Sintetizadores

Review de Arturia PolyBrute, un nuevo referente en sintetizadores polifónicos analógicos

Introducción

PolyBrute tiene visos de ser un referente perdurable en la historia de los sintetizadores. Un sello reservado a aquellos sintetizadores que, por su calidad o singularidad, llegan a convertirse en hitos destacados. Ambas circunstancias se dan en Polybrute al combinar una excelente calidad analógica y suficientes y muy útiles elementos innovadores que le aseguran una voz propia.

Generalmente, antes de realizar cualquier review, ya he leído los manuales a fondo. No ha sido el caso con PolyBrute. Según llegó lo probé de inmediato y se fueron las horas, llegando a crear sonidos más que interesantes en ese primer contacto. Y he de decir que también a disfrutar al hacerlo como pocas veces en las reviews. Muchos otros detalles aparecieron después al profundizar en el manual, pero en todo caso sin perder jamás la sencillez y facilidad de uso que un panel tan generoso permite.

Un resumen acelerado de su arquitectura hablaría un sintetizador analógico a seis voces y bitímbrico, en el que cada voz cuenta con dos osciladores con varias ondas combinables (diente, triángulo con wavefolding, pulso regulable, suboscilador senoidal) y con posibilidades de sync y FM, fuente de ruido de color ajustable, dos filtros (Steiner Parker multimodo, y ladder paso bajo) , tres envolventes y tres LFOs, más tres efectos. Pero los detalles marcan siempre la diferencia y aquí abundan, como veréis en el vídeo.

Arturia Polybrute

Si queréis acceder a una lista en texto de las características, tenéis las especificaciones resumidas en la noticia que dimos sobre su llegada. Como ejemplos de los detalles citaré tres. 1) Una implementación muy personalizable en relación a la polifonía (uso de los circuitos de voz rotativo/reiterativo/otros, unison, 'legato' y su interacción con el 'glide', etc.); 2) Puede elegirse el tipo de curva en cada una de las envolventes de forma separada para el ataque y el decay; 3) El control 'velocidad' asociado a las envolventes de filtro y amplitud puede ajustarse para que sólo modifique su profundidad o también sus duraciones (ya sea acortando o alargando ante velocidades altas). Insisto, sólo 3 ejemplos para dar idea breve de las cosas que el panel no revela y que corresponden a ajustes están fácilmente accesibles a través de la pantalla de Polybrute.

Todos esperábamos mucho de PolyBrute, tras aquel MatrixBrute de tan buen sabor pero centrado en una orientación de sinte monofónico. Finalmente Arturia no sólo ha mantenido el tipo, sino que ha acertado al transformar y adaptar el concepto a lo que debe ser un polifónico, y ha sabido añadir sorpresas que difícilmente hubiéramos imaginado ninguno.

No cierro la introducción sin recordar que tenéis a vuestra disposición otras dos publicaciones resultado de estos días de prueba:

En uso

La calidad en términos audio es destacable. Se aprecia con facilidad una limpieza que habla de una amplia relación señal a ruido, pero viene acompañada también de la capacidad de generar sonidos de nivel elevado sin que sus salidas sufran o distorsionen. Los efectos (digitales) son variados y biensonantes. Cosas que esperamos encontrar en casi cualquier polifónico analógico moderno. Pero hay otras características que lo sitúan aparte o incluso lo hacen exclusivo.

Arturia Polybrute

La más evidente, salta a simple vista, el controlador 'Morphee'. Un muy sensible pad XY que admite además ser hundido para añadir un eje Z y disponer así de tres dimensiones de control. Aunque por las prisas no lo he usado en exceso en sonidos propios, no dudo de la utilidad de ese recurso de 'ejercer presión' sobre Morphee, que sí he aprovechado en algún momento para añadir 'ratcheting' a las secuencias de una forma ultra sencilla y más que vistosa en resultados. No tan exclusivo pero sí atípico, aparece también un controlador 'ribbon' sobre la zona central del teclado, muy configurable.

Total novedad también, dentro de un sintetizador hardware analógico, la función 'morph' permite que en cada preset estén disponibles dos definiciones diferentes de sonido (A y B) entre las que puede irse mutando desde un control. Pueden ser dos sonidos totalmente diferentes y Polybrute se encargará de ir transformando gradualmente cada uno de los parámetros que los definen entre el valor correspondiente al primer y al segundo sonido. Cosas así las hemos visto en sintetizadores software, pero no sobre hardware analógico. Y es un recurso potentísimo.

