Sintetizadores

Review de Novation Circuit, algo más que una groovebox

Introducción

Por diversas cuestiones he retrasado la review de Circuit, lo cual beneficia al contenido de la misma porque a mitad de diciembre ha cambiado, y mucho, lo que es y puede hacer. La propuesta de groovebox de Novation se apunta a la moda del uso en movilidad, gracias a la posibilidad de alimentación con pilas y el altavoz incorporado, pero en esas condiciones no revela su calidad real. Es necesario conectarlo a un buen sistema de audio para poderlo apreciar convenientemente.

Circuit es un guiño evidente a todos los que quieren tener un acercamiento al mundo del patroneo menos cósmico y más danzón, sin tener que pasar por las complicaciones de integrar un sistema formado por múltiples equipos. También para aquellos DJs que, tras la experiencia de pinchar y mezclar, se encuentran con ganas de crear patrones propios sin depender estrictamente de collages con contenidos y loops firmados por terceros.

Busca y consigue la sencillez de uso, con controles/botones inmediatos para casi todas sus funciones y una nutrida información en la ‘pantalla’ virtual que forman sus 32 pads retroiluminados y multicolor. Con el mismo objetivo de simplificar, se centra en las formas musicales más habituales para su mercado, tanto por los sonidos incluidos como por la selección de posibilidades que ofrece. Como ejemplo su fijación con el 4/4 y los 16 pasos por patrón: ¿Valses o 5/4? No, gracias.

Con sus dos pistas de sintetizador y 4 sonidos de percusión en cada patrón, puede quedar un tanto corto para completar una producción al 100%. Pero encaja como generador rápido de ideas, como primer equipo o como complemento en un setup más amplio. Además los cambios entre patrones sobre Circuit pueden sincronizarse con cambios también en otros equipos/programas, como el propio Live Lite 9 incluido de serie (también lo está la descarga de 1GB de loops para usar en Live u otros programas).

El uso como controlador genérico de Circuit, aprovechando sus encoders y pads para gobernar sintes software, y la posibilidad recientemente abierta de editar el sintetizador interno en plenitud vía software y vía MIDI amplían las ocasiones para sacar partido más allá de su primordial enfoque como groovebox.

Actualización (abril 2016): Novation ha seguido ampliando la funcionalidad de Circuit, no dejes de leer esta noticia en la que informamos de la posibilidad de cargar muestras de usuario para su uso en las secciones 'drum'.

Características básicas

En la noticia de principios de octubre que anunciaba su llegada tenéis un resumen de sus características.

Además de una conexión frontal para auriculares, cuenta con salidas audio y el par in/out MIDI tanto vía USB como vía conectores DIN 5 puntas a través de dos cables incluidos que convierten sus conexiones atípicas en Jack de 3,5mm al formato tradicional. También incluido el alimentador (no es posible la alimentación vía USB, aunque sí con pilas). Lamentablemente el audio no viaja por USB, así que para grabar necesitaréis conectarlo a algún interfaz / tarjeta.

No busquéis opciones complejas de otros secuenciadores avanzados, aquí prima la sencillez de uso, sin menús enterrados. Se hace sin renunciar al sonido, que tiene cuerpo si lo conectamos a un equipo de amplificación en condiciones.

La parte destinada a baterías permite crear patrones de 16 pasos (el típico compás a semicorcheas) con 4 sonidos elegidos de un repertorio de 64 muestras precargadas. Para longitudes mayores es necesario concatenar patrones para completar frases de dos o más compases.

Las dos secciones de sinte ofrecen polifonía (6 voces cada) y 64 sonidos cargados internamente pero editables. La edición ‘in situ’ limitada al uso de 8 encoders que modifican parámetros esenciales, pero mediante una aplicación (para OSX y Win) podemos crear sonidos 100% propios e incluso reemplazar el banco de fábrica. De nuevo, los patrones son de 16 pasos, aunque, al contrario que los de tipo Drum, se puede al reproducir cambiar la longitud para usar un número inferior de pasos, fuente de interesantes contrastes para animar una sesión.

