Grabación

Review de Allen & Heath ZEDi-10FX, una mesa compacta y versátil

Allen & Heath ZEDi-10FX


Hay una importante oferta de mezcladores de pequeño formato a bajo precio; hablamos de un segmento muy competido en el que despuntar implica ofrecer más y mejores funcionalidades. La amplia gama ZED de Allen & Heath incluye varios modelos de ese tipo de mesa, con o sin efectos, y hoy vamos a destripar la más completa: ZEDi-10FX, que puede encontrase en tiendas por algo menos de 250 euros.

Entradas y canales

La ZEDi-10FX tiene cuatro canales mono XLR/TRS con alimentación phantom (que se activa globalmente, no por canal) y tres canales estéreo TRS para sumar el total de 10 canales de entrada. Los dos primeros canales mono pueden recibir señal de línea y micrófono, y cuentan con un botón que las convierte en entradas DI de alta impedancia, para conectar directamente guitarras y bajos eléctricos —es el botón ilustrado con una guitarra—. Los dos siguientes tienen un botón para activar un pad de 20 dB.

Esos cuatro canales mono ofrecen, además, botón de corte de filtro pasobajo (en 100 Hz), y control de ganancia de 5 a 60 dB —un rango de 55 dB—. Sus preamplificadores GSPre presumen de un buen headroom y bajo ruido, y la verdad es que están entre los mejores que hemos probado en este tipo de producto.

Allen & Heath ZEDi-10FX

Siguiendo por los controles de canal mono de arriba abajo, encontramos una EQ de tres bandas con controles shelving en frecuencias agudas y graves, y un control de frecuencias medias centrado en 600 Hz con una curva Q que se ajusta automáticamente con suavidad: Allen & Heath llama a esto MusiQ, y lo cierto es que el resultado nos parece bastante musical al tratar instrumentos individuales.

Más abajo están los controles de envío auxiliar (prefader), envío de efectos (postfader), paneo y nivel de mezcla. Para esto último contamos con potenciómetros y no con faders, algo muy común en este tamaño y precio. Cada canal queda rematado con un botón PFL ilustrado con unos auriculares: con él podremos poner en “solo” cada canal para hacer ajustes finos y construir de hecho una mezcla para auriculares.

Los tres canales estéreo tienen menos controles: el primero de ellos lleva control de ganancia con recorrido de 15 dBs y dos controles de EQ (agudos y graves). El segundo y tercer canal sólo cuentan con control de nivel. Ahora bien, este segundo canal estéreo pude funcionar como entrada, retorno de efectos o retorno del audio USB desde nuestro ordenador, e incluso como fuente sonora para alimentar los efectos incorporados. El tercero sólo recibe audio desde USB.

Como ausencia notable en el apartado de conexiones, no hay entradas RCA. Esto nos dificultará un poco la conexión de ciertos equipos de sonido en el entorno natural de este tipo de mesa; por ejemplo, un reproductor de CD para poner música ambiental en un pequeño concierto o un bar.

Allen & Heath ZEDi-10FX

Salidas

Hay dos salidas XLR; para ellas disponemos del único fader de la mesa, con un recorrido de 60 mm. También hay una salida TRS auxiliar que cuenta con su propio potenciómetro de nivel, otra salida TRS de efectos que también funciona como conector de pedal interruptor para mutear los efectos de la mesa, y una salida estéreo RCA/phono con su control de nivel dedicado, por la que saldrá la mezcla principal o la de auriculares. Además, tenemos un botón para redirigir la mezcla PFL a las salidas principales, por lo que podemos montar una mezcla de monitoreo y sacarla por RCA, sin afectar a la mezcla principal que irá por XLR.

Por último, tenemos una salida de auriculares en la que oiremos la mezcla principal, aunque también podemos seleccionar el envío de efectos, envío auxiliar o la tercera entrada estéreo —la del ordenador—, pulsando los tres botones dedicados encima del jack de auriculares.

Efectos

En cuanto a efectos, tenemos 61 presets que abarcan reverbs, delays y algo de modulación. Podemos ajustar un parámetro por cada efecto, aparte del botón tap tempo para sincronizarlos a gusto. Nos ha gustado su sonido, más que suficiente para resolver situaciones comunes en directo, aunque no tanto el breve silencio que se produce al cambiar de un efecto a otro.

