Magacín

Stephen Hawking y Vangelis viajan de la mano hacia un agujero negro desde Ávila

Lo tecnológico, lo musical y la proximidad de la estación de la ESA (Agencia Espacial Europea) en Cebreros hacen que esta noticia nos toque por varios lados. El 14 de marzo pasado moría Stephen Hawking, pero ha sido el pasado viernes 15 de junio cuando sus cenizas han recibido sepultura. Descansan ahora en la abadía de Westminster, muy cercanas a las de otros dos gigantes de la ciencia cuyo impacto también escapa al tiempo: Newton y Darwin.

Tributo en CD de Vangelis a Stephen Hawking
Tributo en CD de Vangelis a Stephen Hawking
www.stephenhawkinginterment.com

De forma sincronizada con el acto que se celebró en Westminster, la estación de Cebreros en Ávila, una de las que forman parte del conglomerado que sirve de soporte a las acciones de la Agencia Espacial Europea (ESA), emitió en dirección hacia el agujero negro 1A 0620-00 la música encomendada por la ESA a Vangelis con esta ocasión. Una música en la que se integran mensajes del desaparecido cosmólogo, a través de las palabras y frases del sintetizador de voz que necesitaba usar Hawking, ante las bien conocidas discapacidades que le acompañaban en vida.

La encomienda de la ESA a Vangelis era la de celebrar esa vida en forma de música original con la que acompañar a los asistentes al entierro durante la ceremonia y con posterioridad en forma de CD. Esa misma obra es la que está ahora viajando a través del espacio al encuentro de un agujero negro al que llegará dentro de 3500 años. Una distancia enorme, que es la que separa nuestro planeta del agujero negro más próximo conocido.

Y sin duda una acción de alto significado simbólico, dado que Hawking es un investigador central en la concepción de la teoría sobre agujeros negros. Unos agujeros de los que nada escapa (más allá de la posibilidad de emisión de la precísamente llamada 'radiación de Hawking') y que forman así una barrera de cuyo 'más allá' por tanto nada podemos conocer. Dentro de 3500 años, el mensaje de Hawking, inserto en la música de Vangelis, cruzará esa frontera sin retorno y podrá ser conocido allí donde nosotros no podemos saber qué existe, haciendo físicamente presente el producto de la mente privilegiada de Hawking allí donde pudo antes viajar desde un planteamiento teórico.

Más información | ESA y Fundación Stephen Hawking

Pablo Fernández-Cid
EL AUTOR

Pablo no puede callar cuando se habla de tecnologías audio/música. Doctor en teleco. Ha creado diversos dispositivos hard y soft y realizado programaciones para músicos y audiovisuales. Toca ocasionalmente en grupo por Madrid (teclados, claro).

¿Te gustó este artículo?
11
Comentarios

Regístrate o para poder comentar