Session’ (hasta 32 guardadas internamente) es por cierto el nombre que recibe en Circuit un juego de 8 patrones de 16 pasos para cada una de las 4 pistas Synth1, Synth2, Drum1/2 y Drum 3/4. Circuit permite combinar los patrones de una sesión al vuelo usando la matriz de 32 pads para escoger cuál de los 8 ha de sonar en cada pista. Una sensación en hardware que recuerda la experiencia de lanzar y combinar patrones, asociada a menudo al uso de ordenador y aplicaciones como Ableton Live. Es también posible conmutar de una 'session' a otra sin necesidad de ‘stop’, superarando así el límite de 8 patrones durante el desarrollo de una canción (p.ej. con sesiones diferentes dedicadas a intro, estrofa, estribillo, puente, etc.).

Cuenta también con efectos de reverb y delay, más compresión ‘sidechain’ desde la percusión hacia los 2 sintes para conseguir los efectos de sobrecompresión y ‘pumping’ que abundan en la música electrónica de baile.

Encontraréis un guiño hacia dispositivos mucho más caros en la posibilidad de que cada nota venga afectada de ajustes personalizados que permitan variar el timbre durante el desarrollo de un patrón, algo que recuerda a los tan alabados parameter-locks de Elektron. Incluso los envíos a efectos pueden variar nota a nota en cada pista/sonido. Desde luego son la vía para lograr unos resultados bien vistosos que suenan con una complejidad considerable.

En uso

Pese a las limitaciones que impone la búsqueda de un tamaño muy portable, los controles son muy usables. Especialmente los encoders, de tamaño convencional y dispuestos en un afortunado zig-zag. Los pads son pequeños (1,7 x 1,7 en cm.), pero a cambio se alcanzan todos con una única mano sin necesidad de desplazarla. La construcción, pese a ser en plástico, es robusta y me parece todo un acierto el amplio apoyo que realiza la base, hecha de goma antideslizante (algo ya presente en los LaunchPad, por ejemplo), como garantía de su fijación sobre una mesa sin desplazamientos indeseados.

El diseño ‘sin pantalla’ viene acompañado de un nutrido conjunto de botones para activar las diferentes funciones y vistas, siendo muy excepcional la necesidad de usar el botón ‘shift’. En el uso de las funciones necesarias en vivo se garantiza el acceso directo gracias al arco de botones que rodea al juego de 4x8 pads. Los 32 pads tienen iluminación de color variable que es una ayuda capital durante el uso. También los leds bajo los 8 encoders cambian su color e intensidad en cada uno de los modos de visualización para informar mejor al usuario de su función y ajuste.

Acostumbrarse a cómo es la representación y actuación a través del juego de los 32 pads, exige lectura del manual y un mínimo de práctica que se adquiere pronto. El vídeo os ofrece suficientes ejemplos sin pretender ser un tutorial exhaustivo. En particular la edición de patrones para las pistas de batería se beneficia y mucho de la representación simultánea de las intervenciones de dos sonidos, pudiendo así entender mejor la relación / complemento entre ellos (como por ejemplo al usar bombo y caja). Equivale a la clásica representación de tira de botones/leds para representar 16 pasos en tantísimas otras cajas de ritmo y secuenciadores, pero con esa mejora de simultanear la visualización de dos instrumentos (dos filas de 8 pads para cada).

La introducción de notas para las dos secciones de sintetizador resulta más compleja, pero es siempre así en este tipo de máquinas que ofrecen un ‘teclado’ reducido. En Circuit podemos ver en dos filas de la ‘pantalla de pads’ una octava cromática (una fila representa las notas naturales y la otra las alteradas –notas blancas y negras de una octava de piano-). Podemos movernos arriba / abajo con botones dedicados oct+/oct- para alcanzar las notas necesarias.

