Sintetizadores

Korg ARP Odyssey: un largo viaje

Hace casi un año del anuncio por Korg del nuevo ARP Odyssey. Por tanto de auténtica odisea (largo viaje lleno de peripecias, vendría a ser su definición) el camino que se ha seguido desde el final de la producción del Odyssey en 1981 hasta este realumbramiento.

Vuelve en plenitud de facultades y forma, pero no de tamaño. Es un 86% respecto al original en todas sus dimensiones, lo que incluye, sí, a las teclas, que no podemos tildar de mini, por comparación con otras aún más reducidas, pero que claramente no son las estándar. Eso sí, responden a la velocidad y tienen un trayecto que facilita el fraseo.
Con el despliegue de Korg y este lanzamiento, incluida una web dedicada queda por ver en qué quedará un anuncio parecido por parte de Behringer, pero de momento el de Korg ya es una realidad. Dejando de lado futuribles , me llama la atención el precio, por alto. Situado en 999USD, no va a ser una compra por impulso, cosa que con la mitad de precio y el posible añadido de efectos internos (si hacemos caso a la imagen que presentaba el anuncio) sí tendría más cercana la posible versión de Behringer.

La oferta de Korg es por tanto una reproducción que se reclama fidelísima al Odyssey en las tres versiones sucesivas que conoció. El asesoramiento del propio David Friend y otros miembros de la ARP original y el esmero de los ingenieros japoneses de Korg por estudiar y clonar el diseño es evidente.
De hecho junto a la edición 'general' cuyo aspecto externo es el de la v3 del Odyssey (con rotulación naranja en fondo oscuro, y con un logo que ya no era el de los primeros años de ARP) se ofrecen adicionalmente dos ediciones limitadas con el aspecto de la v1 (fondo blanco) y v2 (fondo oscuro, rotulación dorada) que reconstruyen incluso la chapa y el logo de la clave de sol.

Más allá de la cuestión cosmética, internamente son idénticos y los tres pueden reconstruir el sonido de cualquier época de Odyssey. Cuentan para ello con un selector que permite definir el tipo de filtro. El propio de la v1 era un filtro de dos polos, suave por su pendiente y acompañado de una resonancia algo sucia. En la v2 se aplicó un ladder de 4 polos, con un sonido más cálido, por la mayor selectividad del filtro y una mejora general en la definición en regiones graves de la frecuencia de corte. La v3 seguía ofreciendo 4 polos, pero con un diseño diferente que aportaba una mayor estabilizacion en valores altos de resonancia.

Fieles también al Odyssey los controles de bend y modulación, en forma de tres botones con sensibilidad. El central para dar entrada a la modulación y los laterales para el estiramiento de tono. Están cómo no el modulador en anillo, las envolventes ADSR y AR, la unidad S/H, el filtro paso alto acompañando al paso bajo, las posibilidades de 'retrig' de las envolventes, el uso del OSC1 para generar un segundo LFO, la fuente de ruido blanco/rosa combinable con los osciladores ... en definitiva todas las posibilidades del Odyssey.

Hay poca innovación, o si se prefiere decir así, hay una exquisita fidelidad al concepto original Odyssey, pero se ha incluido un conmutador 'drive' que permite llevar a operar el VCA en condiciones de saturación, y hay ahora salidas ahora audio balanceadas. Por supuesto existe ahora también MIDI (en DIN y en USB).

En el panel trasero encontramos conexiones de CV in y out, Gate in y out, Trig in y out, y una entrada audio externa. La inclusión de una salida de auriculares permite llevar al Odyssey un truco popular en otros sintes como es el de realimentar esa señal a la entrada del filtro (mediante latiguillos) para una extremada distorsión. Nueva también la maleta para su transporte, que viene de serie.

Pablo Fernández-Cid
EL AUTOR

Pablo no puede callar cuando se habla de tecnologías audio/música. Doctor en teleco. Ha creado diversos dispositivos hard y soft y realizado programaciones para músicos y audiovisuales. Toca ocasionalmente en grupo por Madrid (teclados, claro).

¿Te gustó este artículo?
9

Productos relacionados

Comentarios

Regístrate o para poder comentar