Informática musical

Palette, cuatro nuevas librerías para hacerlo todo

¡Tenemos nuevo jugador en la ciudad! No es habitual que un nuevo desarrollador de librerías aparezca de la nada con un lanzamiento múltiple y muy ambicioso. Este es el caso de Red Room Audio, una compañía que ha aparecido de golpe con un lanzamiento a cuatro. Tiene parte de su explicación en el hecho de que Red Room Audio es una compañía hermana de Impact Soundworks (de los que hablamos en otra review), y su fundador ha trabajado con muchos otros desarrolladores en librerías orquestales. Pero vamos al lío, que hoy se llama Palette.

La línea Palette se compone de cuatro librerías, una principal llamada Palette: Symphonic Sketchpad (literalmente, bloc de dibujo sinfónico), y tres librerías más denominadas Palette: Brush Pack 01/02/03 (literalmente, paquete de pinceles, por seguir con la analogía pictórica). Son librerías complementarias que pueden adquirirse juntas o por separado, dedicadas cada una de ellas a un aspecto concreto de lo necesario para realizar música orquestal para audiovisuales. Las analogías con el mundo del dibujo son muy acertadas, ya que Palette permite realizar esbozos muy realistas de una pieza orquestal, y añadir los detalles más específicos con los “packs de pinceles” para crear un producto terminado.

Ya comentó acerca del lanzamiento de esta librería nuestro querido hispasónico Javier Arnanz en este hilo, donde además podéis escuchar un ejemplo que realizó él con Palette. Veamos un poco más de cerca este conjunto de librerías.

¿Qué es Palette?

Pallete es un conjunto de cuatro librerías para Kontakt Player 5.6.8 y superior (no es necesaria la versión completa de Kontakt), con un tamaño aproximado (sumando los cuatro volúmenes) de unos 70 GB comprimidos en el formato de NCW de Native Instruments. Al ser librería para Kontakt Player, es compatible con el hardware de Native Instruments y el sistema NKS. Incluye una orquesta completa y diversos extras para realizar producciones híbridas, y dada la cantidad de contenido, se ha repartido en los cuatro volúmenes que decíamos.

Palette: Symphonic sketchpad es la librería principal e incluye cuerdas, metales, maderas, percusión, coro y una sección de sinte especialmente diseñado para los trailers y música orquestal híbrida, además de un piano y un arpa como bonus.

Palette Brush Pack 01: Melodics, se dedica a los instrumentos con true legato, y encontramos 17 patches diferentes, tanto de instrumentos solistas como de las combinaciones más habituales en música orquestal.

Palette Brush Pack 02: Orchestral FX está dedicada a todos los efectos orquestales aleatorios (clusters, rises y falls, etc) para cuerdas, maderas y metales.

Palette Brush Pack 03 Runs & arps está dedicada a escalas y arpegios pregrabados de maderas y cuerdas, con muchas diferentes escalas y arpegios sincronizadas con el tempo de nuestro DAW.

Todos esos volúmenes juntos realmente cubren todo el espectro de lo que podemos hacer con nuestra orquesta virtual, con una interfaz consistente entre todos los instrumentos, multitud de articulaciones y variedad y tres posiciones de micrófono.

Descarga, instalación e interfaz

Las librerías están disponibles para compra y descarga en la página www.redroomaudio.com. Lo interesante es que con un solo número de serie es posible activar una o más de las librerías, de modo que basta con copiar las librerías que tengamos dentro de la misma carpeta genérica “Palette” para que Native Access reconozca todas las que tengamos con un solo número. Bastante cómodo, la verdad, ya que no hay que preocuparse de agrupar las carpetas y luego activar las 4 librerías por separado. A la hora de navegar por los contenidos, cada librería que tengamos tendrá su propio “bloque” dentro de la pestaña libraries de Kontakt.

La interfaz, como comentaba más arriba, es totalmente homogénea entre las librerías, con algunas particularidades dependiendo del módulo.

En la parte superior tenemos las articulaciones con sus correspondientes Keyswitches, y junto a ellas el gestor de articulaciones proveniente de Impact Soundworks TACT (siglas que corresponden al exótico nombre de “tecnología de control total de articulaciones”). Básicamente el TACT es un sistema gestor de las condiciones de disparo de las articulaciones, de tal manera que como usuarios podemos definir si las articulaciones son disparadas por un CC, un keyswitch permanente o temporal, la velocidad de pulsación, etc. Es incluso posible incluir dos condiciones en secuencia, de modo que podemos ajustar el instrumento de manera que un CC seleccione las articulaciones cortas, y que la velocidad de pulsación dispare una u otra, por ejemplo. Es un sistema muy flexible y merece la pena bucear un poco en él para personalizar el comportamiento del instrumento a nuestro flujo de trabajo.