Pero también podemos elegir una escala / modo concreta (como mayor, menor natural, armónica, mixolidia, etc., hasta totalizar 16 opciones) en cuyo caso se dispone de dos octavas, o incluso de 4 a través de las 4 filas de pads, aprovechando que las escalas sólo usan 7 u 8 notas. Ya sea para grabación por pasos o para grabación en tiempo real podemos ejecutar, incluso polifónicamente, sobre ese ‘teclado’ simulado, y despreocupándonos por lanzar notas ‘erróneas’: tanto la ejecución sobre ese teclado de pads como la recibida vía MIDI de un posible teclado externo, se corrigen para adoptar notas congruentes con la escala elegida.

Tal como es habitual en otros secuenciadores de patrones, cuando se realiza la transposición de un patrón ya grabado Circuit modifica las notas resultantes transportándolas cromáticamente a la nueva tonalidad elegida. Pero a diferencia de otros (como Beat Step Pro) la modificación a posteriori de la selección de tipo de escala sobre un patrón ya grabado, sí afecta al contenido, reubicando las notas sobre el nuevo modo/escala elegido. Eso permite cambiar de forma notable y no pocas veces útil la sonoridad de los patrones. Patrones realizados en mayor que suenan cambiados totalmente al aplicar alguna escala menor, o transmutados a escalas con quintas aumentadas. No digamos ya modos con intervalos de segunda aumentada entre algunos de los grados, y su sonoridad exótica. Tan fáciles de realizar estos cambios que incluso para quienes son ajenos a estos conceptos de teoría musical acaban siendo un recurso útil, guiados en su caso por prueba y error y el buen gusto al seleccionar los resultados. Toda una ocasión para descubrir posibles variaciones con las que resolver el cambio entre estrofa y estribillo, o evitar la repetición sistemática, creando secciones con distintos modos pero compartiendo una misma idea/motivo rítmico y de tendencia melódica que los integre.

Cara a la creación de patrones, la versión del firmware aparecida a mitad de diciembre añade algo bien útil: la posibilidad de grabar desde un teclado externo. Algo que al ser las dos partes de sintetizador polifónicas a 6 voces puede resultar especialmente interesante, y que desconcertaba no encontrar en el firmware original pese a que sea un cierto ‘atentado’ contra el patroneo más purista.

El encadenamiento de patrones (para formar grupos de 32, 48, 64, etc. pasos) no es sólo durante la reproducción. También se aplica a la hora de grabar, con lo que podemos registrar frases más extensas tocándolas y escuchándolas sobre la marcha en todo su desarrollo, sin tener que planificar su descomposición en fragmentos de 16 pasos. Es posible la grabación en ‘overdub’ añadiendo notas en pasadas sucesivas sobre el mismo patrón o grupo de patrones, o completando sucesivamente las voces de las pistas polifónicas.

Desde el propio interfaz de Circuit podemos registrar, visualizar y modificar la información de notas presentes en cada paso, su velocidad, y su duración de gate. Podemos, incluso durante la ejecución, rotar cada patrón (nudge hacia delante y hacia atrás), o reducir la longitud reproducida de los patrones de tipo Synth a menos de 16 pasos.

Una de las vistas posibles (botón 'Mixer') presenta en pads y encoders un útil mezclador con ‘mutes’ y niveles de los seis sonidos (dos sintes y cuatro percusiones), y otra (botón 'FX') ofrece control de los efectos: los seis envíos y la selección de la variante del efecto tanto para el eco como para la reverb.

El control físico a través del potenciómetro dedicado ‘filter’, permite ese gesto habitual en DJing de filtrado paso bajo / paso alto, interesante para arranques/finales o transiciones (por ejemplo entre dos sesiones dispares, el filtrado hace más fluido el cambio, ayuda a enmascararlo).

Si queréis usarlo conjuntamente con algún software tipo DAW, aseguraos de usar USB-MIDI, puesto que sólo en esa conexión se transmiten todos los muchos mensajes que puede llegar a generar entre notas, CCs, NRPNs, etc. (la conexión MIDI, para no ahogarse, envía poco más que las notas, en todo caso una información mucho menos completa).

