DJ

Denon SC5000M, analizamos el reproductor DJ con bandeja motorizada

Introducción

El verano pasado un anuncio en el que nada menos que el grandísimo Kenny Dope aparecía monstrándonos un nuevo reproductor de Denon idéntico al ya conocido SC5000 pero con un importante cambio: su jogwheel con pantalla central a todo color no estaba y en su lugar podíamos ver una bandeja giratoria como si de un plato se tratara. Y el producto además añadía una M al final de su nombre para que nos quedara claro que eso estaba realmente motorizado.  ¿Soprendidos? Casi en shock. Si Denon no había tenido suficiente con lanzar un reproductor profesional de doble capa con unas características que nada tenían que envidiar a la todopoderosa Pioneer, y además lo había hecho por menos precio, ahora parecían querer perfeccionarlo añadiendo una bandeja motorizada. Y encima lo hacían manteniendo el precio del anterior modelo, que además sigue estando disponible para aquellos que no quieran un jogwheel motorizado.

Denon nos hizo llegar una pareja de estos nuevos reproductores y los hemos podido probar durante unas semanas, y en el artículo de hoy te contamos lo que nos han parecido estos reproductores profesionales. Pero para comprender las similitudes y diferencias –en este artículo nos vamos a centrar especialmente en las diferencias– con el anterior modelo SC5000 te invitamos a leer la review que ya publicamos hace poco más de un año.

Unboxing, montaje y conexiones

El SC5000 viene en una caja distinta al anterior modelo –mucho más blanco en la decoración externa– y con la bandeja motorizada desmontada. Esto se debe a que la bandeja motorizada emplea un sistema idéntico al de un plato profesional, es decir un motor electromagnético de tracción directa de tipo “stator” sobre el que gira una pesada bandeja metálica. De hecho, el diseño de la bandeja es idéntico al de la que monta el plato VL12 de la misma marca, solo que obviamente es más pequeña, con 7 pulgadas de diámetro frente a las 12 del plato. El peso de este tipo de sistemas montados hace que el sistema venga desmontado y sea el usuario quien deba ensamblarlo. 

La bandeja debe colocarse sobre los puntos de sujeción del motor, y sobre ella debe colocarse un slipmat y un “falso vinilo” que en el centro lleva una pieza metálica que con una llave de Allen –incluida con el equipo– se ajusta sobre el espárrago central del motor. Este ajuste hay que realizarlo bien, alineando el cierre de la pieza metálica con una hendidura que el espárrago central tiene en un lado y procurando que el falso vinilo quede lo más pegado posible a la bandeja para que reciba toda la tracción posible de la misma. El espárrago central tiene en su parte inferior un sensor óptico que indica al hardware del aparato la posición exacta del mismo –este tipo de sensores son un clásico en estos sistemas de bandeja motorizada–, por lo tanto al estar el falso vinilo fijado al espárrago, tanto el movimiento normal del vinilo al girar como el que podamos hacer manipulándolo para slip cueing o movimientos de scratch, se transmite directamente al sensor. 

El montaje no me pareció complicado, y una vez finalizado si lo has hecho bien todo es bastante sólido. Ya puedes estar horas y horas dándole leña al mono que el sistema no se suelta ni se afloja. Sin embargo aunque a mi no me pareció complicado mientras lo montaba pensaba que igual un novato en estas cosas puede tener más de un problema, uno de ellos muy probablemente sea no montar el falso vinilo lo suficientemente pegado a la bandeja. De hecho yo mismo cometí este mismo error en uno de los dos reproductores y lo tuve que volver a ajustar. Te das cuenta en seguida ya que notas como la bandeja no ejerce suficiente tracción sobre el vinilo, y aunque para los más experimentados esté claro que es una cuestión de ajustar bien el montaje, un novato puede pensar que sencillamente su reproductor está averiado. 

A la hora de conectar el plato no hay ninguna diferencia con el SC5000, dispone también de dos salidas analógicas y dos digitales, así como el puerto ethernet y el USB 3.0 para el ordenador. También mismo número de puertos USB para dispositivos de almacenamiento y la ranura para la tarjeta SD.

Llama la atención si has tenido o probado un SC5000 la diferencia de peso de este modelo SC5000M, casi dos kilos y medio más por el sistema de bandeja motorizada, y mayor grosor del cuerpo para albergar tanto el motor como el sistema interno de disipadores activos. Sí, lleva rejillas y pequeños ventiladores en los laterales, pero de eso hablaré un poco más adelante.

