Informática musical

Rob Papen RP-EQ, un ecualizador mineralizado y supervitaminado

Aunque la fama le viene por sus sintetizadores en software, Rob Papen también cuenta con efectos en su catálogo. El último en incorporarse es un ecualizador. Lógicamente, encierra algunas peculiaridades, más por la atípica combinación de elementos que por incluir algo radicalmente novedoso y desconocido. Esa carga adicional de complementos minerales y vitamínicos es lo que pretende diferenciarlo.

Disponible para PC y Mac, en VST, AAX y AU, con un precio de 79 euros, la base de RP-EQ es un juego de 8 bandas paramétricas con los clásicos controles de frecuencia central, ancho de banda, y ganancia. Pero los controles correspondientes ocupan tan sólo un tercio de la pantalla, aproximadamente, lo que da idea de que hay algo más. Puede operar en modo estéreo convencional o bien en modo M/S en cuyo caso hay cuatro bandas para la parte Mid y cuatro para la parte Side (la única razón que puedo encontrar para no mantener las 8+8 bandas que existen para el uso estéreo LR es la de no complicar el interfaz de uso manteniendo sólo 8 juegos de controles).

Otro tercio se dedica a la visualización del espectro de las señales (entrada y/o salida, ya sea en LR o en M/S) pudiendo elegir entre un espectrograma basado en FFT, o una simple y tradicional representación de 30 bandas (tercios de octava) mediante barras o línea. Permite retener un tiempo ajustable los picos de esas representaciones (hold), así como dar cierta inercia mediante el control 'release' que consigue realizar un promediado a lo largo del tiempo si sólo queremos observar las tendencias principales y no los detalles de los cambios instantáneos. Un control 'boost' permite ofrecer una representación más útil ante señales/pasajes de bajo nivel, sin alterar el audio.

Es en el otro tercio donde tenemos la sección con los aditamentos atípicos, aunque nunca exclusivos:
- Un control de saturación (pre o post) permite añadir carácter,
- El control de volumen de salida puede ajustarse para entrar en zona de recortes más allá de 0dB, pero cuenta con un conmutador para realizar un control automático de nivel que lo compense.
- La sección 'air' aplica una EQ de refuerzo global de agudos con una pendiente muy suave,
- Hay dos filtros (paso alto y paso bajo) disponibles en 12 y 24 dB/oct y dos variantes cada uno, y dotados de control de frecuencia y resonancia.
- Hay finalmente la posibilidad de especificar una frecuencia para forzar señal mono por debajo de ella, como forma de asegurar una sólida sección grave manteniendo la imagen estéreo sólo en medias/altas.

En la misma zona de pantalla de la representación espectral podemos mostrar un control X-Y que puede usarse en tiempo real para controlar un par de parámetros de cualquiera de los elementos de RP-EQ, pero que también puede venir gobernado por sendos LFOs, o bien recrear una curva que hayamos dibujado con un movimiento manual (curva que puede aplicarse con disparo a mano, a partir de arranques de nota, o de forma repetitiva).

Como tantos otros efectos combinados, es la simplicidad de reunir estas herramientas en un sólo plugin lo que puede resultar atractivo, dado que no sería complicado reunir funciones parecidas en una cadena de plugins. Para probar la calidad del procesamiento, podéis usar la versión demo, hábil durante 30 días y en sesiones que no se extiendan más allá de 30 minutos.

Más información | RP-EQ

Pablo Fernández-Cid
EL AUTOR

Pablo no puede callar cuando se habla de tecnologías audio/música. Doctor en teleco. Ha creado diversos dispositivos hard y soft y realizado programaciones para músicos y audiovisuales. Toca ocasionalmente en grupo por Madrid (teclados, claro).

¿Te gustó este artículo?
5
Comentarios

Regístrate o para poder comentar