Magacín

Henry Saiz demuestra que tus fans pueden financiarte por caro que sea

El productor madrileño Henry Saiz lleva lanzando singles y EPs desde 2006 en sellos de reconocido prestigio internacional como Bedrock, Permanent Vacation, Renaissance o Last Night On Earth, así como en su propio sello Natura Sonoris, donde vio la luz hace tres años su primer álbum “Reality Is For Those Who Are Not Strong Enough To Confront Their Dreams”. En su primer trabajo de larga duración, Saiz ya experimentó con el engagement de los fans, y propuso a sus seguidores que le enviaran sonidos grabados por ellos para emplearlos en las canciones que conformarían el disco, un original movimiento con el que el disco sería al mismo tiempo fruto de la inspiración de Saiz y a la vez un reflejo sonoro de sus seguidores, dándose una interesante paradoja: sin sus fans el disco no podría ser tal y como resultó finalmente.

Henry Sainz ha pasado estos últimos años defendiendo el directo de su disco –lo pude disfrutar en Sónar 2014 y se trata de sólido trabajo escénico acompañado por una banda– y trabajando también como DJ. Ahora ha decidido emprender el camino de la producción de su próximo disco, un proyecto audiovisual bastante ambicioso para el que ha decidido recurrir nuevamente a sus fans para pedir otro tipo de ayuda: financiación. Y de entrada no le está saliendo nada, pero que nada mal, ya que de los 62.000€ que necesita para sacar a flote su próximo trabajo, en 15 días –y con 15 más por delante– ya ha recaudado más de la mitad a través de una campaña en Kickstarter. El proyecto saldrá nuevamente en su propio sello y el objetivo es viajar a lugares icónicos del mundo como la Gran Pirámide, el desierto de Joshua Tree, o la ciudad de Tokyo, para componer y grabar in-situ inspirado por cada uno de los lugares y aprovechando sus recursos sonoros naturales. Saiz insiste en que el proyecto no tiene como objetivo realizar grabaciones de sonidos étnicos o folklóricos, sino tratar de ejercer de “medium” entre las localizaciones y los oyentes del disco. También está previsto que el material sonoro vaya acompañado de una película conformada por material grabado durante la producción del disco y que sirva de “viaje visual” para complementar la experiencia. Veamos cómo lo explica el productor en el vídeo de la campaña de promoción del proyecto:

Que Saiz logre o no transmitir la esencia de cada lugar en su disco será una cuestión de debate artístico, pero lo que está fuera de toda duda es lo rápido que se está financiando el proyecto teniendo en cuenta lo elevado del presupuesto y el poco tiempo que se ha marcado Saiz para conseguirlo. En el rato que he tardado en decidir si publicaba o no esta noticia y la redactaba, seis nuevos financiadores se han unido al proyecto y han hecho que la cifra recaudada ascienda a 32.005€. Lo mejor de todo es que no se trata de miles de personas haciendo microdonativos –que también los acepta–, si no en su gran mayoría “backers” que apuestan por el producto acabado y realizan una entrega de un mínimo de 9€ para disponer de una descarga digital del producto en alta resolución cuando salga a la luz a finales de 2017, habiendo gente también que paga por el CD o el vinilo. También se aceptan cantidades de cientos o miles de euros que dan acceso a una masterclass privada con Saiz, tener tu nombre en el disco, asistir a una fiesta privada o hacer que Henry Saiz ejerza de DJ en tu fiesta privada. Y sí, ya hay gente pagando por todo esto.

Salvo cataclismo, y viendo lo rápido que va el asunto –para ser verano es todavía más sorprendente–, el disco de Saiz debería complementar su financiación el 20 de julio, y si las cifras siguen como hasta ahora es previsible que la cifra final de backers esté entre 800 y 1000 personas, lo cual nos hace recordar algo de lo que ya os hemos hablado en portada y que también es comentado en ocasiones en nuestro foro: la interesante teoría de Kevin Kelly de que los creadores modernos pueden vivir de su trabajo si cuentan con 1.000 fans verdaderos.

La teoría de Kelly se puede resumir en que si cuentas con al menos 1.000 fans dispuestos a gastar en tus creaciones en torno a unos 100$ anuales de manera regular, puedes recaudar lo suficiente para vivir de tu trabajo creativo. Las cifras de Kelly dan como resultado una recaudación por parte de esta clase de fans de unos 100.000$ dólares anuales, lo cual aunque pueda parecer mucho no es tanto ya que cualquier creador artístico –músico, escultor, fotógrafo...– debe invertir bastante dinero en herramientas, materiales, y gastos de producción de todo tipo. La clave también para triunfar gracias a este tipo de fans, es reducir lo máximo posible los intermediarios entre creador y seguidores, tales como discográficas, distribuidoras, editoriales… y tratar de que el creador recaude la mayor cantidad de dinero posible de manera directa a los seguidores, para ello plataformas como Kickstarter son ideales.

Como creadores musicales que sois muchos de los Hispasónicos estamos deseando escuchar vuestras opiniones acerca de la financiación de proyectos por parte de seguidores, así que hacedlo ya mismo en los comentarios.

Teo Tormo
EL AUTOR

He trabajado como productor musical y discjockey. Desde hace años investigo y analizo la tecnología musical aplicada al DJ, buscando siempre las herramientas más innovadoras y observando su impacto en la industria musical.

¿Te gustó este artículo?
3
Comentarios

Regístrate o para poder comentar