Sonido

Trae de fábrica 64 muestras prefijadas para Drum 1, 2, 3 y 4 así como 64 presets de sinte sustractivo para usar en las pistas Synth 1 y 2 aplicando un motor de síntesis completo tipo Nova (no son meras muestras).

Las muestras de percusión ofrecen varios bombos y cajas, también varios hats y platos, más palmas cencerros y percusiones diversas, pero siempre en un terreno acorde con el mercado al que va dirigido, favoreciendo lo electrónico. Son alterables en afinación y duración (decay) y puede aplicárseles una distorsión de intensidad regulable (que alcanza cotas muy sucias si lo necesitamos) y un filtrado paso bajo con frecuencia de corte al gusto para recortar brillo. Con esos aditamentos, pese al uso de sólo 4 sonidos simultáneos en un patrón, es factible con el control ‘decay’ montar en un solo sonido la alternancia entre distintas aberturas de hi hat, o varias afinaciones de un tom o un cencerro, con lo finalmente que se logran patrones bastante ambiciosos y completos que aparentan usar más instrumentos.

Como veréis en los (pocos) patrones que he creado para la demo en vídeo, en los que he trabajado sobre todo la parte de percusión, los graves tienen presencia y nitidez y los transitorios pueden llegar a ser incisivos… si la escucháis en buenas condiciones. Hay algunos graves que perderéis en equipos / auriculares de poca calidad.

Los también 64 sonidos de sinte se benefician de una mayor profundidad de ajustes: los 8 encoders actúan en cada uno a modo de macros, capaces de arrastrar cambios sobre hasta 4 parámetros del sintetizador Nova interno desde un único control. No hay ninguna información en el manual sobre qué parámetros altera cada encoder en cada sonido, así que hay que tirar de oído.

Sólo 64 sonidos (64 muestras para drums y 64 presets en los sintes) es, para los estándares de hoy, algo escaso en variedad de timbres. Y ciertamente en algunas ocasiones uno querría ir más allá. En el caso de las pistas de sintetizador, es afortunadamente posible, gracias a un software editor. Realmente puede ir mucho más allá de la variedad que presentan los 64 sonidos 'synth' de fábrica, y que una vez repartidos entre bajos, pads, leads, efectos, etc. ofrecen un repertorio en el que podríamos querer algo diferente.

Síntesis a lo Nova con edición externa y nuevo firmware

Como ya tuvimos ocasión de comentar en reciente noticia, una sorpresa muy bienvenida ha sido la reciente aparición de un editor que facilita acceso a todos los parámetros del sintetizador tipo Nova que existe para cada pista ‘synth’. Está desarrollado por Isotonik por encargo de Novation, y gracias a él, además de los 64 sonidos de fábrica para las secciones sinte, podremos diseñar sonidos propios e incluso personalizar esa biblioteca de presets guardados en la máquina. Prometen futuras versiones con aún mayores funciones.

Editor para Circuit
Captura de la demo en vídeo del editor para Circuit
isotonikstudios.com

He probado la versión ‘standalone’ del editor para Mac (también disponible para Win o como complemento Max4Live en Ableton). La instalación sencillísima e inmediata. Eso sí, tras haber instalado nuevo firmware oficial de Novation en Circuit (igualmente sencillo: es una aplicación que gestiona todo el upgrade). Incluso si no pensáis usar el editor, instalar el nuevo firmware 1.2 es muy recomendable. Ha hecho desaparecer varias de las objeciones que tenía respecto al producto en su estado inicial. Ahora graba desde teclados externos si lo deseamos, entre otras muchas mejoras a la hora de grabar y editar patrones que lo hacen mucho más amigable y preciso.

El nuevo firmware (y la documentación ampliada ahora con una extensa guía de control MIDI) ofrecen la posibilidad de gobernar muchísimos elementos de Circuit y sus generadores de sonidos vía mensajes MIDI CC y NRPN, fáciles de generar desde DAW y controladores genéricos.

