Grabación

Mezclas ITB vs OTB

Estudio

Podríamos decir que la mayor parte de los discos que se han grabado en los últimos 50-60 años han sido mezclados OTB (out of the box) -es decir, utilizando equipo analógico como mesas de mezclas de gran formato, compresores, ecualizadores, unidades de efectos, etc-. Pero en las últimas décadas cada vez más mezclas comerciales se hacen ITB (in the box). O sea, todo el procesado de la señal se realiza dentro de un ordenador con un software dedicado como Pro Tools, Logic, Cubase... y plugins que recrean el funcionamiento de equipo analógico como compresores, ecualizadores, procesadores de efectos, etc.

¿Acaso es este uno de los problemas por los que los grandes estudios de grabación están cerrando? (aparte de la gran crisis que hay, la piratería y todas las demás razones por las que la industria musical está en declive). Personalmente, conozco a muchos ingenieros de sonido aquí en España, que mezclan muchos de los discos comerciales en sus propios estudios basados en software, con la ayuda de algunos equipos analógicos. Muchos de ellos tienen pequeñas salas con muy buen equipo donde mezclan la mayor parte de sus producciones, ya sea por ergonomía, presupuesto para el mantenimiento de su equipo o la simple facilidad de hacer un "recall" instantáneo de cualquiera de las sesiones sobre las que está trabajando, lo cual hoy en día está demasiado de moda por parte de los clientes, productores o discográficas. Este es uno de los motivos por los que la producción in the box gana por goleada a la producción con equipo exclusivamente analógico.

Últimamente también me ha sorprendido que ingenieros de sonido de altísimo nivel internacional se estén pasando a mezclar la mayor parte de sus discos ITB, por ejemplo el otro día leyendo en un foro, había un post donde se comenta que Tchad Blake (Sheryl Crow, Crowded House, Travis, Peter Gabriel, etc.) estaba vendiendo una gran parte de su equipo analógico en UK donde tiene su estudio, porque a partir de ahora piensa mezclar ITB. Él mismo aporta que cada día le suena mejor y no necesita el equipo analógico para conseguir su sonido. Lo que realmente importa es que la grabación sea muy buena y ahí es donde sí que utilizan material de primera: estudios de grabación con salas de acústica impecable, instrumentos de primera calidad, microfonía, previos y todo tipo de "outboard" de primera. Así, cuando luego lo llevan a mezclar dentro de su "DAW", todo el material ha sido capturado con la mejor calidad y ya tiene ese sabor analógico que todo el proceso de grabación ha aportado.

Plugins Duende

Cuando hablamos de mezclas ITB, uno de los grandes problemas es el famoso "cuello de botella". Al sumar todas las pistas en digital, el software sufre una sobresaturación de datos en el canal master: cuanto mas grande es el proyecto, mas "0" y "1" tienen que sumar en un solo canal estéreo, cosa que en una consola analógica no pasa, ya que las señales que estamos sumando son tensiones eléctricas. Por eso, cuando hacemos un "bounce" dentro de Pro Tools o cualquier otro software, nuestra mezcla sufre una degradación bastante perceptible. No voy a entrar en si unos programas manejan mejor o peor la suma de todas las pistas, pero esto si que es una realidad. Muchos de los que trabajamos con sistemas digitales usamos sumadores analógicos para tratar de paliar el problema del bounce digital. Otra opción es no hacer un bounce offlline, si no grabarlo a tiempo real en un soporte digital externo o en una de las propias pistas de nuestro DAW. Este es un sistema que a muchos ténicos les funciona muy bien, incluso si insertamos algún compresor hardware en el master a la hora de hacer la mezcla final, vamos a notar diferencias.

Cuando mezclamos ITB podemos conseguir mejores resultados si tenemos cuidado con no sobresaturar los canales ni los plugins que utilizamos. No es una buena idea clipar los medidores; trabajando a 24 bits tenemos margen suficiente en los ultimos 8 bits para dejar que las dinámicas se desarrollen. Cuando sumamos varios canales en buses es importante guardar un buen margen, una vez más, para no producir saturaciones indeseadas. Cuando tenemos un proyecto muy grande y tenemos que mezclar ITB, lo mejor es usar como punto de partida una reducción de 15-20 dbs en todos los canales. No importa si nos llega poca señal al master, lo importante es que así muchos programas como Pro Tools suenan mucho mejor porque no estamos "forzando" todos los canales. Si queremos un sonido más vintage o más cálido, podemos suavizar muchas pistas usando un LPF, así limamos todas esas frecuencias extra agudas del mundo digital que son tan hirientes y hacen que todo suene muy crispado. A mí me funcionan muy bien con guitarras eléctricas, en determinadas voces para conseguir un tono mas suave, etc.


Mi sistema de grabación y mezcla es híbrido: utilizo Pro Tools HD como software principal para grabar y mezclar, mientras que tengo Logic y Cubase para la composición y arreglos -aunque cada vez hago mas cosas de programación en Pro Tools, ya que me resulta muy cómodo y con la versión 8ha mejorado muchísimo el manejo de midi e instrumentos virtuales-. Trabajar con un solo software me hace ahorrar muchísimo tiempo.

Pero a la hora de enfrentarme a la mezcla final, siempre inserto equipo externo a los canales más importantes a través de los convertidores -en mi caso un Aurora 16 de Lynx-, así que suelo usar, como norma general, un compresor estéreo para el bus de batería, un compresor y ecualizador para el bajo, para la voz principal suelo usar dos compresores y un ecualizador, etc. Una vez que tengo todo insertado, lo envío a mi sumador de 16 canales e inserto en éste un compresor en el master. Muchas veces cuando quiero procesar otras pistas, utilizo parte de mi equipo hardware como inserción y grabo la señal ya procesada en una pista nueva de Protools y así puedo utilizar mi "outboard" para muchos instrumentos. Este proceso lleva bastante tiempo y no siempre me lo puedo permitir, pero en las producciones mas grandes sí que lo utilizo y con muy buenos resultados.

Chandler Mini Rack Mixer

Una de mis grandes preocupaciones con este sistema híbrido es el manejo de efectos en la mezcla. Me explico: cuando trabajamos con sumadores analógicos, la mayoría de estos no tienen envíos por canal; yo uso un Chandler Minimixer (imagen superior) y no dispone de ellos. Esto es un problema, ya que cuando quieres procesar la señal una vez que ha salido de Pro Tools, ya se han hecho todos los envíos a efectos dentro del DAW, así que si comprimimos o ecualizamos con hardware insertado en el sumador, esta señal va a ser procesada después de haber sido enviada a las reverbs internas u otros efectos que usemos en la mezcla. Esta es una de las razones por las que he decidido insertar el "outboard" directamente en los canales de Pro Tools y no insertarlos en el sumador; así las señales internas son enviadas a efectos después de haber sido comprimidas y ecualizadas con mi equipo analógico. Al final estoy haciendo una conversión AD/DA más, pero me merece la pena.

¿Te gustó este artículo?
6
Comentarios

Regístrate o para poder comentar