Audiovisual

Sobre el sonido de "Del Revés" (Inside Out), la nueva película de Pixar

SoundWorks Collection presenta un nuevo video donde entrevista a los creadores del sonido de "Del Revés", la más reciente película de Disney/Pixar, la cual cuenta con el sonido de uno de los más grandes diseñadores sonoros que ha podido tener Skywalker Sound, Ren Klyce —responsable del sonido de la serie "House of Cards" o largometrajes como "Her" o joyas de su íntimo amigo David Fischer como "Fight Club", "La Habitación del Pánico" o "La Chica del Dragón Tatuado"—.

Del Revés (en inglés Inside-Out) es una película animada en la cual las emociones humanas son personificadas, por lo cual en el equipo de trabajo hubo diversos consultores como psicólogos, neurólogos, etc. Esto implicó además que el sonido de los personajes estuviese altamente influenciado por lo emocional, pero a su vez reflejara la responsabilidad que tiene el sonido para evocar lo emocional. Es decir, el sonido no es únicamente un elemento que responde a lo que se quiere narrar, decir o hacer sentir, dado que también sucede a la inversa: lo que sentimos y narramos responde al sonido, y las emociones son disparadas por éste.

En la animación existe la ventaja de poder integrar al diseñador de sonido en etapas muy previas de la película, sacando al diseñador sonoro del área de post, para agregarlo en todas las etapas de la película, como de hecho debería ser en cualquier proyecto.

En este caso la tarea principal estaba en sonorizar la alegría, el temor, la furia, el desagrado y la tristeza, y partiendo de las primeras ideas y el guión, comenzaron a trabajar en el sonido de la película, y como comenta el supervising sound editor Shannon Mills, esto influencia la imagen radicalmente, dado que al interactuar con el sonido, los animadores "piensan diferente respecto a lo que están animando", cosa que Pixar permite hacer.

Como menciona el productor, esto permite comenzar de ceros, con "hoja en blanco", pudiendo imaginar un entorno que realmente no existe, con personajes que no existen y una historia aún también por inventarse. En este caso su reto, como comenta, estuvo en construir el sonido de lugares dentro de la mente, que se suponen altamente cargados de energía, pero a su vez con una diversidad necesaria según la escena y la intención de cada secuencia.

Un ejemplo es lo que se presenta en el trabajo con las voces, dado que son los principales elementos desde los que se da identidad a un personaje en términos del sonido. La voz en este caso debía estar íntimamente relacionada con la emoción personificada, que a su vez es bastante complejo al menos en términos de edición y mezcla, dado que como comenta Mills, es una gran cantidad de material de todo tipo de voces, en lugares diferentes, que a su vez debe mezclarse en diferentes situaciones de la película por lo general en una sala donde todos los personajes dialogan entre sí.

Otra situación interesante se encuentra en los recorridos que hacen los personajes a través de la memoria, donde según los recuerdos, los sonidos adquieren determinadas características, que el director expresa en términos emocionales y el diseñador de sonido logra traducir mediante sus construcciones.

Allí comienza la búsqueda de una amplia variedad de fuentes relacionadas a la sonoridad buscada conforme lo que la historia requiere, junto con lo que el sonido puede proponer por sí mismo. Por ello buscaron elementos que tuvieran un sonido a cristal, a algo prístino como la memoria fresca y nueva. Grabaron diversos cristales que tuviesen un sonido a cristal o vidrio pero a su vez a algo suave y musical, para lo cual buscaron cambios de pitch y ciertas frecuencias en objetos como copas o estructuras metálicas.

Es un interesante juego con los adjetivos y atributos posibles para los sonidos, en tanto estas categorías permiten enlazarlos el contenido semántico, narrativo y visual de la obra. A su vez, ocurre el proceso inverso, como en este caso con la música, donde el compositor Michael Giacchino, según comenta el director, logró la mayoría de la obra musical de la película con tan solo verla una vez, sin haberse primero reunido con el director. Como comentan en el vídeo, cuando ya se reunieron a analizar las escenas, solo fue realizar unos cuantos cambios.

Finalmente en el vídeo dedican la última parte a hablar sobre Dolby Atmos, un sistema de mezcla que permite una inmersión sonora superior capaz de acercar la película aún más al espacio de la audiencia como tal, logrando finalizar una gran obra sonora que le es fiel al impecable trabajo sonoro que a menudo presenta la gente de Pixar y el equipo de Skywalker Sound, quienes saben trabajar esa delicada relación entre sonido e historia y entienden a la perfección aquello que comenta el director Pete Docter:

"El sonido, como la iluminación, es algo de lo que no eres consciente todo el tiempo, pero estás completamente afectado por él".

SoundWorks Collection

Miguel Isaza
EL AUTOR

Miguel es un investigador que relaciona la filosofía, el arte, el diseño y la tecnología del sonido. Vive en Medellín (Colombia) y es fundador de varios proyectos relacionados con lo sonoro, como Éter Lab, Sonic Field y Designing Sound.

¿Te gustó este artículo?
4
Hispasonic en InstagramSíguenos
Comentarios

Regístrate o para poder comentar