Ya puestos a pedir, habría sido redondo contar con un compresor sencillo en al menos uno de los canales de micrófono, como en algunas Behringer o Yamaha, pero tampoco es una funcionalidad habitual.

Interfaz de audio

La interfaz de audio USB es sin duda un punto muy fuerte de la ZEDi-10FX. Puede grabar a 24-bit 96kHz y cuenta con 4 salidas y 4 entradas, una capacidad notable para este precio. En Windows nos hará falta driver, pero con Mac es class-compliant, así como con dispositivos iOS, a través del Camera Connection Kit.

Tenemos varios modos de ruteo en la interfaz: podemos asignar los cuatro canales de grabación a las cuatro entradas mono, o a las dos primeras entradas mono y a la mezcla principal, o a las dos primeras entradas mono, al bus auxiliar y a los efectos. Por ejemplo, un escenario real: podrías grabar la mezcla completa junto con la voz y la guitarra por separado, por si acaso. Para facilitar la tarea, se incluye una copia de Cubase LE.

Como precaución hay que tener en cuenta que, si conectamos cualquier fuente analógica en la segunda entrada estéreo, cortaremos la salida USB de la mesa.

Allen & Heath ZEDi-10FX

Construcción

Nos gusta que todos los conectores queden en el panel frontal y no en la parte trasera, aunque también sea habitual en otras mesas. Su construcción en general es robusta, así como la calidad de sus controles, que quizá estén algo apretados —el precio a pagar por un tamaño compacto—. Advertimos detalles de calidad, como la protección contra el polvo del fader master, los conectores Neutrik y la fuente de alimentación integrada —sin que esto aumente mucho el peso—. El LED de ocho segmentos es de lo poco que empeora respecto a la ZED 10 anterior, que contaba con 12, pero nos parece suficiente para la misión que cumple.

Por lo demás, el grueso borde de plástico rompe un poco el concepto de una mesa compacta, pero no abulta demasiado y es a la vez una buena protección contra golpes —eso sí, su estética puede gustar más o menos—. Otro detalle discutible es el uso de un cable de alimentacion C5 tipo trébol de 3 conexiones redondas, en vez del IEC convencional de conexiones planas.

Conclusión


Estamos ante una mesa que destaca por su versatilidad: la Allen & Heath ZEDi-10FX será útil en entornos de home studio y podcasting, pero también sonorizando y grabando pequeñas bandas en directo, o gestionando las fuentes de sonido de cualquier local pequeño. Sus previos suenan bien, los efectos resuelven y ofrece muchas posibilidades por un precio (apenas 250 euros, recordemos) que ya se justifica en buena parte por las posibilidades de su interfaz USB.

Hay alternativas en el mercado con características y precios similares, como la Mackie ProFX8v2 o la Yamaha MG10 XU. No ofrecen una interfaz 4/4, pero tienen otros atractivos —la Yamaha dispone de compresor en dos de sus canales mono, y la Mackie tiene faders y EQ gráfica, por ejemplo—. Incluso mesas algo más caras y con más funcionalidad en otras áreas, como la Soundcraft Signature 10, montan interfaces USB de 2/2. Como suele suceder en estos niveles de calidad, el factor decisivo vendrá de las necesidades particulares de cada usuario: si te atrae la interfaz multicanal, no encontrarás muchas más opciones; si valoras otros aspectos de una mesa de mezclas, podrías pensártelo un poco más.

En resumen: la ZEDi-10FX tiene algunas pegas ciertamente excusables considerando su precio, y es difícil no recomendarla a quien necesite un mezclador todoterreno compacto para tareas no demasiado exigentes, sobre todo si aprecia lo conveniente de su interfaz USB.

Pros

  • Versatilidad de uso
  • Ruteo flexible
  • Calidad de construcción
  • Interfaz de audio 4/4 inusualmente completa en este segmento

Contras

  • Falta de entrada RCA
  • Potenciómetros en vez de faders para el control de nivel
Allen & Heath ZEDi-10FX
¿Te gustó este artículo?
3
Comentarios

Regístrate o para poder comentar