Debajo de las articulaciones tenemos las posiciones de micrófono, los ajustes, y un rack de efectos. En los micros podemos elegir o combinar a nuestro gusto las posiciones cercanas, decca y Hall, y en los ajustes podemos definir el comportamiento de los round robins, la respuesta a la pulsación de nuestro controlador, o activar una opción avanzada de crossfade de capas dinámicas, por ejemplo.

Por último, en la parte inferior de la interfaz tenemos los controles CC más importantes, para tener información visual del estado del instrumento. Estos controles por defecto de la librería son la modulación y la expresión (CC1 y CC11, imprescindibles en un instrumento orquestal), el vibrato (asignado al CC4) y el tremolo o flutter (CC2). Este último control sí es una novedad que me ha parecido muy, muy útil, y es que la librería tiene programado un crossfade muy suave y bien conseguido entre las articulaciones sustain y tremolo o flutter (dependiendo de si usamos cuerdas, maderas o metales). Es decir, tocando una nota sustain y aumentando el valor del CC2, esa nota sustain se transforma poco a poco en la articulación tremolo o flutter. Para tocar, me parece una mejora fantástica, y da un resultado muy natural a la hora de pasar de sustain a tremolo, como harían unos instrumentistas reales.

Interfaz Sketchpad
Interfaz de Symphonic Sketchpad
red room audio

Los cuatro volumenes de Palette

Symphonic Sketchpad

Este bloc de dibujo orquestal es la librería esencial de la serie, e incluye todas las familias orquestales junto con unos cuantos extras no tan habituales en las librerías todo-en-uno.

En las familias más tradicionales (cuerdas, maderas y metales) llega la primera sorpresa de la librería. Cada conjunto se proporciona en dos tamaños, sección completa sinfónica y sección de cámara (con aproximadamente la mitad de intérpretes), de modo que tenemos 6 instrumentos en total con las mismas articulaciones y calidad de sonido. Si no fuese por la cantidad de espacio que ocupa, casi me dan ganas de reclamar a los desarrolladores que trabajasen así siempre, porque la posibilidad de trabajar con conjuntos grandes o de cámara nunca está presente en una sola librería. En realidad, es como tener dos orquestas en una sola librería, literalmente. En esto le doy un 10 a Red Room, me parece una idea genial.

Las articulaciones incluidas son las más habituales, a excepción del legato (que se incluye en el segundo volumen de Palette). Tenemos 8 o 10 articulaciones por sección, desde las articulaciones sustain, a diferentes tipos de notas cortas (spiccato, staccato, tenuto, etc) a trinos o tremolos / flutter. Mucha variedad y todo lo esencial para el 90% de necesidades habituales de la orquesta.

El instrumento de percusión orquestal es un poco diferente, ya que se incluyen los instrumentos de percusión sinfónica más habituales en un solo patch, distribuidos en las diferentes octavas del teclado. Tenemos desde Gran Casa, caja o toms, a piatti, chimes o pandereta. Aunque están en un solo patch, es posible editar la afinación, el panorama, el volumen o la ecualización de cada instrumento, para hacer nuestra sección de percusión a nuestro gusto sonoro.

Con relación a la percusión, tenemos en patches separados a los instrumentos de afinación definida. El primero, los timbales sinfónicos, distribuidos en tres zonas diferentes del teclado. Las dos primeras zonas son para los golpes de la mano izquierda y derecha por separado, de modo que podemos interpretar en el teclado como si fuéramos un timbalero real. La tercera zona incluye redobles de timbal cuya dinámica controlamos con la rueda de modulación. Además de los timbales, tenemos también por separado Campanólogo, xilófono, marimba y glockenspiel.