Es a través del editor creado por Isotonik (que muestro al final del vídeo) y/o con mensajes MIDI como podemos acceder a las tripas del modelo de síntesis y de los efectos presentes en Circuit. Se revela así la arquitectura del sintetizador:

  • Dos osciladores con 14 formas de onda y 16 wavetables, más fuente de ruido. Hay posibilidad de sync entre osciladores y y ring mod, y controles density (unison), así como ajustes de portamento/glide/legato.
  • Filtro único configurable LPF 12 o 24 dB/oct, HPF 12 o 24, BPF con 6 o 12 dB/oct a cada lado. Cuenta con distorsión (polifónica, ¡bien!) seleccionable entre varios tipos (diodo, válvula, clipper, cross-over, rectifier, bit reducer, rate reducer).
  • Tres envolventes ADSR y dotadas de sensibilidad a la velocidad de pulsación, para nivel, filtro y uso general.
  • Dos LFOs con 38 formas de onda entre las que se incluyen muchas para construcción de arpegios y otros adornos melódicos
  • 20 rutas de modulación, con 13 fuentes posibles y 17 destinos
  • 8 ‘macros’ correspondientes a los 8 encoders presentes en Circuit, con los que es posible atacar a hasta 4 posibles parámetros
  • Efectos individuales para procesar cada parte synth mediante chorus (que peca de un tanto ruidoso), ecualización de 3 bandas frecuencia/ganancia, y distorsión (diodo, válvula, clipper, cross-over, rectifier, bit reducer, rate reducer).

Además vía MIDI (con lo que es posible que una futura versión del editor también lo contemple) ganamos acceso ampliado a los efectos globales de Circuit:

  • Reverb con envíos regulables desde synth 1 y 2 y drums 1..4 (que ya eran posible ‘in situ’ desde Circuit), más selección entre 6 tipos (chamber, varios hall y room), y control de tiempo de reverb y factor de damping. Muy bienvenido para ampliar la paleta de reverbs respecto a los 8 ajustes predefinidos de fábrica.
  • Delay, de nuevo con envíos, más ajustes de tiempo, realimentación, etc. que van mucho más allá de las 16 preselecciones que se obtienen ‘in situ’.
  • Filtro insertado en la salida maestra es continuamente variable entre paso bajo y paso alto, con resonancia ajustable (esto último, también novedad respecto al uso de los controles propios de Circuit).

Igualmente se mejora la compresión sidechain. El ajuste de este compresor por defecto no siempre funciona adecuadamente pero mediante mensajes MIDI podremos personalizarlo regulando los tiempos de ataque, mantenimiento y decaimiento (attack, hold, decay) y la profundidad de la actuación del compresor. Es también factible escoger para cada parte synth cuál de los 4 instrumentos de percusión será usado para el sidechaining. Con estos complementos un sidechain que estaba sujeto a la ‘suerte’ de que encajara o no, puede ahora adecuarse y ponerse a funcionar al servicio de cada pista y combinación de sonidos que estemos trabajando.

Demo en vídeo

La demo en vídeo que encabeza este review, como tantas otras veces, es más que un tutorial exhaustivo, un recorrido parcial pero que os permite tantear de primera mano cómo es el manejo, y de paso escuchar resultados obtenidos con el solo concurso de Circuit. Sus salidas de audio están llevadas a una tarjeta para grabar directamente su sonido, sin efectos ni ediciones de ningún tipo, salida ‘en vivo’ de Circuit.

00:00 - Interfaz de uso

01:30 - Sesiones y patrones

03:00 - Grabación de patrones drum

07:45 - Mixer y fx

09:40 - Grabación y edicion de patrones synth

11:40 - Transposición y escalas

12:30 - Un par de patrones para la demo

16:20 - Editor Isotonik para el sinte interno

Conclusión

Si duda hace unas semanas mi review hubiera sido algo más contenida, pero las novedades del firmware 1.2 y la aparición del editor gratuito de Isotonik han cambiado muy a mejor el significado de Circuit, madurándolo notablemente.

