DJ

¿Quién teme al Rekordbox feroz?

Aviso: El siguiente artículo es enteramente de opinión, y las opiniones mostradas en el mismo están basadas tanto en datos obtenidos de forma confidencial por el autor como en conjeturas basadas en su propia experiencia profesional. 

El pulso que Pioneer DJ –nunca más Pioneer “a secas” desde la adquisición por parte de KKR– le ha echado a la industria ha sido uno de los más abrumadores que nunca antes se ha visto en el sector del sonido profesional. En los últimos cinco años no es que haya ido afianzado una posición de elevado prestigio en el sector: es que son los únicos e indiscutibles reyes de la montaña le moleste a quien le moleste. Y esto no es algo opinable, las ventas están ahí, la opinión de muchos DJs también –especialmente de los recién llegados al sector profesional–, el deseo de las tiendas por vender sus productos es constante y la atención de los medios a todos los productos que lanzan es habitual. Y cualquiera que pretenda robarles ese puesto va a tener que hacer una monumental inversión en dinero y esfuerzo, amén de contar con mucho acierto en cuestiones de ingeniería, diseño industrial y marketing. Las únicas marcas que pueden plantarle cara actualmente son Allen&Heath, que más que plantarle cara sencillamente se queda con la parte del mercado que está interesada en mesas analógicas en lugar de las digitales que comercializa Pioneer DJ, y Denon DJ, que ha hecho una titánico esfuerzo en lanzar dos productos de gama alta para tratar de empezar a comerle terreno en su dominación de los productos digitales, buscando retomar la rivalidad que ambas marcas tuvieron en décadas pasadas, pero que va a necesitar de continuidad en ese esfuerzo si quieren competir de verdad. 

Sin embargo Pioneer DJ ha desarrollado una estrategia alrededor de un elemento clave: Rekordbox, software que comenzó siendo una mera herramienta de preparación musical y ahora es un completo software para pinchar capaz de manejar también vídeo e iluminación. Pero veamos cómo se ha llegado a este punto y qué puede suceder el futuro, un futuro en el que, sinceramente, varias empresas no saben qué hacer para plantarle cara con efectividad a Rekordbox.

Todo empezó en manos de terceros

La estrategia de Pioneer DJ no ha sido tan planificada como pueda parecer, ha tomado varios giros que por suerte para ellos han sido acertados –salvo quizá dos de ellos–. En el pasado Pioneer DJ puso su confianza en manos de otras empresas tanto para adentrarse en terrenos nuevos como para expandir los suyos propios. Cuando comenzó la actual generación de nuevos reproductores necesitaron un software de preparación musical, y Pioneer ya había tenido en el pasado un fracaso bien sonado en el terreno del software: DJS –también conocido como SVJ-DL01–, un software que sólo valía para algo si se usaba con dos reproductores DMP-555 y que resultó ser un merecido desastre, una auténtica demostración de cómo no hacer un software para DJs que hoy en día debería estudiarse en todos los postgrados sobre desarrollo de software musical como advertencia de “así no se hacen las cosas”. Pioneer DJ no debería querer jugársela y pidió a la empresa francesa Mixvibes que desarrollara Rekordbox para la preparación musical de sus nuevos reproductores CDJ-2000 y CDJ-900. Por otra parte estaba teniendo una fructífera relación con Native Instruments lanzando dos productos bastante completos, por una parte sacó la mesa DJM-T1 pensada totalmente para ser usada con Traktor Scratch y su control por DVS, y el controlador de cuatro canales DDJ-T1, el cual aún hay mucha gente usándolo hot en día. También comenzó una relación que a la larga fue muy fructífera con Serato, lanzando un controlador exclusivo que venía a ser una versión de dos canales del DDJ-T1 y que se llamó DDJ-S1. Un tiempo después llegó también una versión especial para Traktor de su controlador DDJ-Ergo.

