Sintetizadores

Roland RD-88, un piano digital versátil

Tenía ganas de que llegara esta review. Desde que conocimos las primeras especificaciones vimos en el RD-88 una combinación muy atractiva de funciones y características. Un piano de escenario con buen tacto (PHA-4 de Roland) pero que a la vez es plenamente capaz como controlador gracias a las ruedas y encoders así como a la posibilidad de integrarse con sintes hard y soft externos. Dotado de la tecnología de síntesis Zen-Core con 3000 sonidos de origen ampliables en Roland Cloud. Que no reniega de montar sus propios altavoces, manteniendo el peso y el precio razonablemente contenidos (menos de 14 kg y en torno a 1.000€). Cuestiones todas que hablan de un muy versátil piano para todo tipo de usos, desde domésticos a escenarios, pasando por estudios.

Pero nada como ponerle las manos encima, que es lo que hemos hecho para este vídeo. Al sacarlo de su caja y enchufarlo, me sorprendió la calidad de sonido que brinda ya desde sus propios altavoces. Gana, por supuesto, conectado a un sistema de amplificación externo, pero se disfruta de la facilidad de encender y tocar sin necesidad de nada más en cualquier lugar donde haya un enchufe. El tacto no defrauda, acabado marfil y mecanismo de escape están presentes. Los sonidos de piano, tanto acústico como electrónico, aprovechan el sistema 'supernatural' de Roland. Cuenta con los sistemas de simulación de resonancia o la posibilidad de uso de pedal 'sustain' continuo (no incluido) que tanto se agradecen. En cada uno de los apartados puntúa con nota.

Ofrece audio y MIDI por USB además de MIDI Out en DIN 5 puntas para control de sintes hardware externos desde las tres 'zonas' con las que cuenta, y la posibilidad de reproducir ficheros audio desde un lápiz USB, así como de recibir audio estéreo analógico o señal de un micrófono dinámico (al que se puede impartir una EQ y una reverb dedicados).

Resulta muy sencilla la creación de las 'escenas' (hasta 400) que agrupan varios (hasta 3) sonidos tanto internos como externos, distribuyéndolos con libertad total por el teclado a pesar de que se usen los nombres lower / upper1 / upper2. La facilidad para modificar aspectos básicos de la ecualización, los efectos o los niveles de cada una de las tres capas de sonido, o el compresor multibanda en la salida fácil de activar/desactivar y muy editable, son de nuevo propias del mundo de los pianos de escenario, en los que se quiere resolver con urgencia y sin complicaciones este tipo de necesidades.

Como es propio del mundo de los pianos electrónicos, la edición detallada de los sonidos, entrando a las tripas del sistema de síntesis, no está prevista desde el propio panel. Será vía Roland Cloud como podrían llegar a crearse sonidos propios y trasladarlos al RD-88. Es de hecho así también como podremos aprovechar la enorme librería de bancos disponibles para el sistema Zen-Core (en su mayoría previo pago, pero sin arañar mucho el bolsillo), aunque los 3000 sonidos cubren de largo la mayoría de las necesidades, con infinidad de variantes en cada una de las familias.

Sí son editables al 100% desde el propio instrumento los efectos, que incluyen: EQ y efecto dedicado (MFX, a elegir entre 90 tipos) para cada una de las capas, así como un efecto 'tone color' de nuevo en cada capa (regula o bien la apertura estéreo o bien el peso relativo de las frecuencias medias y extremas), más envío a un delay/chorus y a una reverb generales, más los efectos dedicados para la entrada audio/micrófono, y para rematar la ecualización y compresión globales (con cinco y tres bandas respectivamente) y un efecto (IFX) también común a elegir del catálogo de 90 (y que en el caso de los pianos acústicos suele estar dedicado a la simulación de la resonancia).

ROland RD-88 estructura
RD-88, estructura
roland.com

Para quienes no podemos encontrar justificado acudir a un controlador dedicado (como el A-88 MkII), y buscamos un piano versátil que resuelva muchas papeletas diferentes, con amplificación propia para facilitar la práctica diaria, fácil de mover sin renunciar a la calidad en tacto y en sonido, el Roland RD-88 desde luego bien merece una visita.

Más información | roland.com

Pablo Fernández-Cid
EL AUTOR

Pablo no puede callar cuando se habla de tecnologías audio/música. Doctor en teleco. Ha creado diversos dispositivos hard y soft y realizado programaciones para músicos y audiovisuales. Toca ocasionalmente en grupo por Madrid (teclados, claro).

¿Te gustó este artículo?
18
Comentarios

Regístrate o para poder comentar