Sonido en vivo

Review de PreSonus Studiolive 32 Series III, una mesa para directo y estudio

PreSonus StudioLive 32 Series III

La mesa de mezclas Studiolive 32 está pensada tanto para directo como para estudio, con una gran flexibilidad a la hora de realizar grabaciones tanto a través de USB como a través de tarjetas SD. De los tres modelos que hay de esta serie nos vamos a ocupar de la más grande de todas, que es la que ha llegado a nuestras manos. Ofrece 32 canales de entrada, disponiendo las hermanas pequeñas de 24 y 16 canales respectivamente.

Construcción

En la primera toma de contacto, en lo que a construcción se refiere, la sensación que nos da es de robustez, debido a su manufactura en aluminio. El tacto y suavidad de los faders motorizados (32 de mezcla y 1 fader master) es más que correcto. El plástico blando de los botones y la presión que hay que ejercer sobre ellos y su respuesta no nos genera dudas a la hora de saber si hemos pulsado o no un botón de manera correcta. Los potenciómetros presentes en la mesa (todos de giro infinito, a excepción de los controles de Monitor y Phones) tienen la dureza correcta para realizar ajustes con precisión.

Quizás en el aspecto de manejo echamos en falta más precisión en la respuesta de la pantalla táctil de 7 pulgadas, ya que no siempre responde a la primera y debemos pulsar varias veces para activar la opción requerida. Esto que puede parecer algo crítico, sobre todo a la hora de trabajar en directo, en realidad no resulta tan problemático, ya que durante la mezcla no se requiere apenas del uso de la pantalla para llevar a cabo nuestro trabajo.

PreSonus StudioLive 32 Series III

Conexiones

Entradas

  • 16 entradas de canal con conector XLR.
  • 16 entradas de canal con conexión Combo XLR-Jack balanceado.
  • 2 entradas auxiliares estéreo con conexión Jack balanceada.
  • 1 entrada de Talkback con conexión XLR que puede ser utilizada como entrada de grabación ya que posee el mismo tipo de previo que el resto de canales de entrada.
  • TAPE IN con conexión RCA.

Salidas

  • Salida Master con conexión XLR.
  • Salida Mono Sum con conexión XLR.
  • 12 Salidas MIX con conexión XLR y 4 salidas MIX con conexión Jack Balanceada. Estas salidas pueden ser utilizadas como salidas auxiliares, salidas de subgrupos o salidas de matrices. Estos buses son lo que Presonus ha venido a denominar FlexiMix.
  • 4 salidas de subgrupo con conexión Jack balanceada y mismas opciones de uso que las anteriores.
  • 1 salida de monitor estéreo con conexión Jack balanceada.
  • 1 salida estéro TAPE OUT con conexión RCA.
  • 1 salida AES/EBU que por defecto nos proporcionará la mezcla principal estéreo pero que puede ser re-configurada para proporcionar cualquier bus de mezcla, la señal de TAPE IN o monitorizar los SOLO.

A todas estas conexiones se suman:

  • Conexión USB para utilizar la mesa de mezclas como interfaz de audio.
  • Lector de tarjetas SD para la grabación-reproducción directa de audio, gestión de sesiones de la mesa y actualización de Firmware.
  • Audio Network con conexión Ethercon y RJ-45 orientado a la transmisión de datos de audio y vídeo sobre redes LAN (AVB).
  • Puerto Ethernet con conexión RJ-45 para control de aplicaciones.
  • Conector de tipo BNC de 12 voltios para lámpara.
  • Salida de Auriculares con conexión Jack 1/4 estéreo.

Algo que hemos echado muy en falta ha sido la inclusión de un puerto USB para poder gestionar las sesiones, ya que el uso de una tarjeta SD para estos menesteres no es tan habitual como el uso de un “pincho” USB.

Elemento a elemento

La primera impresión de la mesa es que estamos ante un dispositivo bastante intuitivo, al que no nos costará sacarle rendimiento y realizar las tareas fundamentales de una mezcla, sin tan siquiera haber leído el manual. Es muy clara de un vistazo, ya que tiene muy bien diferenciadas en la superficie cada una de las opciones que necesitamos, y la práctica totalidad de los controles son accesibles sin tener que pasar por engorrosos menús.

