Informática musical

Apple iPad vs Jazzmutant Lemur: multitouch en el estudio y en directo

Apple iPad con OSC

¿Quién no se ha enterado del reciente lanzamiento del Apple iPad? Pues bien, más allá de la polémica habitual que rodea a los productos de Apple, nosotros hemos querido fijarnos en las posibilidades que este dispositivo puede ofrecer en el estudio o en actuaciones en directo. Tengamos en cuenta que el iPad comparte sistema operativo con el iPhone, y hay un gran número de aplicaciones musicales para iPhone que se podrán utilizar en el iPad.

Dejando aparte la gran variedad de juguetes musicales que pueden encontrarse en la App Store (pianos virtuales, colecciones de sonidos cachondos y cosas por el estilo), el uso más interesante que podríamos darle al iPad es el de superficie de control para nuestro DAW, gracias a su pantalla multitouch de casi 10". Y hemos pensado que una buena manera de medir las posibilidades del iPad como controlador es compararlo con un producto especializado de propósito similar, como el Jazzmutant Lemur.

Tened en cuenta que haremos una comparativa teórica y basada en especificaciones y especulaciones, ya que el iPad aún no está a la venta y no hemos podido probarlo.

En la siguiente tabla, comparamos algunos aspectos hardware de ambos dispositivos:

iPad vs Lemur

Apple iPad Jazzmutant Lemur
Tamaño
24,28 x 19,97 x 1,34 cm
34,8 x 30,4 x 3,5 cm
Peso
680 g (Wi-Fi) o 730 g (Wi-Fi + 3G)
2,5 Kg
Procesador
Apple A4 a 1 GHz
CPU + GPU sin especificar
Memoria
16, 32 o 64 GB de disco
Sin especificar (unos 4 MB para objetos)
Pulgadas
9,7" LED IPS
12" TFT LCD
Resolución
1024x768
800x600
Conectividad
Wi-Fi, Bluetooth, 3G (opcional), conector Dock (múltiples funciones), salida de auriculares 3,5 mm.
Ethernet
Sensores
Acelerómetro, sensor de luz
No
Multitouch
Plano, sin tacto
Malla superficial que mejora el tacto
Batería
Hasta 10 horas
No
Precio
De 499 a 829$
2.399 euros

El Lemur tiene una pantalla 2,3 pulgadas más grande, y ofrece un tacto más preciso, gracias a una malla superficial que produce una mayor sensación de control. Resiste condiciones de trabajo adversas: puedes pulsar el Lemur con guantes, con un lápiz... y, sin ser irrompible, su robustez es suficiente para actuaciones en directo, cosa que no tenemos muy clara con el iPad.

Podemos decir que la superficie táctil del Lemur es superior a la del iPad para un uso musical, aunque el terreno de las sensaciones sea siempre subjetivo.

Sin embargo, en el resto de características, el Apple iPad gana de calle. Costando varias veces menos, ofrece una pantalla de más calidad y resolución, más ligereza, una batería de 10 horas, conectividad inalámbrica, acelerómetro (que puede tener utilidad para el control), sonido, mucha más memoria de almacenamiento y, especialmente, un procesador que sospechamos muy superior al de Lemur (aunque Jazzmutant no ofrece datos sobre su CPU, se trata de un hardware con 5 años de antigüedad).

Pero ¿qué pasa con el software? Es la clave de todo; sin una buena interfaz de usuario y un software potente, sólo tendremos un ladrillo en las manos.

El Lemur tiene un sistema basado en objetos que permite diseñar tus propias plantillas a medida, con diversos tipos de controladores. Ofrece una interesante variedad de objetos que podemos combinar; aparte de los clásicos faders y potenciómetros, podremos utilizar un arsenal de multisliders, anillos, pads, medidores de señal y LEDs, entre otros. La versión 2.0 aún añade más opciones.

En el caso del iPad, disponemos de varias aplicaciones que utilizan el protocolo OSC. Por ejemplo:

iPhone TouchOSC

  • iOSC: también permite diseñar tus plantillas de control. Además, puede controlar varios hosts a la vez.
  • Mrmr: proyecto de código abierto. Permite crear plantillas usando un editor de texto.
  • TouchOSC (imagen a la derecha, y en el fotomontaje del iPad que encabeza este artículo): de aspecto similar a la interfaz de Lemur, permite combinar objetos como faders, controles rotatorios, botones, pads XY o LEDs para formar tus propias plantillas. Ofrece un editor para Mac y Windows. Esta es seguramente la alternativa más lograda de control OSC para iPhone.
  • OSCemote: De nuevo, una aplicación que permite crear plantillas a medida utilizando diversos objetos. No tan bien terminada como TouchOSC, pero muy funcional.
  • SonicLife: curiosa aplicación de "simulador de vida" que envía datos por OSC. No permite personalizar controles, ni está pensada para funcionar como un controlador al uso.

La diferencia entre Lemur e iPad a nivel de software queda clara. Lemur depende de su propio entorno cerrado; puedes configurar libremente tus plantillas, pero debes utilizar los objetos existentes. Por otra parte, la variedad de objetos y su versatilidad es superior a cualquiera de las alternativas del iPad/iPhone existentes ahora mismo.

Ahora bien, en el iPhone encontramos ya de entrada diversas alternativas de software, que sin duda mejorarán su implementación con la llegada del iPad y su gran pantalla. Además, cualquier programador puede utilizar el SDK que facilita Apple para desarrollar sus propias aplicaciones.

Por tanto, con el paso del tiempo, es probable que el iPad cuente con aplicaciones tanto o más versátiles que el Lemur, y más teniendo en cuenta que la capacidad de proceso y las especificaciones del iPad son muy superiores a las del Lemur.

En general, si no tenemos en cuenta el diseño especializado del Lemur y su superficie más apropiada para tareas musicales, esta guerra parece ganada por el iPad nada más empezar, por su relación de ventajas hardware/precio, y muy probablemente también en cuanto a software, a medio plazo.

Aparte, el iPad podrá tener otros usos musicales realmente interesantes, que quedan fuera de las capacidades de Lemur. Por ejemplo, ¿qué tal usar el iPad como un sintetizador? Nos imaginamos el Noise.io de iPhone en la pantalla del iPad mientras viajamos en metro, con muchos controles a la vista al mismo tiempo, con nuestros cascos enchufados, y sólo podemos relamernos... ¿Y un secuenciador como el BeatMaker, pero más evolucionado, y totalmente controlado con nuestros dedos?

En conclusión, creemos que el iPad -y los dispositivos similares al iPad en general- pronto llamarán a la puerta de nuestros estudios y home studios para reclamar su lugar. La llegada definitiva del multitouch a través de los tablets generalistas de bajo coste puede sin duda desplazar a soluciones especializadas mucho más caras y no claramente mejores, como el Lemur.

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios

Regístrate o para poder comentar