Construcción

El dispositivo es idéntico en materiales al SC5000. Cuerpo de aluminio y plástico, misma pantalla capacitiva de 7”, mismos botones y encoders… todo exactamente igual. Obviamente al tener una bandeja motorizada con un falso vinilo no tenemos la pantalla central que nos mostraba la ilustración de la canción y alguna información como el tamaño del loop, pero lo que no se ha perdido es la iluminación multicolor del jog, que ahora está debajo de la bandeja. Exactamente igual que en el plato VL12. Esta iluminación puede cambiarse de color desde el menú de preferencias del aparato, aunque a diferencia del VL12 no puede ajustarse su intensidad o desactivarse. 

Compatibilidad

El reproductor puede cargar el mismo tipo de archivos que el anterior modelo, esto es MP3, MP4, WAV, AIFF, OGG, FLAC, ALAC y en resoluciones de hasta 32 bits y 192kHz. Puede acceder a dispositivos de almacenamiento USB 2 y USB 3.0, así como a tarjetas SD. Los sistema de archivos soportados son FAT, FAT32, EX-FAT, NTFS y HFS+, y el fabricante recomienda no conectar algo superior a 1TB de almacenamiento. Me temo que esto es más que suficiente para satisfacer a cualquiera por muy exigente que sea con la calidad de los archivos de audio y el tamaño de sus librerías musicales.

Desde la salida del SC5000 hasta la llegada de este SC5000M Denon ha ido mejorando el firmware de estos aparatos, y ahora además de manejar dispositivos con música preparado con Engine Prime en un ordenador –o preparada desde el propio aparato, porque es capaz por sí solo de analizarla–, también puede leer música de dispositivos de almacenamiento preparados con Rekordbox de Pioneer DJ. Concretamente es capaz de importar las playlists y puntos de cue, aunque el análisis de las canciones debe repetirlo. La mayor parte de las veces no hay problema con esto y funciona bastante rápido, aunque en alguna ocasión me he encontrado que todos los puntos de cue de una canción estaban ligeramente desplazados hacia delate. Adicionalmente, Engine Prime ha mejorado también, y desde el software se pueden importar playlists de iTunes, Serato y ahora también Traktor. Esto lo hace realmente bien.

Donde sí hay una diferencia con el anterior modelo es en la compatibilidad con Serato DJ. Este modelo está previsto que sea compatible como controlador certificado, pero parece que dicha compatibilidad se está retrasando. Personal de Denon ha manifestado tanto en su propio foro como en el de Serato que la certificación “llegará pronto” y que “están trabajando en ello”, pero no se da ningún plazo concreto. Tiene hasta cierto punto lógica que este aparato necesite bastante trabajo adicional para que sea compatible, ya que en este dipositivo es el jogwheel motorizado lo que “tira” de la canción, con lo cual supongo que estarán teniendo que integrar un sistema que convierta la posición del sensor óptico que hay en el centro del motor en algo que Serato Dj Pro pueda comprender. De todos modos hay algo que me mosque aun poco, y es que si Rane tiene ya listos sus “platos” Twelve para Serato Dj Pro, y estos emplean un mecanismo idéntico que el de estos reproductores –ambos aparatos los fabrica InMusic Brands a fin de cuentas–, no entiendo por qué a Denon le está costando un poco más. No obstante, dada la insistencia que empleados de la marca ponen en los foros de Serato y Denon.

En uso

Una de las primeras cosas que llama la atención del reproductor al encenderlo es el sonido de los disipadores, no es que sea algo fuerte o molesto, pero sencillamente no te lo esperas. Al poco arrancar el plato se paran y luego no vuelven a ponerse en marcha hasta que no llevas un rato con él. Se encienden cada cierto tiempo, imagino que al alcanzar una determinada temperatura de seguridad se pondrán a girar hasta que dejan la temperatura por debajo. Los he tenido varias horas seguidas funcionando y ni es molesto el sonido –además creo que en un club ni se escucharían– ni están todo el rato en marcha los disipadores, aunque reconozco que habría preferido probarlos en verano y pinchando en una terraza playera, cuando la temperatura aprieta mucho más y se hubiera podido comprobar realmente si esto no da ningún problema, especialmente en un lugar caluroso como es nuestro país y la zona en la que vivo. 

Respecto al manejo propiamente dicho, el reproductor rotundamente logra las sensaciones que promete: se pueden hacer manipulaciones en su bandeja de la misma forma que lo harías con un vinilo de verdad. O mejor dicho, se pueden hacer incluso más bestialidades porque aquí no hay un brazo y una aguja que vayan a saltar. El período de adaptación no es grande, se nota que el peso del vinilo es más ligero –es un 7” finito–, pero la fuerza de tracción está perfectamente adaptada. Donde quizá se nota alguna diferencia con un plato de verdad es cuando manipulas el falso vinilo muy cerca del centro, pero por lo demás las sensaciones son parejas. Pero no todo es manipulación, el aparato tiene que responder al control físico, y ahí es donde te deja perplejo: no hay color si lo comparas con un sistema DVS, aquí no hay latencia detectable. Obviamente la latencia debe existir, esto es un sistema digital y como tal debe haber tiempos de procesado, pero son tan reducidos que al menos yo no aprecio nada. 