La arquitectura de la voz en el sintetizador (analógica en cuanto a la ruta audio: fuentes, filtros, amplificación) es generosa en posibilidades y permite alcanzar sonidos bien complejos. Destaca que su carácter estéreo no se consigue sólo por aplicación de los efectos, sino que nace ya en la parte analógica. Cada una de las voces puede ubicarse de forma diferente en el panorama y hay también control sobre la posición en el campo estéreo de la salida de cada filtro, regulable incluso de forma dinámica mediante rutas de modulación.

Pese a la polifonía de seis voces, no renuncia al uso bitímbrico y lo hace sin trucos. Mientras MatrixBrute lograba dos voces y una cierta bitimbralidad a base de admitir la división de sus 3 osciladores y dos filtros en dos bloques, en PolyBrute cada uno de los dos sonidos dispone del 100% de los osciladores, filtros, envolventes, LFOs y demás recursos. Sólo comparten el bloque de efectos, que se aplica al conjunto de los dos sonidos.

Arturia Polybrute

Las tres envolventes y los tres LFOs (a los que habría que añadir un cuarto y muy sencillo LFO que puede usarse opcionalmente para vibrato desde la rueda de modulación sin consumir los otros) están llenos de opciones para permitirles actuar de formas muy variadas. Cierto que no hay envolventes o LFOs multipaso, de los que se estilan tanto en el mundo software, pero sí existen secuencias de control, sin necesidad de notas, a través del secuenciador de patrones, en el que los 64 pasos pueden albergar además de notas, acentos y marcas de ligado, también la alteración de hasta 3 controles.

Hablando de secuencias y patrones, imposible no destacar el Matrix Arpeggiator, ya conocido en MatrixBrute, pero extremadamente rico en este uso polifónico. Implica la posibilidad de crear un patrón de acompañamiento personalizado jugando con hasta seis 'notas/teclas' que se rellenarán en tiempo real con las notas que reclamenos desde el teclado. Un híbrido entre arpegiador (por el carácter 'adaptable' a la armonía que reclamemos con el teclado) y secuenciador (por el carácter 'personalizable' de los patrones) que es una delicia. Especialmente para disparar con un sonido en mano izquierda ese patrón propio y mientras tanto realizar una melodía solista con otro sonido desde la mano derecha.

Arturia Polybrute - Matriz

Una matriz por cierto, que aunque recortada en dimensiones físicas respecto a la de MatrixBrute, facilita en realidad acceso a los 64 pasos de las secuencias, a 8 bancos de 96 sonidos, o a 32 destinos de modulación elegidos de prácticamente la totalidad de los parámetros del sinte y sus efectos. Modulación que puede ejercerse desde 12 posibles fuentes (LFOs, ENVs, controles propios de teclado como nota/velocidad/aftertouch, o los controles tales como ruedas, pedal, morphee, ribbon...).

Aunque lo he encontrado innecesario para la creación y edición de sonidos, PolyBrute Connect, el software que Arturia entrega a los usuario de PolyBrute, resulta un excelente compañero para organizar bancos de sonidos más allá de los 768 internos, reubicarlos y etiquetarlos con nombres y otros detalles, y también para poder ver en pantalla en el ordenador la acción del 'morphing' en cada sonido. No sólo por lo vistoso que resulta, sino especialmente por lo útil que puede resultar para entender cómo están hechos los diferentes sonidos y aprender de ellos. Por supuesto hay amplísimo control vía MIDI sobre los parámetros y en particular la versión plugin de PolyBrute Connect facilita la integración y automatización en DAWs desde cualquier controlador.

Arturia Polybrute

Otra novedad que destaco, porque es un salvavidas muy útil, es la de los 'snapshot'. Se refiere a la posibilidad de que al ir creando un sonido podamos guardar hasta 5 'instantáneas' del mismo a las que poder volver en un momento determinado. Permite comparar estas diferentes versiones temporales, y si al modificar controles hemos ido demasiado lejos y nos hemos perdido, recuperar un estado previo. Lo mejor es que algunas operaciones guardan automáticamente un 'snapshot'. En particular, y es ahí donde hablo del 'salvavidas', si por error cambiamos a otro sonido sin haber guardado el que estábamos editando, se guarda automáticamente una instanténea y podremos recuperarlo evitándonos el disgusto de haberlo perdido irremediablemente.