También se añaden tres elementos a este volumen que no son nada frecuentes, un piano con un sonido bastante detallado que se mezcla perfectamente con la orquesta sinfónica, un arpa también bastante detallada y con un “creador de glissandi” para hacerlos más realistas, y por último un coro como parte integrante de la orquesta sinfónica. El coro suena muy bien, y aunque no tiene un creador de palabras ni sílabas preconfiguradas, tenemos staccati y sustain tanto de coro masculino como de femenino y con las vocales más habituales (ah, oh, mm). Todos los instrumentos se han grabado en la misma sala y en posición, de modo que se mezclan prácticamente solos. El estándar de todas las grabaciones ha sido con tres capas dinámicas y hasta 7 round robins. La verdad es que la librería está muy optimizada tanto en consumo de RAM como en tamaño en disco para todo lo que incluye.

El sonido de todos los instrumentos es bueno, aunque esto no es decir nada nuevo en las librerías orquestales de hoy día. Lo que si es particular es que la grabación de las muestras y la elección de la sala es más parecida a lo que se hace casi siempre en Hollywood. Me explico, la sala donde se ha grabado no es un enorme auditorio, sino un estudio de grabación orquestal. Esto implica que, incluso con los micros Hall (colocados más lejos de los músicos), no hay un ambiente “cocinado” desmesurado, sino simplemente ambiente de sala, relativamente seco. Esto tiene dos ventajas, a mi modo de ver. La primera es que, al no tener tantísimo ambiente, pero tampoco carecer totalmente de él, con un poco de la reverb de nuestro DAW podemos mezclar fácilmente los sonidos de Palette con otras librerías que utilicemos o utilizarlos sin reverb para dar definición a otras librerías más “airosas”. La segunda ventaja tiene que ver con la manera de realizar música cinematográfica en Hollywood (y muchos otros sitios, claro), utilizar la sala donde se graban los instrumentos para dar precisamente eso, ambiente de sala natural, y añadir una cola de reverb bonita simplemente para embellecer el sonido. Usando exclusivamente Palette, simplemente con utilizar nuestra reverb algorítmica favorita para dar una cola larga a nuestros temas tendremos un sonido claro y espacioso pero muy definido.

Más allá de la orquesta completa que acabamos de comentar, Symphonic Sketchpad incluye otras secciones y herramientas para constituir un producto terminado diseñado para todas las aplicaciones orquestales en audiovisuales.

Primero, se incluye un sintetizador sustractivo de dos capas (es decir, que es posible combinar dos formas de onda para configurar un sonido), de manejo sencillo pero con un buen número de presets “cinematográficos”. Podemos elaborar nuestros propios sonidos combinando las 22 formas de onda de sintes clásicos, y además añadir movimiento gracias a un wobbler/ gater controlado por un LFO y el mismo rack de efectos de toda la librería.

Por otro lado, tenemos las herramientas para trailers (Trailer Tools), que incluye un montón de efectos sonoros típicos de los trailers (sub-boom, risers, braams, etc), para añadir los efectos puros de trailer tipo Transformers. Estos efectos se dividen en categorías, y una vez seleccionada una, tendremos todos los efectos correspondientes mapeados en el teclado.

Para que escuchéis las librerías cuanto antes, aquí aprovecho para dejaros la demo que nuestro compañero hispasónico Javier Arnanz ha hecho para Red Room Audio (la composición, fantástica tal y como nos tiene acostumbrados Javier):

Brush Pack 01 - melódicos

El primer pack de pinceles viene en una segunda librería, dedicada en exclusiva a los instrumentos melódicos y las combinaciones de los mismos. Esta librería me ha parecido especialmente interesante, porque sí que supone un añadido que funciona perfectamente por sí mismo, y porque el concepto de combinaciones de instrumentos grabados juntos (con los dos o tres músicos tocando juntos en la sala) es bueno por varias razones. Por un lado, ahorra tiempo, claro, y además nos permite aprender un poquito más de orquestación y descubrir auditivamente las combinaciones que suenan bien y por qué. Por otro lado, el sonido de dos instrumentos tocando juntos no es exactamente reproducible con naturalidad con diferentes instrumentos solistas secuenciados al unísono o en octavas.

Las casi imperceptibles diferencias de entonación y afinación que se producen entre los músicos tocando juntos o por separado añaden naturalidad a estas combinaciones (por ejemplo, para los instrumentos tocando en octavas), y todas esas pequeñas diferencias imperceptibles son las que dan ese pequeño plus de realismo a nuestros mockups.

Melodics contiene diecisiete instrumentos diferentes, tanto en combinación como solistas, y a pesar de su nombre, no están exclusivamente dedicados al legato para realizar melodías, sino que todos ellos incluyen 8 o 9 articulaciones, consistentes con la librería principal (además del legato, se incluyen cuatro variedades de notas cortas o sustains con vibrato y sin vibrato, por ejemplo).