Pero las cosas con Native Instruments no fueron al parecer tan bien como se esperaba a largo plazo. Muchos dicen que el problema surgió con la mesa de mezclas Z2 de Native Instruments, mesa de dos canales para Traktor que tuvo un arrollador éxito de ventas y que en demasiados aspectos era sospechosamente similar a esa DJM-T1 que Pioneer DJ había diseñado. Las malas lenguas dicen que eso fue el principio de un bloqueo en las relaciones de ambas compañías, que significó que Pioneer no volvería a lanzar nunca más un controlador exclusivo para Traktor, además de retrasar mucho las certificaciones de compatibilidad con sus mesas y muy poca integración mediante HID de sus reproductores con Traktor. 

Por otra parte –si no recuerdo mal a partir de la versión 3.5–, Rekordbox dejó de estar desarrollado por Mixvibes y toda la propiedad intelectual del software fue adquirida a esta empresa para que Pioneer DJ siguiera con el desarrollo por su cuenta. Lo cierto es que Rekordbox mejoró mucho y muy rápido desde ese momento. Pero no nos adelantemos, porque mientras Pioneer DJ siguió perfeccionando su Rekordbox, mantuvo durante años otra alianza con una empresa de software del sector: Serato. La empresa neozelandesa daba por finalizado su contrato de 10 años de exclusividad con Rane y necesitaba nuevos partners en el terreno del hardware para darle un trasfondo interesante a su nuevo software Serato DJ. Pioneer DJ y Serato ya se conocían por el DDJ-S1, una versión de dos canales del DDJ-T1 que salió para Serato ITCH, ese experimento de software únicamente para controladores que lanzó Serato unos pocos años antes de su Serato DJ. No está claro del todo el acuerdo que Serato y Pioneer DJ firmarían para una nueva relación a largo plazo, pero parece que ese contrato aún colea y de hecho a Pioneer DJ da la impresión de que le está “pesando” por algunos motivos que luego explicaré. La cuestión es que Serato y Pioneer DJ iniciaron una relación que no ha podido ser más beneficiosa para ambas partes: la serie de controladores DDJ-SX, SZ y SR han supuesto un antes y un después en el mercado de controladores. Lanzaron una serie de controladores que replicaban muy bien el aspecto y funciones de su hardware autónomo (mesas y reproductores) y los comercializaron con unos acabados decentes y unos precios asequibles por mucha gente. 

Pero en algún momento alguien debió de pensar en Pioneer DJ que “si a la gente le gustan tanto nuestros controladores porque se parecen a nuestro otro hardware, ¿por qué no usamos un software propio que también se parezca a nuestro hardware?”. Y ahí comenzó la locura.

 

La reivindicación

Tener un software propio para sus controladores era lo único que le faltaba a Pioneer DJ para cubrir todo el espectro de posibles productos DJ. Además, el dinero de cada venta de un controlador DJ que Serato se quedaba como pago por el uso de su software debió de entrar en la hoja de cálculo de algunos ejecutivos que decidieron que ese dinero sería mejor a largo plazo invertirlo en su propio software. Así que pusieron a su equipo de desarrollo a trabajar, y la cosa culminó en octubre de 2015 con una versión 4.0 de Rekordbox que incorporaba una alucinante sorpresa: aunque el programa seguía siendo gratuito para la preparación de pistas para reproductores de la marca, pagando una licencia de un coste similar al precio de Traktor Pro o Serato DJ, podía utilizarse como un software completo para DJs. Además los controladores que Pioneer DJ había lanzado hasta el momento y muchos de sus reproductores y mixers, podían emplearse como controladores de este nuevo Rekordbox. El mercado se puso literalmente del revés. Aunque el hype tampoco duró demasiado, ya que durante aproximadamente los nueve primeros meses Rekordbox tuvo una cantidad de bugs simplemente atroz. Pero ojo, el nuevo departamento de desarrollo de software de Pioneer DJ sacó músculo rápido: cada poco tiempo había actualizaciones que corregían bugs y añadían algunas funciones más. A partir de la versión 4.5 el programa ya había mejorado mucho en estabilidad, y con la versión 5.0 a finales del año pasado el programa ya estaba a la altura de todos sus competidores y ofrecía un repertorio de funciones que prácticamente igualaba a cualquier otro software. En apenas dos años y medio habían recorrido el mismo camino que otras compañías habían hecho en más de diez. 

