Informática musical

Arturia Solina V, una string machine que engancha

Con Solina V, Arturia suma una string machine a su arsenal de recreaciones de teclados clásicos que pueden adquirirse separadamente (99€ para Solina V) o bien integrados en la V Collection (399€, con los trece instrumentos 'V'). Como es habitual en Arturia puede usarse en modo autónomo o bien como plug-in AU, AAX, VST2, VST3.

La todavía reciente llegada del Waldorf Streichfett ha renovado el interés por las string machines con el impacto que sólo el hardware llega a despertar, pero la propuesta de Arturia no es nada desdeñable. Ambas recrean con fidelidad toda esa gama de sonidos, variada pero dentro de una familia con una fuerte genética común, propia de las máquinas de cuerdas, pero la flexibilidad del software hace mucho más maleable a Solina V. Desde luego hay otras opciones en soft como Gforce virtual string machine, que acude al muestreo masivo, o tantísimas basadas en síntesis como Cromina de Wok, String de Loomer, o Strings Dream Synthesizer de Nusofting.

Centrándonos en la propuesta de Arturia, ya en mi primera media hora de uso me tenía enganchado, habiendo conseguido con enorme facilidad y sin tirar de 'presets' timbres evocadores tanto de los sonidos de cuerdas más setenteros (electrónica alemana, rock sinfónico...) como los ochenteros (Numan, Ultravox, etc. y sus vibratos y bendings intensos), pasando por varios 'oxygenes' y demás sonidos J.M.Jarre llenos de phasers complejos y ecualización extrema. Pero además algunas de sus novedades, como el curioso arpegiador disponible sólo para la sección bass, ofrecieron territorios nuevos dentro del contexto netamente strings.

Tiene un entorno muy amigable, en el que, en una crítica común al resto de los sistemas de la V Collection, es una lástima el tamaño minúsculo en el que se presenta su ventana en los modernos monitores de tan amplia resolución. Ya va siendo hora de que Arturia, al menos, ofrezca selección entre dos tamaños (o ¿quizá piensan que va siendo hora de que conecte un segundo monitor de menor resolución sólo para esta razón?).

Pero más allá de esa crítica, esta es una de esas reviews en las que el producto me ha ganado. Os resumo/comento características, ilustrando algunas de ellas (no todas) en el vídeo que acompaña al artículo.

Características generales

Cuenta con dos secciones:

  • bass (monofónica) pensada por defecto para añadir un timbre grave que refuerce la nota más baja aunque puede servir otros cometidos
  • upper (parafónica o polifónica, según se ajuste en cada preset) es la más convencionalmente asociada a string machines para la creación de texturas polifónicas.

Los canales MIDI y desplazamiento en octavas de cada sección son regulables por voz. Lo es también el punto más alto en el teclado al que llegará la voz bass y si usará modo layer o Split en relación a la sección upper.

Puede ajustarse la actuación del aftertocuh y la velocidad sobre el nivel y el brillo.

Todos los controles en pantalla pueden gobernarse desde CCs MIDI configurables por el usuario con funciones ‘learn’, con lo que queda abierta la vía al control manual desde fader, pots y pulsadores, o la automatización para registrar o programar variaciones automatizadas (muy tentador realizarlo sobre el triple resonador presente en la sección upper).

Sección Upper

La sección upper consta de registros de viola, violín, trompeta, trompa que modelan los sonidos derivados de técnicas de división de pulsos y bancos de filtrado propios de las string machines más tradicionales, y añade también el vox humana del Polymoog. Son registros combinables (salvo horn y trumpet).

Los controles crescendo y sustain vienen a ser lo que en un sinte correspondería al ataque y liberación en una envolvente de nivel (no hay filtro en esta sección). Es aquí donde se deja notar la selección entre comporamiento parafónico (como en las strings originales) o polifónico (presente en Solina V para dar una mayor individualidad a las voces cuando no toquemos acordes en bloque).

También al estilo del Polymoog y otros, cuenta para la sección upper con un juego de 3 resonadores que cubren las bandas 60-300, 300-1500, y 1500-7500 Hz. Configurables (no de forma individual sino conjunta) en modo realce de bajos, realce de banda o realce de agudos, cada sección cuenta con frecuencia, resonancia y ganancia. La alteración del carácter que permite es muy notable, aunque no deja de ser una variante de ecualización paramétrica.

Sección Bass

Cuenta con dos registros combinables, contra bass y cello, que son versiones octavadas de un mismo sonido.

Atraviesan un filtro paso bajo con controles de frecuencia y resonancia y dotado de una envolvente (attack, release, env amount). Es posible, en cuanto al nivel, establecer la duración del release (hasta 4 segundos).

Cuenta con un arpegiador, un añadido de Arturia respecto a las strings tradicionales, pero que lejos de desencajar tiene pleno sentido y permite dar una importante animación a las texturas típicamente estáticas o de evolución lenta. No desencaja en absoluto porque no llega a desdibujar el caracter 'plano' y 'quieto', sencillamente lo anima con el movimiento dentro del acorde mantenido que aporta un arpegio. Cuenta con posibilidad ‘hold’, recorridos arriba/abajo/péndilo/aleatorio, ajuste de la velocidad (que puede sincronizarse al tempo de un reloj MIDI).

LFO

Existe un LFO con recorrido desde un ciclo de 100 segundos hasta algo más de 10 ciclos por segundo. Permite aplicar vibrato y tremolo a las secciones bass y upper y adicionalmente puede destinarse a mover la frecuencia de corte del filtro presente en la voz bass.

Tiene opciones retrig y sync, y controles de tiempo de delay y de tiempo de fade (post-delay).

Efectos

Una selección corta y de ajuste sencillo. Ayuda a mantenerse centrado en el territorio strings.

El imprescindible 'ensemble' parece por comparación con los demás muy corto de controles, pero lo era también en las string originales. Ofrece on/off y mono/stereo, pero es por lo demás un efecto 'fijo', no editable. Tan exagerado como lo era en las originales, puede resultar excesivo en sonidos demasiado expuestos y a menudo demanda la ocultación tras una combinación de otras modulaciones varias (LFO, phaser) y una buena dosis de reverb. En todo caso hace todo lo mucho que se espera de un ensemble para strings. Es el botón ‘mágico’ que lleva cualquier sonido a sonar completamente ‘años 70’.

FX1 ofrece phaser o chorus. El phaser es de dos etapas. Una para cada canal L/R o bien usando ambas en mono, Tienen controles independientes completamente, lo que resulta excelente para combinar dos velocidades diferentes. Como chorus ofrece tres variantes y controles amplios que permiten modular a velocidad diferente la generación del chorus y su separación estéreo.

FX2 se dedica a delays, con dos variantes. Una variante recrea el sonido de retardo analógico (tipo BBD) y la otra es un delay digital con ajustes independientes para L y R, que admite ping-pong y lleva hf damp.

Existe también un reverberación, sin parámetros ajustables más allá de seleccionar el tipo entre una veintena de modelos. Es una reverb por convolución que contiene respuestas impulsivas de la reverb de muelles del string de Eminent, y otras, especialmente tomadas del DEP-5 y el RSP-550 , que aportan espacios hall, room, etc. así como tipo plate, entre otras.

Pablo Fernández-Cid
EL AUTOR

Pablo no puede callar cuando se habla de tecnologías audio/música. Doctor en teleco. Ha creado diversos dispositivos hard y soft y realizado programaciones para músicos y audiovisuales. Toca ocasionalmente en grupo por Madrid (teclados, claro).

¿Te gustó este artículo?
27
Comentarios

Regístrate o para poder comentar