Los instrumentos pueden dividirse en tres categorías principales: combinaciones en octavas, combinaciones unísono e instrumentos solistas. Dentro del primer grupo tenemos varias de las más habituales en orquestación, como violines I y II tocando en octavas, contrabajos y celli, flauta y piccolo, o trompetas, entre otros. Se incluyen también combinaciones no tan manidas, como las violines y trompas en octavas o fagot y oboe. Dentro de las combinaciones al unísono tenemos cuerdas y metales graves juntos y también la combinación de trombones y tuba.

Por último, se incluyen bastantes instrumentos solistas para detallar nuestra orquestación, violín, cello, flauta, oboe, trompeta, y trompa tanto solista como en sección a 6 (¡nunca se tienen demasiadas trompas para hacer música cinematográfica, ni suficientes cuerdas graves!).

Interfaz de Melodics
Interfaz de Melodics
Red Room Audio

El legato de todos los instrumentos es brillante, la verdad, sin phasing perceptible al cambiar entre capas dinámicas, y con la posibilidad de modificar el comportamiento del legato en cuanto a volumen y duración. Además, los instrumentos no sólo incluyen el legato, sino también todas las demás articulaciones con el mismo nivel de control que existe en la librería principal de Palette. Las combinaciones son utilísimas para añadir color fácilmente a nuestras orquestaciones (basta sustituir una línea que hayamos hecho con un fagot o una trompeta por una combinación para obtener inmediatamente un color distinto). Los instrumentos solistas aguantan bien el tipo, sobre todo las maderas y la trompeta, con un sonido limpio que encaja muy bien con las secciones incluidas en Symphonic Sketchpad. Las dos cuerdas solistas funcionan bien en pasajes lentos y a medio tempo (siempre que añadamos una reverb generosa), y las articulaciones cortas son perfectas para añadir a la sección completa de cuerdas y ganar en definición y “engordar”.

Si tuviera que recomendar dos librerías juntas de las cuatro que componen Palette, serían sin dudarlo la librería principal y esta librería de instrumentos melódicos. Con las dos tenemos la ventaja de utilizar ensembles para realizar nuestros esbozos, y las combinaciones e instrumentos solistas más habituales para añadir detalle.

Las otras dos librerías que forman parte de los Brush Packs son más específicas, para unos usos también muy habituales en la música para lo audiovisual y videojuegos, los efectos orquestales en el caso del segundo Brush Pack y las escalas y arpegios pregrabados del tercero.

Brush Pack 02 - Orchestral FX

Como decíamos, estos dos volúmenes son complementarios de los anteriores de la serie, dedicados a elementos específicos que habitualmente se tratan en librerías independientes.

Por un lado, tenemos el mundo de los efectos aleatorios orquestales, de los cuales hay muchas librerías en el mercado, siendo como son sonidos que se utilizan mucho para temas de terror, crear ambientes, y también en trailers. Los efectos orquestales son, como es lógico, imposibles de recrear con librerías convencionales, y Palette aprovecha a los mismos músicos y cadena de grabación para proporcionar numerosos efectos homogéneos entre las cuatro familias de la orquesta (cuerdas, maderas, metales y coro). Los efectos que podemos encontrar son atonales, y se dividen en diferentes categorías activadas por keyswitches. Una vez activa la categoría, todos los efectos diferentes de esa categoría se ubican en las diferentes notas del teclado. La homogeneidad de la que hablaba se traduce también en el mapeo de los diferentes efectos, de modo que todos los efectos de las diferentes familias están bajo el mismo keyswitch y nota del teclado, haciendo la superposición de efectos un asunto de coser y cantar. Una vez encontrado el efecto de cuerdas que queremos utilizar, por ejemplo, basta con cargar el instrumento de metales o maderas y seleccionar el mismo canal MIDI. ¡Listo! Una sola nota disparará los efectos idénticos de las diferentes familias.

En general, se incluyen todas las categorías necesarias como efecto, sin orquestaciones especialmente complejas. Desde los rises y falls (glissandi hacia arriba o hacia abajo en tono interpretados por las diferentes familias), diferentes clusters cortos y medios, y también texturas atonales creadas por cada familia. Hay mucha variedad de efectos, y aunque son elementos que yo utilizo muy poco para el tipo de música que hago, para aquellos que hacen más trailers y música de terror, son imprescindibles si se tiene alguna de las otras librerías de Palette, sobre todo por disponer del mismo sonido, músicos, sala, e interfaz y poder añadir los efectos con muy poco trabajo de programación o mezcla a nuestros temas.

