Grabación

Review de los auriculares Audio-Technica ATH-R70x

En el NAMM Show de 2015 Audio-Technica presentó los auriculares abiertos ATH-R70x. Para ponernos en contexto, estamos hablando de unos auriculares de referencia para estudio profesional que en cuanto a prestaciones y precio se sitúan en la gama de los AKG K-712 Pro o los Shure SRH1440.

Lo primero que me sorprendió fue el peso de la caja en relación a sus dimensiones (dudé un instante de si estaba vacía). Estos auriculares son muy ligeros (210g) y van muy bien protegidos en su estuche con espuma acústica, que también incluye el cable y el manual.

La diadema es robusta y ligeramente flexible. Los ATH-R70x presumen de un sistema de soporte llamado 3D Wing que es un sustituto de la típica banda elástica que encontramos en la mayoría de auriculares para la sujeción vertical. Consiste en dos pequeñas alas acolchadas que se doblan y se adaptan para la comodidad de cada oyente.

Las orejeras son de tela suave y transpirable. Todo esto hace que sean muy cómodos de llevar, tanto que se puede trabajar con ellos durante horas y olvidarse de que los llevas puestos.

Al ser auriculares abiertos, la parte exterior se compone de una rejilla metálica perforada en forma de celdas de colmena —transparentes acústicamente hablando—, de modo que seguiremos percibiendo los sonidos de nuestro alrededor en adición al que generen nuestros auriculares.

Como no podía ser de otra manera, el cable es jack 3,5mm con rosca de sujeción para incorporar el adaptador de jack 6,35mm. En el otro extremo tenemos 2 conectores estéreo idénticos (de 2,5mm), uno para cada auricular. De este modo se pueden conectar indistintamente a un auricular u otro, sin que éstos cambien su posición en el panorama estéreo. Un ingenioso sistema para no tener que preocuparse de cual va con cual. La conexión queda fija, immune a desconexiones imprevistas gracias al sistema de sujeción.

En cuanto a sonido, yo los definiría como completamente transparentes. Los graves pasan inalterados y aunque presentes, suenan con poco cuerpo en comparación con otros auriculares —si estáis acostumbrados a otros modelos que enfatizan un poco los graves, lo echaréis de menos—. En el resto de la banda audible, los medios quedan muy bien definidos y los agudos suenan con claridad, sin excesivo brillo. La impedancia de 470Ω nos obliga a emplear ganancias ligeramente elevadas para escuchar a un volumen apropiado.

Debido a su comodidad, considero que estos auriculares son idóneos para estar largas horas perfeccionando el sonido desde una perspectiva general. Al ser abiertos no nos abstraemos del ambiente exterior por completo, y por lo tanto nos permiten escuchar con mayor naturalidad. Por su respuesta son muy adecuados para mezcla, aunque si no tenemos experiencia con auriculares de este tipo es conveniente complementarlos alternadamente con algún sistema de monitorización para graves, ya que al ser tan transparentes no producen alteraciones y puede darnos la sensación de que nos falta peso.

No nos equivoquemos: en realidad su sonido transparente es una ventaja, ya que nos proporciona una escucha real de nuestra música, pero al mismo tiempo puede llevarnos a exagerar nuestra mezcla en la banda baja del espectro. Por lo tanto, mucho cuidado: no te pases con los graves.

Conclusiones

Pros:

  • Ligeros y cómodos.
  • Sonido transparente, sin falsificaciones.

Contras:

  • Poco cuerpo en graves.

Más información | Audio-Technica

Sergi Gómez
EL AUTOR

Ingeniero en telecomunicaciones por la UPC especializado en procesamiento de la señal. La música es su pasión, toca la guitarra, el bajo y el teclado, además de producir sus propias composiciones. En Hispasonic ha encontrado el sitio web que responde a todas sus inquietudes.

¿Te gustó este artículo?
5
Comentarios

Regístrate o para poder comentar