podríamos poner en una lista de deseos, pero al menos sabemos que Novation sí escucha y es ágil en implementar lo que los usuarios piden e incluso más allá de lo que imaginan. Todo ello sin olvidar que es muy difícil encontrar, incluso en formatos dedicados y de muy elevado precio, secuenciadores polifónicos por pasos con nada menos que 8 pistas y registro de información de control además de la de notas. Un controlador más un secuenciador medianamente capacitado y con tan generosa conectividad dispararía el presupuesto y la complicación de equipamiento y cableado.

El tacto del teclado y de los encoders lo he encontado muy agradable. Lo mismo puedo decir de los pads, afortunadamente con superficie algo mayor que los de Launchkey, con lo que su manejo es mucho más cómodo y seguro. Son todos ellos controles muy ágiles y agradables.

El control de la mezcla en DAW funciona magníficamente y es sencillo de configurar, siendo los faders de una longitud suficiente. Y para quienes usen Logic, Reason y especialmente Live, las posibilidades en el control de sus DAW quedan notablemente ampliadas, llegando automatizar el uso de instrumentos y efectos plugin.

El precio indicativo (634€ el 49SL MkIII y 740,50€ el 61SL MkIII) puede parecer algo elevado en comparación con otros controladores, y lo sitúa entre los de alta gama. Pero se ve de otra forma cuando se considera un secuenciador tan potente como el que aquí se ofrece, las facilidades amplísimas con Ableton/Logic/Reason (más estandar con otros DAW), y la capacidad generosa de conexión a través de USB, dos MIDI Out independientes y dos juegos de tres señales CV que añaden al pitch/gate típico una más que bienvenida señal 'mod' continua en cada trío.  Y es que aunque hay muchos controladores (y más baratos) disponibles, esta combinación control+secuenciador+conectividad encaja con un perfil de usuario muy 'electro' que gustará de encontrar en un único equipo esta reunión de funciones.

  • 49/61 teclas iluminadas y con velocidad y aftertouch
  • 8 faders, 16 pads con presión, 8 encoders, 2 ruedas, 3 pedales, >32 botones
  • Controlador con 8 zonas (hacia sendos instrumentos/destinos)
  • Plantilla de control personalizable para cada zona con decenas de parámetros
  • Secuenciador de patrones por pasos con 8 pistas polifónicas
  • Combinación de patrones con matriz al estilo ‘clips’ de Live
  • Registro de mensajes de control en los patrones (tanto paso a paso como ininterrumpidos)
  • Control de mezcla DAW a través de HUI, y ampliado en Live, Logic y Reason
  • Funciones de arpegiador y corrección a escalas
  • Conectividad muy generosa, tanto MIDI como CV

Aunque creo que casi nunca debería ser algo que determine el sentido de nuestras compras, se incluyen licencias para Ableton Live Lite, el plugin Addictive Keys como instrumento, y 4 GB de muestras de Loopmasters.

Más información | novationmusic.com

Pablo Fernández-Cid
EL AUTOR

Pablo no puede callar cuando se habla de tecnologías audio/música. Doctor en teleco. Ha creado diversos dispositivos hard y soft y realizado programaciones para músicos y audiovisuales. Toca ocasionalmente en grupo por Madrid (teclados, claro).

¿Te gustó este artículo?
14
Comentarios

Regístrate o para poder comentar