Hablaba al principio de este bloque de la destacada calidad audio de Polybrute. También, aunque eso ya va en gustos, destacaré su 'cualidad'. No porque sea comparable a tal o cual modelo o fabricante, sino por lo que tiene de presencia, matices y riqueza. Tanto en el vídeo de esta entrega como en el más musical que hemos publicado en formato 'no talking' estamos oyendo las salidas directas de PolyBrute, sin procesado externo alguno. También lo que se oye está teñido por mis gustos, que buscan más la limpieza que los sonidos desgarrados. Los oídos atentos detectaréis esas pequeñas variaciones y reacciones propias del mundo analógico al reiterar una misma nota y que son tan agradecidas. Destacaré asímismo, no en todos los sintetizadores es tan claro, cómo aguanta el tipo bien al ir cambiando de registro, saltando de una octava a otra dentro de un mismo sonido. Esa capacidad de entenderse hacia los extremos del teclado sin perder el timbre.

Pros y contras

Por la parte de los pros destacaré:

  • Gran calidad audio
  • Controles singulares como 'Morphee' y 'ribbon'
  • 'Morph': función previamente desconocida en hardware analógico, para transmutar de forma continua entre dos timbres totalmente diferentes
  • Uso bitímbrico real, tanto 'layer' como 'split'
  • Panel de control amplio, directo, y muy bien concebido
  • Variedad de sonidos posibles, desde puros y simples a muy complejos y evolutivos
  • Efectos variados y muy acertados
  • Integración con PolyBrute Connect y DAWs

Y por la parte de los contras:

  • Los efectos se aplican en los modos 'layer' y 'split' sobre la suma de las dos capas y la salida audio LR es única (así que tampoco pueden usarse efectos externos separadamente para cada uno de los dos sonidos).
  • Las envolventes de comportamiento analógico y sus problemas con 'release' largo pueden hacer abruptos algunos ataques en pads (preferiría que Arturia añada opción para envolventes 'analógicas' o 'digitales', en algún firmware futuro).
  • El secuenciador de pasos no permite elegir la nota base y asume siempre que es 'do'. Elegir la nota base de una secuencia ya grabada sería deseable cara a un futuro firmware. 
  • El hold del seq/arp en algunos usos no 'borra' las notas anteriores al atacar un nuevo acorde después de liberar el anterior (Arturia siempre es ágil en resolver estas cuestiones).
  • En PolyBrute Connect sería útil contar con el editor de secuencias que sí está presente para otros productos Arturia, para hacer más sencilla la edición profunda que a través directamente del panel siempre es algo engorrosa.

Conclusiones, disponibilidad y precio

Ya comentábamos en la introducción, incluso en el título, que PolyBrute tiene visos de ser un referente perdurable en la historia de los sintetizadores.

Compite por características en la liga de los polifónicos analógicos 'delicatessen', pero dentro de ella se ubica en un precio comparativamente asequible, en torno a los 2500€. Su calidad de sonido, la usabilidad de su interfaz y controles, lo variado y detallado de los sonidos que genera, las posibilidades amplias de uso gracias al caracter bitímbrico combinado con el secuenciador/arpegiador y muy especialmente con el MatrixArpeggiator, la absoluta excepcionalidad del 'morphing' analógico, ... son todas cuestiones que lo hacen sumamente atractivo y competitivo en su gama.

La disponibilidad es prácticamente inmediata. Desde Arturia nos han indicado que la distribución comienza ya este mismo mes de enero.

Información oficial | arturia.com

Pablo Fernández-Cid
EL AUTOR

Pablo no puede callar cuando se habla de tecnologías audio/música. Doctor en teleco. Ha creado diversos dispositivos hard y soft y realizado programaciones para músicos y audiovisuales. Toca ocasionalmente en grupo por Madrid (teclados, claro).

¿Te gustó este artículo?
13
Comentarios

Regístrate o para poder comentar