4
7

Roland Jupiter-8

Opiniones de usuario (1)
  • arnieslove
    5
    Opinión de arnieslove el 06/04/2020

    Lo mejor: Su sencillez y su sonido

    Lo peor: Su precio

    Se le considera el mejor, o en el top de los polisintes analógicos... puede ser cierto.
    Sin duda para mi es la culminación de la búsqueda de varias compañías por crear un polisinte con memorias que empieza con el P5, la búsqueda del "sinte (analógico) perfecto".

    Donde el CS80 falla (falta de memorias, excesivo peso), el P5 (limitado a 5 voces sólo), el MM (inestabilidad, sweet spots difíciles de encontrar debido a su tendencia a sobrecargar el sonido), JP4 (un solo oscilador y 4 voces), el JP8 los "bate".

    Cantidad suficiente de memorias, relativamente transportable (a nivel tamaño Ok pero pesa lo suyo, diría que casi el doble que un JP6), muy musical, hasta el punto que es difícil hacerle sonar mal, estable, 2 osciladores con split de teclado y (casi) el sonido vintage de Roland en los 70.

    Significa eso que sea el sinte analógico definitivo? No. Algunos preferirán los tonos avellutados y vintage del CS80, otros la elegancia y precisión quirúrgica del P5, otros la brutalidad y capacidad para sorprender del MM, o el carácter salvaje y primitivo, típico de los monosintes setenteros, del JP4.

    En resumen, el sinte analógico perfecto no existe, o quizás cada cual tiene su favorito, en un cierto momento de su vida.

    El caso es que, es un sinte de fácil manejo, y que es un sumario de todas las lecciones acumuladas por Roland desde su creación. Hay comentarios que dicen que es capaz de imitar cualquier sonido de las anteriores máquinas de Roland... podemos decir eso es (casi) cierto.
    Pese a su sencillez, tiene "sorpresas" y un registro muy amplio.
    Puede sonar a pop ochenteno, italodisco, synthwave, pero como todos los buenos sintes, si se le aprieta un poco puede sonar a banda Synthesizer rusa o cósmic disco setentero.

    Vale la pena gastar lo que se pide por él?
    Pues como todo, es relativo, si tu bolsillo lo permite es algo que te llevas a la tumba, sinó con un par de Juno 6 (el 60 ya se ha ido de madre) estás realmente cerca.
    Es, como en Indiana Jones y la última cruzada, un salto de fé.