La interfaz tiene todavía un truco debajo de la manga, y es que la parte derecha nos muestra la forma de onda del efecto seleccionado en cada momento, y nos proporciona varias herramientas para manipular el sonido. Podemos mover los puntos de inicio y fin de la onda y cambiar la duración del efecto, y también controlar el loop del sonido, haciendo que vaya hacia adelante, reverso, e incluso que haga loop en ping-pong. Importante para encajar los efectos dentro de nuestra composición es el control sobre el volumen, el panorama y sobre todo, la afinación. Cualquier cambio que hagamos se mantiene siempre que el patch esté abierto.

Además de los cuatro patches dedicados a cada una de las familias, la librería incluye un quinto instrumento: un constructor de efectos. Este nos permite construir nuestra combinación de efectos de forma sencilla en una sola interfaz, y además tenemos los mismos controles que en los instrumentos individuales, de modo que podemos usar diferentes efectos, con diferente afinación, duración, o en loop o no. Muy flexible, y más cómodo que incorporar los cuatro instrumentos individuales si queremos hacer una mezcla rápida.

Interfaz Palette
Vista de la interfaz de efectos orquestales.
Red Room Audio

Palette Brush Pack 03 - Runs & arps

El último Brush Pack está dedicado a las escalas y arpegios pregrabados y sincronizados con el tempo de nuestro DAW. Todo el que hace orquestales sabe que crear escalas rápidas de cuerdas o maderas, o arpegios rápidos realistas es prácticamente imposible, y nos vemos forzados a utilizar trucos de programación extraños. El último volumen de Palette viene a llenar ese vacío, solventando además de forma muy ingeniosa alguna de las limitaciones que conllevan las escalas pregrabadas (de sincronización y falta de flexibilidad).

Las escalas y arpegios pregrabados en las librerías existentes, a mi modo de ver, tienen dos limitaciones fundamentales: la variedad bastante pequeña de modos y variedad de escalas disponibles (en algunos casos sólo mayor y menor, desde la tónica hasta la octava), y la dificultad que conlleva sincronizar las escalas con el tempo de nuestro proyecto y que encajan en nuestra pieza.

Con respecto a la primera limitación, Red Room ha decidido incorporar muchos modos diferentes, y también diferentes variedades de escalas y arpegios. Como en toda la línea Palette, la prioridad ha sido la homogeneidad, por lo que tenemos las mismas escalas, arpegios y variedades de inicio y fin de forma idéntica en todos los instrumentos.

Dentro de los modos disponibles para las escalas, tenemos los modos mayor, menor natural, menores melódica y armónica, cromática y escala de tonos, y hasta 13 variaciones de escalas (de una o dos octavas, arriba o abajo, comenzando en la tónica o la quinta…). En el caso de los arpegios, hay cuatro modos disponibles y tenemos siempre arpegios arriba y abajo, comenzando en la tónica, la tercera, la quinta o en la octava superior. En total, nos indica Red Room que hay en torno a 2400 escalas y arpegios incluidos, que es una auténtica barbaridad.

Con respecto a la sincronización, los instrumentos nos regalan un par de trucos muy buenos. La opción Downbeat Sync hace que, sin importar en qué tiempo del compás comencemos nuestra escala, la nota final siempre caiga "a tierra" en el primer tiempo del compás siguiente. El dial In Quantize nos permite cuantizar el inicio de la escala al valor de nota que queramos. Es decir, podemos ajustar la cuantización a Negras y activar la opción de sincronización, y aunque pulsemos la tecla “mal” o fuera de tempo, la escala arrancará en la primera negra siguiente del compás y terminará exactamente a tierra del siguiente. Difícil fallar.

Otro buen añadido es que la interfaz tiene una opción Drag & Drop para extraer las notas MIDI de cada una de las escalas y arrastrarlas a una pista de nuestro DAW, con lo cual hacer layer con otro instrumento o con una librería diferente es facilísimo.

Aquí os dejo otra pista de demostración, en la que se utilizan todas las librerías, incluidos los efectos orquestales y muchos de los instrumentos:

En resumen...

Palette se ha lanzado como herramienta completa para realizar música orquestal e híbrida, especialmente orientado a audiovisuales y videojuegos, con un gran volumen de contenido que han repartido en cuatro librerías diferentes, pero totalmente complementarias.

