Informática musical

Probando Sonarworks Reference 4

Un problema común

A pesar de que paso mucho tiempo entre estudios, la mayor parte del trabajo la hago en el que tengo en casa, por lo que siempre he estado a la búsqueda del mejor entorno de trabajo posible. Un apartamento no es el mejor lugar para trabajar y la calidad de construcción de algunas construcciones modernas tampoco cualifican casi como un lugar idóneo para vivir, porque lo que la acústica suele ser un tema candente: ventanas, esquinas, puertas en habitaciones con montones de modos y resonancias.

En mi caso, he solventado una gran parte del problema mediante trampas acústicas de banda completa (o lo más completa posible, al menos) que, además, reducen la reverberación de la sala a valores aceptables, pero el resultado está lejos de ser óptimo: 

Fiesta de frecuencias en Antipop

Mi sistema principal de monitoraje son Amphion One18 con dos subwoofers SVS, apoyando en la octava grave. Como podéis ver en el gráfico, hay discrepancias en entre ambos altavoces (por la asimetría de la colocación en la sala, obviando que la curva obtenida está muy lejos de la sugerida por el fabricante:

La respuesta en frecuencia de los Amphion One18

En un entorno temporal, como es un apartamento alquilado, hay cierto margen de acción para corregir estos problemas, pero hay un límite físico, por el espacio disponible, y otro económico, por la imposibilidad de implementar opciones permanentes o que alteren demasiado el lugar.

El lector podría pensar que esto es un problema único de trabajar en lugares no profesionales, pero, por desgracia, es algo que llevo sufriendo en toda mi carrera, teniendo en entornos construidos ex profeso los mismos problemas (y a veces incluso mayores) que en cualquiera de mis habitaciones propias: resonancias, disparidad de respuesta en frecuencia de los altavoces, imagen estéreo desbalanceada, reverberación y un largo etcétera.

Mi primera aproximación a este problema ha sido seguir el viejo dicho de conocer la sala y tus altavoces y es un buen consejo que requiere mucha paciencia y innumerables horas de escucha comparativa, pero así sobreviví durante más de una década en distintos estudios. Durante todos estos años han surgido muchos sistemas que atacan el problema midiendo y corrigiendo la respuesta en frecuencia mediante filtrado, con soluciones gratuitas, como la compleja REW, y de pago de Dirac, Trinnov IK Multimedia o la propia Sonarworks entre otras. A pesar de ello, mi método favorito siempre fue medir y ajustar a mano, una tarea tediosa que podía alargarse por horas porque no había encontrado en las soluciones existentes los resultados que esperaba. Todo esto cambió con la aparición de Reference 3, que se convirtió en una herramienta fundamental en mi trabajo y que en Reference 4 lleva el concepto a un nivel de refinamiento y funcionalidad muy mejorados.

Reference 4 no solo se encarga de la corrección de salas, si no que ha llevado el concepto al mundo de los auriculares. A pesar de lo que se pudiera pensar, dado que en este caso la sala no entra en juego, la respuesta en frecuencia de los auriculares siempre deja mucho que desear. Aquí  tenemos el ejemplo de los AKG Q701 distan mucho de ser planos y no son precisamente baratos. Tampoco los Audeze LCD-X, que valen 5 veces más parecen ofrecer mejor resultado en ese aspecto. Reference 4 promete corregir esto y ofrecer un sonido más balanceado.

Curva media de los Audeze LCD-X
Curva media de los AKG Q701

Reference 4

Reference 4 se divide en dos partes, el software medidor y el corrector. El software medidor es muy sencillo de manejar y se encarga de obtener una representación media de cómo se percibe el sonido en la posición de escucha. Para ello, podemos valernos de cualquier micro de medida, aunque Sonarworks también nos ofrece uno cuya peculiaridad es que ha sido calibrado individualmente para ser plano en todo el espectro útil, llamado XREF 20

XREF 20

El propio de calibrado tiene varias etapas, desde la configuración y descripción de todos los elementos implicados, hasta la medición del espacio disponible y la distancia entre los altavoces. Esto lo hace mediante trucos acústicos muy interesantes. El proceso está descrito perfectamente en el primer minuto del siguiente vídeo:

He probado medir con el XREF 20 (calibrado por Sonarworks) y con mi Beyerdynamic MM1 con un perfil genérico de calibración. El MM1 es un micro que me lleva acompañando más de una década y que a veces uso para grabar por su bajo ruido y su sonido muy neutro, de precio al menos tres veces superior al XREF 20. En mi experiencia, la medición resultante con ambos micros es muy parecida, pero, si no tuviera ningún micro de medición, el XREF 20 es una gran opción a un precio muy económico, teniendo en cuenta que está calibrado individualmente.

Sonarworks XREF 20 vs Beyerdynamic MM1

En mi estudio, el resultado (como podéis ver más arriba), deja bastante de desear, sobre todo si tenéis en cuenta la cantidad de paneles y ajustes que tiene y aquí es donde entra la magia del software corrector, que está disponible tanto como plugin (VST, AU, AAX), como independientemente, creando un driver virtual que se instala en el sistema (llamado Reference 4 SystemWide). Estos programas permiten usar las medidas ya hechas y permite ajustar un puñado de útiles parámetros que harán más personalizada la escucha.