El reproductor tiene en el lugar en el que el SC5000 tenía el ajuste de dureza del jogs, un interruptor para elegir la fuerza del plato –dos posiciones–, personalmente me ha gustado más en el ajuste más fuerte, y también cuenta con un botón que desactiva el movimiento de la bandeja. Cuando se usa con la bandeja sin movimiento todas las acciones que se realicen sobre ella se traducen en simples pitchbends. En esa posición la bandeja gira libremente, esto es algo que seguramente no gustará a algunos porque la verdad es no es muy cómodo, pero por otra parte creo que quien se compre estos reproductores será para disfrutar de las bandejas motorizadas.

Una de las cosas que más preocupaba y mayores incógnitas me producía era el uso de la doble capa con este dispositivo, ¿se volvería loca la bandeja o la reproducción de la música al cambiar entre la reproducción de temas con la bandeja girando a diferentes velocidades? Lo cierto es que esta cuestión está muy bien resulta. Cuando cambias de capa la velocidad de giro de la bandeja cambia “casi” instantáneamente, y mientras se produce el cambio de velocidad no hay alteraciones con respecto a la reproducción del otro tema. Es como si en ese tiempo de adaptación de la velocidad la reproducción de las pistas se desligara momentáneamente del giro de las bandejas. 

Como en cualquier dispositivo en el que la reproducción depende de algo mecánico, existe el famoso wow/flutter. Como explicaba al principio lo que “tira” de la canción es la bandeja motorizada, pero no me queda claro hasta que punto esto es real o hay magia digital por medio para estabilizar el asunto. Y esto que conste que no lo digo negativamente, si no porque a la hora de realizar mezclas largas los reproductores son pasmosamente estables, y si además te da por tirar de la función de sync, resulta que puedes ver en la pantalla de los reproductores como el software interno hace pequeñas micro-correcciones en la reproducción, ya que se observa cómo la imagen en desplazamiento de la forma de onda da pequeños saltitos; tranquilos, en el audio no hay saltitos ni artefactos extraños. Por otra parte, la resolución del pitch es menor que en los SC5000 normales, pasando a ser de 0.05, algo en cierta medida lógico por el hecho de que tenemos un elemento mecánico tomando el control; en la práctica como decía antes, esto no impide hacer mezclas largas manualmente. 

Conclusiones

El SC5000M es un magnífico reproductor como ya lo era el SC5000, pero ahora cuenta con el añadido de una bandeja motorizada que funciona exactamente como debe funcionar. El reproductor los disfrutarán mucho los turntablistas, que podrán realizar toda clase de técnicas sin miedo a cualquier problema relacionado con agujas/brazo/contrapeso/etc… Y por supuesto los DJs de club que gusten de la mezcla manual podrán también retomar sensaciones agradables. 

No hay aspectos negativos destacables, aunque sí las dos dudas planteadas sobre si los más novatos no se liarán montándolos y sobre el rendimiento de la ventilación; la ventilación no tiene por qué fallar, pero me pregunto cuanto se calentarán en verano funcionando jornadas enteras.

Denon ha retomado su tradición con las bandejas motorizadas –en el pasado lanzó unos cuantos modelos con esta funcionalidad– y lo ha hecho realmente bien. El precio actual del reproductor es de unos 1.300€ en unas cuantas tiendas, algo muy competitivo para el mercado actual y que es una clara invitación de la marca a que los DJs se atrevan a pasarse a su bando. 

Lo mejor:

  • Excelentes sensaciones y respuesta de la bandeja motorizada.
  • Resto de funciones directamente traídas del anterior modelo.
  • Precio muy competitivo.

Lo peor:

  • Si desactivas el giro de la bandeja es un poco incómoda de usar.
  • Está tardando un poco la compatibilidad con Serato Dj Pro.

Más información en la web de Denon DJ.

Teo Tormo
EL AUTOR

He trabajado como productor musical y discjockey. Desde hace años investigo y analizo la tecnología musical aplicada al DJ, buscando siempre las herramientas más innovadoras y observando su impacto en la industria musical.

¿Te gustó este artículo?
8
Hispasonic en InstagramSíguenos
Comentarios

Regístrate o para poder comentar