La joya de la corona, Symphonic Sketchpad, contiene la mayor parte de lo que necesitamos para arrancar en este mundillo, con muy buena calidad de sonido y las articulaciones más importantes, todas las secciones y varios instrumentos extra, aunque no con el nivel de detalle de librerías más especializadas. En ese sentido, Palette se enmarca en la familia de librerías generalistas tipo Albion o Symphobia. El añadido del primer volumen de “Pinceladas”, dedicado a los instrumentos melódicos y solistas con true legato le añade un nivel de definición y una flexibilidad mucho mayor, y si vuestro interés también incluye los efectos orquestales o queréis añadir escalas rápidas y arpegios realistas en vuestros temas, las pinceladas 2 y 3 son para vosotros.

El sonido de las librerías es limpio y razonablemente seco, o que permite mezclarlas bien con otras librerías que ya utilicéis, y el hecho de que la interfaz, controles, articulaciones y modo de grabación de las muestras sea idéntica entre todas las librerías, facilitan el uso de tantos patches como incluyen las cuatro librerías en su conjunto.

El hecho de que sea una librería modular en su concepto hace que podamos arrancar con cualquiera de los volúmenes que nos interese, y añadir los demás según los pudiéramos necesitar, con un descuento acumulado entre ellas. Desde Red Room nos comentan que Palette no se quedará aquí, y que hay más contenido previsto a medio plazo. Como dije al abrir la review, ¡tenemos nuevo vecino en la ciudad!

Pros

  • Con Symphonic Sketchpad tenemos todos los instrumentos necesarios para hacer música orquestal, hasta el punto de que el “bloc de dibujo” incluye coro, piano, arpa y herramientas híbridas como un sintetizador o los efectos para trailers.

  • Añadir el Brush Pack 01 a la librería principal nos da la posibilidad de utilizar 17 instrumentos solistas o combinados con muchas articulaciones y true legato, rellenando el hueco de la librería principal y dándonos la capacidad de escribir mucho más detalladamente.
  • La consistencia entre los instrumentos, articulaciones, posiciones de micrófono y la tecnología detrás de las librerías hacen que el flujo de trabajo sea muy, muy rápido.

Contras

  • He echado de menos la posibilidad de tener más patches específicos, para poder utilizar instrumentos agudos o graves, o instrumentos diferentes de notas cortas o largas (esto no implicaría más samples, sino simplemente más patches), para poder jugar con más flexibilidad con respecto a mezcla y reverb.
  • Como en todas las librerías de ensembles y no secciones o instrumentos individuales, la comodidad va a cambio de la flexibilidad, y hay cosas muy específicas escribiendo para cuerdas o maderas que no es posible hacer, y algunas que sólo son posibles dando unos enormes rodeos de programación (algo menos en las maderas porque hay flauta y oboe solo en el Brush Pack 01).
  • A pesar de la flexibilidad y los trucos en la librería de escalas y arpegios, el límite todavía es que, para cubrir todas nuestras posibles necesidades, deberían incluirse casi todos los modos, y que todos ellos se usaran en escalas y arpegios. Esto daría la posibilidad de utilizar los arpegios para servir de base de un tema, y no sólo para introducir rellenos difíciles de programar de forma realista con samples ordinarios.

Detalles y requisitos

Las cuatro librerías que componen la línea Palette están disponibles para Kontakt Player 5.6.8 superior.

Palette se compone de una librería principal Symphonic Sketchpad, y los diferentes Brush Packs 01 al 03, dedicados a los instrumentos melódicos, los efectos orquestales y las escalas y arpegios, respectivamente. Todas las librerías en su conjunto ofrecen en torno a 70 GB de contenido, con tres posiciones de micro y el mismo tipo de interfaz y posibilidades, homogeneidad en la selección y grabación de articulaciones y con los mismos músicos en la misma sala en todas las librerías. Los músicos pertenecen a la Sofia Session Orchestra y la librería se ha grabado en los estudios FourForMusic de Sofía, en Bulgaria.

A fecha de publicación, Symphonic Sketchpad tiene un precio de 299$, y cada uno de los Brush Pack, 199$. Al adquirir más de una librería se acumula un descuento creciente, que puede llegar al 15%.

Más información, demos y vídeos en www.redroomaudio.com

¿Te gustó este artículo?
8
Comentarios

Regístrate o para poder comentar