330€ es un precio por el que otros fabricantes sólo ofrecen un controlador y aquí tenemos un groovebox ‘todo integrado’. Una especie de híbrido entre los conceptos de LaunchPad y el sinte Nova girando en torno a un secuenciador de patrones. Con todo, la competencia más directa, que situaría en la Electribe 2 de Korg (<400€), es demasiado próxima como para despejar la necesidad de considerar ambas ante cualquier compra. Cierto que Korg ofrece mayores cotas de polifonía, pistas y multitimbralidad, así como una mayor variedad de sonidos y efectos, pero la inmediatez de uso de Circuit, su matriz más extensa con 32 pads, y porqué no decirlo, su vistosa y multicolor presencia, son aspectos que puede interesar poner en la balanza, como también el uso como controlador genérico y como sinte sustractivo generalista con dos partes polifónicas mediante el editor encargado por Novation a Isotonik y que ya funciona en ‘standalone’ (sin la vinculación a Max4Live que tenía cuando apareció hace un par de semanas).

Para quienes buscan una forma asequible (al bolsillo y a la mente) de transitar el terreno de los patrones con una fuerte edición tímbrica en cada paso e instrumento, Circuit recuerda a la filosofía de los p-locks de Elektron pero con unas dimensiones, peso y precio mucho más contenidos. Que también sean más cortas sus posibilidades es sólo una comparación frente a los reyes del mambo en esto del patroneo, no es una afirmación ‘en absoluto’. Sus posibilidades, aunque limitadas en comparación, no dejan de ser amplias, y algunas de ellas son particularmente afortunadas, como toda la cuestión de uso de escalas / modos, y otras varias que ayudan a movernos fuera de nuestras propias convenciones. Sacarnos de nuestras rutinas es algo que agradecemos en cualquier nuevo instrumento. También en este: usar un secuenciador de patrones al final no es lo mismo que crear patrones en un secuenciador convencional. Son instrumentos diferentes y se traslada a los resultados.

El desconocimiento de la acción exacta que desarrollará cada encoder sobre un sonido, la posibilidad de probar diferentes sonidos en un patrón pero manteniendo la grabación de la automatización realizada en el anterior, las facilidades para el desplazamiento/nudge, la automatización de cambios de timbre y envíos a efectos… ayudan a jugar y descubrir, mitad conscientemente / mitad por encuentros fortuitos, formas de alterar las ideas iniciales.

La paleta de 64/64 sonidos para Drum/Synth se antoja algo estrecha, aunque al estar enfocados todos hacia el terreno 'electro' y no pretender un alcance generalista la cifra es algo más optimista de lo que parece (claramente no se trata de un módulo General MIDI ni se pierden sonidos en ello). Además en el caso Synth cuenta con el remedio del editor externo.

La facilidad de uso puede llevar a desarrollar autenticas ‘sesiones’ en torno a su propio panel, y quien prefiera y pueda cuenta también con la posibilidad de acompañar cualquier controlador adicional para completar el gobierno de una sesión. En mi caso, he probado a configurar un BeatStep de la primera generación para controlar la mezcla (mutes y niveles, así como envío a efectos) para mantener el interfaz de Circuit dedicado a otras funciones (selección de ‘sessions’, ‘patterns’ y edición de sonidos con los encoders). Incluso sin eso, jugando con una preparación previa al momento del ‘vivo’ de varias ‘sessions’ entre las que ir conmutando dentro del desarrollo de un tema, es fácil conseguir resultados vistosos y variados sin necesitar aplicar nada más que Circuit y tu propia creatividad. Eso sí, centrados en lo electro y 4/4, que es su voluntario corsé.

Precio en tiendas: aprox. 330 euros.

Más información | Web Novation

Foro Circuit en hispasonic

Pablo Fernández-Cid
EL AUTOR

Pablo no puede callar cuando se habla de tecnologías audio/música. Doctor en teleco. Ha creado diversos dispositivos hard y soft y realizado programaciones para músicos y audiovisuales. Toca ocasionalmente en grupo por Madrid (teclados, claro).

¿Te gustó este artículo?
3

Productos relacionados

  • Novation Circuit
    Novation Circuit
Comentarios

Regístrate o para poder comentar