Magacín

Sónar quiere contactar con los extraterrestres enviando música electrónica al espacio

La humanidad intenta contactar con seres del espacio exterior desde que cuenta con medios para ello. Primero fue el Mensaje de Arecibo, que no incluía música. Las sondas Voyager corrigieron ese desliz llevándola físicamente en sus discos de oro, que hoy siguen buscando un tocadiscos, ya lejos del sistema solar. Pero, aunque enviar este tipo de mensajes puede ser catastrófico, no se ha dicho la última palabra.

Una vez más, el festival Sónar pone en práctica un marketing genial. Según nos explican, "Sónar Calling GJ273b es la primera serie de transmisiones de radio de la historia que se envía a un exoplaneta cercano potencialmente habitable". Es una misiva sonora con 33 temas de música electrónica de 10 segundos cada uno, que repasan "el carácter exploratorio de Sónar a lo largo de su cuarto de siglo de existencia", algo que al parecer podría resultar de interés para las inteligencias extraterrestres.

Como destino para ese peculiar mensaje han escogido la estrella de Luyten, la más cercana con un exoplaneta conocido con posibilidades de vida, al menos entre las visibles desde el hemisferio norte. Y los alienígenas ya no tienen escapatoria, porque las primeras emisiones se realizaron el 16, 17 y 18 de octubre de 2017 desde la antena de EISCAT en Tromsø (Noruega). La segunda andanada llegará en abril de 2018. La respuesta inteligente, de producirse, llegaría a tiempo para el 50 aniversario del Sónar, salvo que sean unos fanáticos de la música clásica y decidan destruir nuestro planeta.

Los posibles aliens tendrán que descifrar el significado de la música de Autechre, Richie Hawtin, Carsten Nicolai, Modeselektor, Laurent Garnier, Holly Herndon, Matmos, Jean-Michel Jarre, Nina Kraviz, The Black Madonna, Kate Tempest, Kode 9, Laurel Halo o Daito Manabe. Mientras tanto nosotros, aquí en la Tierra, podemos escuchar esos fragmentos en www.sonarcalling.com.

Las propuestas musicales, aunque breves, van cargadas de significado. Carsten Nicolai envía los latidos del corazón de su hija antes de nacer; Autechre, una música compuesta a partir de los primeros 449 números primos. Y Laurel Halo, con mucho acierto, manda un grito de socorro: "Please save us!" ("¡Por favor, salvadnos!").

Más información | Sónar Calling

¿Te gustó este artículo?
2
Comentarios

Regístrate o para poder comentar