Magacín

Fabrica tu Stradivarius con madera y hongos

Puede que, aunque no en la forma que estás pensando. Mucha gente cree que el sonido de un violín mejora con los años. Hay mucho de subjetivo, por supuesto, pero de todas formas hay un gran consenso en esta impresión. Hay algunas razones por las cuales la edad de un instrumento podría afectar al tono.

Evolución

El intérprete cambia continuamente componentes y propiedades, como el tamaño o el tipo de puente, el tipo de cuerdas, y otras cosas. En cada caso el intérprete deshace el cambio a no ser que perciba que el instrumento mejora. Así, un violín tocado puede gradualmente evolucionar hacia una mejor versión de sí mismo dentro de lo que permiten sus parámetros. Podría haber también una influencia Darwiniana. Los instrumentos que no suenan de forma satisfactoria y dejan poco margen para ser mejorados usualmente tienen un valir de mercado inferior, acaban en manos de intérpretes con menos experiencia y pueden desaparecer. Los que suenan bien son cuidados, salvados, y acaban en buenas manos. De ahí que sólo éstos sobrevivan.

Cambios mecánicos

Las propiedades mecánicas cambian con la edad y con la exposición a diferentes entornos. Por ejemplo, la madera utilizada en los instrumentos de cuerda a veces tiene un gran ratio de elasticidad contra densidad, y el secado de la madera con el tiempo reduce esa densidad. Dicho esto, no hay sin embargo motivo para esperar que estos cambios relacionados con la edad necesariamente mejoran el instrumento.

Cambios en la forma de tocar

Las partes de un violín están sometidas a una vibración mecánica considerable durante la interpretación. Se podría pensar que esto altera las propiedades mecánicas intrínsecas del instrumento. Desde luego cuanto más viejo sea un instrumento más veces habrá sido tocado. Muchos piensan que esta vibración asienta y alinea la madera contra las otras partes del instrumento. Podría ser posible, y sin embargo no hay razón para asumir que esto necesariamente mejora el sonido.

Psicología

Los viejos instrumentos son cuidados y heredados de generación en generación. Es concebible que la diferencia en tono sea una imaginación que forma parte del placebo musical debido a las expectativas y al lazo sentimental con los viejos instrumentos. Este concepto es fuente de un interminable debate en círculos de aficionados a los instrumentos vintage.

Por supuesto en el análisis final es tremendamente difícil estudiar el efecto que la edad tiene en un instrumento dado que es notoriamente difícil controlar el tiempo como variable, partícularmente en la dirección decreciente. Por este motivo hay pocos estudios científicos reales que ofrezcan conclusiones convincentes.

A pesar de todo, envejecer artificialmente violines y otros instrumentos es un buen negocio. Algunas compañías utilizan silicona para tratar su contenido en agua, otras utilizan madera realmente vieja, y otras fuerzan vibraciones artificiales en la madera.

En este punto, un investigador suizo reclama haber desarrollado una forma de recrear el sonido único de los viejos Stradivarius; tratando la madera de los nuevos violines con un tipo de hongo.

Francis Schwarze es un investigador del Instituto Federal de Materiales, Ciencia y Tecnología en Zurich, y ha fabricado una réplica de un violín fabricado en 1698 por Antonio Stradivari. Presentó el violín en un Foro para la Innovación Suiza en Basel.

Los hongos utilizados son de tubo Xylaria, y crecen a la sombra de algunos árboles. Schwarze afirma que los hongos se comen la superficie de la madera en su réplica, lo que supone una reducción en la densidad de la misma, la cual recrea el sonido del Stradivarius de 1698.

El notorio fabricante de violines Michael Rhonheimer ha escuchado la réplica y el original y reconoce que el proceso supone una mejora audible. No ha declarado sin embargo si suena exactamente igual que el original.

Visto en Noise Addicts.

musica violin

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios

Regístrate o para poder comentar