Pero la cosa no se quedaba sólo en lograr un software decente, con lo que hicieron otra gran demostración de músculo financiero: regalar el software. Y de hecho regalarlo hasta con controladores de 250€. Esta misma estrategia que a Traktor lo convirtió en su día en el software más usado y contando con una ventaja abrumadora con la del resto de competidores, disparó en cosa de un año las cifras de adopción del programa. El resultado actual –y esto son cifras globales– es que a día de hoy Traktor ha caído al segundo puesto entre los programas más usados, Serato DJ es actualmente el más utilizado sacándole una ventaja respetable a Traktor, y Rekordbox se ha colado en una lucha por un tercer puesto con Virtual DJ al que superará en breve como si de un mero trámite administrativo se tratara para después aprovechar la caída libre de Traktor. La gráfica mostrada unas líneas más arriba es de finales del año 2017, por cierto, la cosa ha avanzado y cambiando bastante. Pero esto no acaba aquí.

 

Plataforma de novedades

Todo parece indicar que ahora Rekordbox es también el “área de experimentación” de Pioneer DJ. A través de este programa han introducido su nuevo hardware de manejo de iluminación mediante protocolo DMX, y tras el experimento fallido con Pulselocker, van a volver a integrar un sistema de música en la nube utilizando el servicio que Beatport estrenará dentro de poco. Además ha sido para Rekordbox donde se han introducido algunas novedades en controladores que luego se integrarán en reproductores, ¿o es que acaso alguien duda que las pantallas centrales que hemos visto en los jogwheels del DDJ-1000 van a estar en los XDJ-1000MK3 que veremos dentro de muy poco? ¿O que el Interface 2 no es el primero de una lista de interfaces para Rekordbox que se irá completando con modelos de más canales y mejores prestaciones? Por otra parte el curioso servicio para mostrar letras de canciones es un claro pulso a Virtual DJ y su mercado en el terreno del karaoke –estaba claro que una compañía japonesa tenía que salir al “rescate del karaoke”–, o la cada vez más completa integración de funciones de vídeo es una clara búsqueda de batalla con Serato, que cuenta con la más completa integración de vídeo del mercado. La introducción del DDJ-XP1 con diversas funciones de control que permiten realizar funciones de remezcla en directo, es sin duda tratar de comer terreno a Traktor, software caracterizado estos últimos años por abordar la integración de cuestiones de producción dentro de software para DJs.

Aparte de todo lo dicho, Pioneer DJ introdujo junto con Rekordbox varias tecnologías propietarias que se integran con este software y que a nivel de innovación han resultado muy interesantes para la industria. El protocolo Pro DJ Link es uno de los más claros ejemplos. Interconexiona diversas máquinas que pueden compartir archivos, metadatos, acciones realizadas por las diversas máquinas, esclavizar el tempo de todas las máquinas a una sola, y cambiar de maestro al vuelo en cualquier momento y sin que pierdan la sincronía. Y todo ello con una estabilidad a prueba de festivales.

Kuvo es una tecnología derivada de Pro DJ Link, que permite coger los metadatos de una de estas redes y difundirlos por internet y dándoles geolocalización. Aunque las aplicaciones que se pueden dar de esto son maravillosas, aunque debo señalar que Pioneer DJ quizá quiso monetizar en exceso esto y no le ha terminado de salir tan bien como esperaba la jugada. 