Reference 4 Headphone Edition

La opción de corrección de auriculares funciona de forma ligeramente diferente. En primer lugar, no se puede aplicar sobre cualquier tipo de auriculares, solo sobre los que Sonarworks ha medido y generado un perfil medio (hay una larga lista que se actualiza en cada versión), comprando unos auriculares pre-calibrados, o a través de su servicio personalizado de calibrado de auriculares, por el cual te recogen los tuyos y te los devuelven con un perfil a medida. En mi caso, me han calibrado 3: unos AKG K240DF, unos Hifiman Edition-X y los clásicos Sennheiser HD-600. De los tres, el único del que disponía curva media es el HD-600.

Respuesta en frecuencia media de Sennheiser HD-600

Aunque la curva mejora notablemente el sonido, no es hasta que se carga la corrección a medida cuando se nota cuán equivocado estaba:

Respuesta en frecuencia de de mis Sennheiser HD-600

Y es que el paso de los años y el uso han acrecentado la desviación media con respecto a la medida “ideal”. Ahora el sonido es mucho más neutro, equilibrado y balanceado y parece que me comprado unos auriculares nuevos.

HD-600 calibrados

Esto es aún más notable en mis AKG K240DF, que tenía abandonados por ser demasiado hirientes en agudos y los carísimos Hifiman Edition X, que adolecían de deficiencias serias en los agudos. 

Respuesta en frecuencia de de mis Hifiman Edition-X
Respuesta en frecuencia de de mis AKG K240DF

Sin duda, estos perfiles de corrección le han dado una vida nueva a mis auriculares.

Cabe mencionar que Reference 4 no genera ningún espacio virtual que imite un entorno de estudio, solo corrige la respuesta en frecuencia de los auriculares para hacerlos más “planos”. 

En uso

Como más vale una imagen que 1000 palabras, he hecho un vídeo donde profundizo en todos los detalles y su uso en cualquier secuenciador.

Dado que llevo usándolo desde la versión 3, Reference 4 no supuso ninguna sorpresa para mí. Han mejorado la estabilidad del software (había un pequeño bug en Cubase) y han añadido la opción de “baja latencia”, que es muy útil cuando estoy secuenciando.

Conclusiones

Sonarworks tiene en sus manos un gran producto, muy maduro y que en cada versión mejora y simplifica. Su eficacia como corrector de la acústica de una sala depende en gran medida del espacio en el que se trabaja y el acondicionamiento previo, y éste es un tema sensible que se ha tratado en multitud de hilos del foro. Aunque siempre ayuda, Reference 4 no es milagroso, pero con un poco de trabajo previo (hay bastante información en este hilo), el resultado puede ser excepcional, independientemente de los monitores que uses.

En mi caso concreto, tengo en la sala una resonancia muy marcada en graves (y sus múltiplos), que empeora severamente al usar dos subwoofers (por eso siempre recomiendo no usarlos, salvo que sea imprescindible). Yo lo he resuelto compensando mediante EQ ajustada a mano, e insertada antes de la etapa de medición (usando Plogue Bidule) y también en la corrección, pero esto complica el proceso más allá de las pretensiones de este artículo.

Mi configuración de corrección.

Echo de menos algunos detalles que me harían la vida más fácil, como algún sistema para compensar las resonancias, medición de sistemas surround (también lo he resuelto usando DDMF Metaplugin) y también me encantaría que existiera una versión en hardware, para poder usarlo en otras circunstancias, pero, sin duda, es uno de los productos que más han marcado la diferencia en mi trabajo diario, me acompaña allá a donde viajo y no puedo dejar de recomendarlo, siendo para mí el mejor sistema de corrección de acústica basada en filtrado que he probado.

Pros y contras

Pros

  • La corrección es muy natural y siempre mejora lo que tienes.
  • Corrige problemas que acústicamente requieren mucha inversión o espacio.
  • Puede funcionar sin latencia.
  • Tiene ajustes para todos los gustos.
  • También corrige los problemas de los altavoces.
  • Los perfiles de auriculares son prácticos.
  • El XREF 20 es una ganga.

Contras

  • Para sacarle su máximo esplendor a la versión para altavoces, requiere de tener la acústica controlada (sin grandes resonancias y con baja reverberación)
  • No soporta sistemas multi-altavoz.

Alternativas

  • IK Multimedia ARC 2.5: Fue el primer sistema a un precio razonable. El micrófono, en cualquiera de sus tres encarnaciones, es imprescindible para poder usarlo.
  • Dirac Room Calibration: Soporta sistemas estéreo y multi-altavoz.
  • REW: la opción gratuita. Completo y complejo. Y gratis, muy gratis.

También hay un montón de alterativas de distintas categorías en hardware, pero los precios son poco atractivos.

Más información

Sonarworks: https://www.sonarworks.com/reference

 

¿Te gustó este artículo?
18
Comentarios

Regístrate o para poder comentar