PreSonus StudioLive 32 Series III

La primera parte que destaca es la sección de faders. Disponemos de 33 faders separados de la siguiente manera:

  • Un primer grupo de 24 faders en la parte izquierda de la superficie.
  • El Master Fader a la derecha de los anteriores.
  • 8 faders en la parte derecha de la superficie. La mesa está diseñada para utilizar estos 8 faders que quedan a la derecha como retornos de efectos, control de grupos DCA, como masters de mixes y efectos, nivel de Talkback, nivel de Tape In... La selección de la función que realizarán estos faders es fácilmente seleccionable con botones específicos para ello. Cabe indicar que los 32 faders de mezcla poseen en su parte superior de un medidor con tres leds que nos indican el nivel de salida de cada uno de los canales. El medidor del Master lo encontramos justo a la derecha de la pantalla táctil y dispone de 12 leds para cada uno de los dos canales L y R.
  • Disponemos de capas de faders totalmente personalizables para ser configurados de acuerdo a nuestro flujo de trabajo.
PreSonus StudioLive 32 Series III

Justo a la izquierda de los faders, disponemos de 20 botones que dan acceso directo a lo que vendría a ser el “Sends on Faders”: con un simple toque de botón, todos los faders pasan a ser el nivel de envío para cada uno de los mixes, subgrupos, matrices o envío a efectos que necesitemos en cada momento. Cuando tenemos seleccionados uno de estos FlexiMix, el Master Fader pasa a ser el Master de ese auxiliar en concreto.

Junto al master fader nos encontramos con 8 botones con opciones asignables por el usuario en los cuales podremos asignar grupos de mute, Tap Tempo de hasta 4 procesadores de efectos, acceso rápido a escenas y navegación entre escenar. Realmente es bastante limitada la capacidad de programación de estos botones.

Cada vez es más habitual disponer de soporte para apoyar la tablet en la parte superior de la mesa. Aprovechamos para decir que Presonus, a diferencia de otros fabricantes, nos ofrece software tanto para plataformas Mac y Windows para su control remoto.

PreSonus StudioLive 32 Series

Cercano al soporte de la tablet, nos encontramos con lo que Presonus denomina Fat Channel Control, que no es otra cosa que la zona donde podremos cambiar los parámetros para el canal seleccionado. Aquí nos encontramos con los habituales controles para cada canal como son: selección de entrada (Analógica, Network, USB o tarjeta SD), ajuste de ganancia, inversión de polaridad, alimentación Phantom, HPF, asignación de salida, emparejamiento de canales, retardo de la señal de entrada y tres botones de Copy, Load y Save para la gestión de los canales.

Disponemos en esta misma sección de tres medidores con 12 leds de medición cada uno; uno de ellos nos indica el nivel de la señal de entrada, otro la cantidad de compresión que está aplicando el compresor (Gain Reduction) y un tercero con el comportamiento de la puerta de ruido.

En esta misma sección disponemos de 8 potenciómetros que harán una función específica dependiendo de la opción que tengamos seleccionada en cada momento. Son los que nos servirán para ajustar los valores de la EQ, la compresión, puerta de ruido, ajuste de ganancia... Si bien para los controles de puerta y de compresión con estos 8 potenciómetros tendremos acceso a todos los ajustes de procesador, para ajustar la Q de cada uno de los 4 ecualizadores paramétricos de los que dispone la mesa por canal, debemos pulsar un botón a mayores para efectuar cambios en el valor de Q lo que hace el ajuste de ecualización menos rápido de lo que nos gustaría, sobretodo para aplicaciones en directo. Cabe destacar que podemos activar/desactivar cada uno de esos ecualizadores individualmente y además podremos configurar los ecualizadores de graves y agudos como shelving.

PreSonus StudioLive 32 Series III

En la parte central superior de la mesa nos encontramos con la pantalla táctil que, como hemos mencionado anteriormente, tiene una respuesta mejorable. Justo debajo de ella nos encontramos 4 botones de Mute para lo efectos de la mesa y un gran botón de Tap Tempo, muy de agradecer. Creemos que este botón debería ser incluido en todas las mesas con labor dedicada y no como opción configurable, sobretodo cuando la mesa está orientada para aplicaciones en directo.

Justo a la derecha de estos botones nos encontramos con la sección Master Control, que nos permite al acceso de las opciones generales de la mesa, selección de efectos, gestión de escenas, controles de reproducción,etc... y por último, justo a su derecha, los controles de monitorización.

PreSonus StudioLive 32 Series III

En el apartado de efectos incluido, disponemos de 3 procesadores de reverberación genéricos que podremos configurar como diferentes tipos de reverberación (Hall, Concert Hall, Room...), una reverb plate específica, y 3 tipos de delay: mono, estéreo y ping pong.