Y también en el terreno del hardware han tenido errores garrafales, todo no iba a ser un camino rosas. El controlador DDJ-RZX es un clarísimo ejemplo: nunca ha llegado a funcionar como debería, y probablemente nunca lo haga. La pretensión de los ingenieros de Pioneer DJ de hacer pasar por una conexión USB 2.0 seis canales de audio a 24 bits y 96khz a la vez que tres streams de vídeo en alta resolución, y de paso meter por ahí los puertos MIDI, fue algo que casi rozó en la arrogancia. Este controlador ha sido uno de sus errores más notables.

 

El lastre del pasado

Hay algo en todo esto que parece no encajar. Recuerdo perfectamente en la presentación que se hizo de Rekordbox en Barcelona con motivo de su “transformación” a software completo –y lo recuerdo porque todo el equipo de Hispasonic estaba allí–, cómo al demostrador de la marca una persona del público le preguntó por la relación que tendría a partir de ese momento Pioneer DJ con Serato. Y recuerdo como el demostrador respondió que ambas marcas iban a tener caminos por separado. Todos los allí presentes tomamos aquellas palabras como oficiales y tuvimos claro que se acabó lo que se daba entre esas dos empresas.

Pero no. Algo debió de suceder, y mucho me temo que sería un contrato de larga duración como el que tenía Serato con Rane, para que Pioneer DJ haya seguido lanzando de forma escasa pero constante más controladores para Serato DJ. Y lo más curioso de todo es que todo lo que ha sacado para esa marca, a diferencia de su anterior hardware, no es compatible con Rekordbox. Y todavía más curioso es que mucho del “nuevo hardware” para Serato es en realidad una reutilización de hardware que ya habían lanzado en el pasado. Las malas lenguas en la red lo tienen claro: Pioneer debió firmar un acuerdo con Serato cuando todavía no habían decidido “ampliar” Rekordbox, y cuando Serato vio lo que supondría para ellos que uno de sus mejores partners lanzara su propio software, debieron de hacer uso de algún tipo de obligación que Pioneer tendría firmada relativa a sacar hardware para Serato cada cierto tiempo. Obviamente ninguna de las dos compañías va a hablar jamás sobre esto de cara a los medios, pero es algo bastante evidente cuando el mismo hardware que sale a la venta para Rekordbox aparece bastante tiempo después para ser usado con Serato DJ Pro, y además a mayor precio. ¿Se explica de alguna otra forma la existencia de la DJM-250mk2 y la DJM-S3?

Si las cosas son como calculo, me temo que aún seguiremos viendo varios años más productos Pioneer DJ pensados inicialmente para Rekordbox, reciclados en forma de controlador exclusivo para Serato DJ Pro cuando ya esté cerrando su ciclo de mercado. Más casos como el de la DDJ-RR reconvertida en DDJ-SR2, por poner un ejemplo claro. Espero equivocarme.

 

¿Esto se parará de alguna forma?

Obviamente todas las empresas tienen ciclos buenos y malos a lo largo de su existencia, y Pioneer DJ está surfeando ahora la cresta de la ola y disfrutando con ello. Pero obviamente esto no tiene por qué ser para siempre, o no al menos de una forma tan plácida como lo hace ahora. Uno de los principales problemas a los que se va a enfrentar la compañía es la evidente saturación del mercado, o dicho de otra forma, ya no hay a quién más venderle un producto DJ, y quienes quieran cambiar su equipo nunca antes han tenido tanto donde elegir. El momento de “todos quieres ser DJs” parece estar llegando a su fin, y aunque estos últimos años la figura del DJ se ha tornado mucho más popular como una profesión o como una afición, y se ha asentado mucho desde un punto de vista social, podría decirse que todo aquel que para los ejecutivos de marketing de las diversas empresas de equipamiento era potencial comprador de productos DJ ya tiene algo con lo que “pinchar”. Por otra parte se ha generado un feroz mercado de segunda mano que hace menos imprescindible la continua aparición de novedades en forma de software y hardware, de hecho muchos compradores potenciales consultan el mercado de segunda mano antes que dirigirse a valorar la compra de producto nuevo.

Con todo este panorama, la lucha entre las diferentes compañías se va a volver aún más encarnizada. Se dice que, por fin, este otoño Native Instruments lanzará su Traktor 3 y un nuevo controlador para trata de frenar su caída libre en el mercado, y básicamente el esfuerzo de Serato y de Pioneer DJ estará centrado en ningunear este lanzamiento respondiendo con algo que seguramente presentarán poco después en el NAMM de enero. Ya puede ser bueno lo que tenga pensado Native Instruments, porque puede pasar de caída libre a batacazo sin parangón en la industria; obviamente los que no hayan abandonado Traktor prestarán atención al nuevo software y hardware, pero los que le dieron la espalda y los que lleguen nuevos van a tener que observar algo muy potente para volverse a interesar. Como decía antes, que Rekordbox supere a Virtual DJ en implantación es únicamente cuestión de tiempo, y que “se coma” a Traktor va a depender mucho de este Traktor 3 y su nueva controladora. Si Rekordbox logra superar a Traktor, que se coma a Serato vuelve a ser nuevamente cuestión de tiempo… del tiempo que le quede al acuerdo de colaboración entre Serato y Pioneer. A no ser que…

InMusic, un gigante dormido preparado para despertar

InMusic es actualmente la única empresa con suficiente músculo financiero como para intentar plantar cara a este feroz Rekordbox que todo lo quiere devorar. Cuatro de sus marcas en propiedad, Numark, Denon, Rane y Akai tienen productos de alta gama compatibles con Serato DJ Pro –aunque Akai ciertamente dudo que vuelva a sacar ningún producto orientado al DJ tras el éxito de sus últimas MPC– . Hay un rumor que no para de repetirse, y es que cuando Pioneer DJ deje de sacar controladores para Serato, la marca neozelandesa será adquirida por InMusic para que Serato sea el software oficial de todos sus productos DJ. En este momento no es una jugada fácil teniendo en cuenta que Serato gracias a haber conseguido ser el software más utilizado se ha revalorizado mucho, pero tras ver cómo InMusic se zampaba una leyenda americana como Rane sin pestañear nadie niega ya que esta jugada sea totalmente factible y para nada una locura.

 

Si InMusic adquiere Serato puede ser algo bastante positivo, más que nada porque obligaría a Pioneer DJ a ponerse las pilas y obligar a sus ingenieros a lanzar productos innovadores y pulir todo lo que ya tiene en el mercado para poder mantener su rumbo ascendente. Y como siempre, en cuestiones de innovación es cuando puede cualquier empresa cometer errores que paralicen su crecimiento o que empeoren su imagen. Pero repito este escenario es positivo, positivo para los consumidores, que siempre son los grandes beneficiados cuando hay competencia real entre las marcas fuertes de un sector. 

Por otra parte parece que por fin InMusic hace espabilar su hardware Prime tanto añadiendo nuevas máquinas –ese SC5000M parece que ha despertado interés– como puliendo las que ya había lanzado y agregándoles nuevas funciones –StagelinQ suena muy prometedor–. En la gama alta está claro que InMusic tienen buenas herramientas, si en la gama media logra lanzar productos asequibles que puedan competir con cosas como la gama XDJ de Pioneer podrían convertirse en una auténtica mosca cojonera en los planes de la marca japonesa. 

 

En cualquier caso estamos adentrándonos mucho en el terreno de la elucubración, y la realidad no está tan lejana. Desde ahora hasta aproximadamente la próxima primavera vamos a ver situaciones divertidas y sorprendentes entre las primeras marcas de software y equipamiento del sector DJ. Así que un bonito espectáculo de bestias financieras está a punto de comenzar. ¿Alguna teme al Rekordbox feroz?

 

Teo Tormo
EL AUTOR

He trabajado como productor musical y discjockey. Desde hace años investigo y analizo la tecnología musical aplicada al DJ, buscando siempre las herramientas más innovadoras y observando su impacto en la industria musical.

¿Te gustó este artículo?
14
Comentarios

Regístrate o para poder comentar