Disponemos también de 8 ecualizadores gráficos asignables al Master, a subgrupos y a Buses de mezcla. Destacable el poder asignar el ecualizador gráfico en su totalidad a 31 faders de la mesa, ideal para, por ejemplo, fulminar un acople en un monitor de manera muy rápida ya que con tan solo 2 pulsaciones de botón tendremos acceso a cualquiera de las 8 EQ gráficas asignables en los faders.

Grabando

Uno de los aspectos más interesantes que nos ofrece la Presonus StudioLive 32 es la capacidad para realizar grabaciones multicanal. Para ello disponemos de dos posibilidades: la primera de ellas es la conexión USB, que nos permite conectar la mesa a nuestro DAW habitual para hacerla funcionar como interfaz de sonido. Hemos hecho una prueba de grabación de 32 canales con Logic Pro X y tanto el reconocimiento de la interfaz como la grabación han transcurrido sin problemas. De la misma forma podemos asignar a cada uno de los canales de entrada de la mesa, una entrada digital que provenga de nuestro DAW, por lo que podemos realizar mezclas en nuestra Presonus fácilmente si disponemos de grabaciones multipista en nuestro ordenador.

La segunda posibilidad de grabación es mediante tarjetas SD. En el menú de la mesa disponemos de un test de velocidad de transferencia de la tarjeta, que nos indicará el número máximo de pistas simultáneas que podremos grabar en función del tipo de tarjeta SD de la que dispongamos. Muy útil para no llevarnos sorpresas durante la grabación. En un primer test nos ha indicado la posibilidad de grabar 7 pistas de manera simultánea y en un segundo y tercer test 16 y 17 respectivamente. Esto nos ha generado cierta inquietud ya que no se ha realizado ningún tipo de ajuste entre tests. Hemos realizado otro test con una segunda tarjeta con 95 MB/s de transferencia y esta nos posibilita la grabación de 31 tracks simultáneamente.

Una vez realizado dicho test, debemos crear una sesión donde se grabarán las pistas y una vez hecho esto nos aparece un menú donde seleccionaremos las pistas a grabar. Una vez armadas las pistas ya solo nos queda pulsar, dentro de la sección Master Control, el botón grabar y después el botón play para comenzar la grabación. La pantalla de grabación nos informa del tiempo de grabación transcurrido, así como el tiempo restante en función de la capacidad de nuestra tarjeta SD.

Sonido

En cuanto al sonido se refiere, hemos de decir que tanto los compresores como ecualizadores cumplen su trabajo de manera efectiva, siendo la calidad la requerida para el rango de precios en los que se mueve esta mesa.

Destacamos las EQ pasivas, que funcionan de forma bastante satisfactoria. En los tres tipos de compresores que ofrece (Standard, Tube y FET) cabe destacar por su sonido el emulador de compresor de válvulas que incorpora.

En general, la mesa dispone de un buen sonido para aplicaciones en directo y algo más limitado para estudio, por la precisión que este ámbito requiere. Quizás en el sonido de los efectos es donde sus competidores destacan sobre la Presonus, ya que en este modelo se echa un poco de menos un sonido más orgánico de los mismos, y si a esto añadimos los ruidos digitales que se generan al modificar algunos de los valores de los efectos en tiempo real, nos hará complicado modificar sus parámetros en medio de un directo.

Conclusión

Nos encontramos ante una mesa robusta, muy bien pensada y de manejo muy intuitivo. Sin tan siquiera mirar el manual y con algo de conocimiento previo de otras mesas, podremos exprimir prácticamente todo su potencial. Su plato fuerte es la versatilidad y sencillez a la hora de realizar grabaciones multipista; por lo demás, el set de especificaciones es muy completo, incluyendo faders motorizados, flexibilidad de ruteo, variedad efectos y amplia conectividad, como mínimo dentro de lo que se espera en una mesa de esta gama. En la parte negativa, no podemos obviar la mejorable respuesta de la pantalla táctil.

Su precio ronda los 3.200 euros, situándola en una zona comprometida frente a algunos de sus competidores directos, como la Behringer X32 (que está 1.000 euros por debajo). Sin embargo, otros como la Allen & Heath Qu 32 prácticamente la igualan, así que, si estás buscando un mezclador digital de 32 canales, la decisión final llegará tras un examen concienzudo de su interfaz de usuario y cómo encaja en tu forma de trabajar, porque las posibilidades prácticas de una mesa como esta difícilmente te dejarán insatisfecho en cualquier situación.

¿Te gustó este artículo?
2
Comentarios

Regístrate o para poder comentar