Informática musical

HALion 4.5 a prueba

En este artículo...

    HALion

    Breve historia de HALion

    En 2001 Steinberg presentaba HALion, un sampler muy capaz basado en streaming desde disco duro. En ese momento, llegó como respuesta a la nueva ola de samplers software liderados por el sampler a disco duro Nemesys GigaSampler y con el Emagic EXS24, y, en menor medida, con el Native Instruments Kontakt a la zaga. En ese momento también llegaron los últimos grandes samplers en hardware de Akai, EMU y Yamaha.

    Diez años más tarde, el panorama en el mundo del sampling ha cambiado bastante: el software, con Kontakt a la cabeza, ha pasado a dominar y las grandes máquinas han quedado como vestigios del pasado.

    Con este panorama y tras varios años de desarrollo, llega HALion a su versión 4, cargado de funciones y de una librería muy completa.

    HALion 3, presentado a mediados de 2004, era un programa muy potente pero que, bajo ciertas circunstancias, presentaba algunos problemas de estabilidad durante gran parte de su ciclo de vida. Curiosamente, Steinberg dilató la versión 4 por seis años, mientras que GigaStudio, la evolución de GigaSampler, agotaba su popularidad y Kontakt se hacía con el mercado, convirtiéndose en el estándar de facto.

    Con la compra de Steinberg por parte de Yamaha, el interés por el sampling volvió y desarrolló un nuevo motor para usarlo, primero, con HALion One, un reproductor de muestras incluido en toda su gama de secuenciadores y, más tarde, con HALion Sonic, la versión ampliada de HALion One y que incluye una gran librería de muestras de la propia Yamaha. HALion 4 está basado en el mismo núcleo pero añade montones de funcionalidades nueva y una nueva librería.

    La ventana de HALion se divide en varias secciones y es ampliamente configurable, pero su arquitectura se resumiría en número de programas cuyas salidas llegan aun mezclador desde donde se enrutaría hacia las distintas salidas o efectos.

    ¿El sampler definitivo?

    Cualquier buen sampler que se precie debe tener una arquitectura flexible y un buen soporte para formatos de otros samples. HALion lo cumple a la perfección. Importa 25 formatos diferentes, incluyendo los más clásicos (AKAI, EMU y GigaSampler) y el estándar de facto, Kontakt 4 (aunque no las librerías comerciales ni las encriptadas). Por otro lado, la arquitectura de HALion es impresionante y totalmente modular.

    HALion

    Cada programa puede incluir, aparte de las muestras y modificadores (LFOs, envolventes, etc), un sintetizador completo de hasta 8 osciladores con formas de ondas seleccionables, un suboscilador, ruido, modulación en anillo y filtrado multimodo, con seis tipos de enrutados diferentes y morphing, una completísima paleta de 44 efectos disponibles (incluyendo convolución) y número infinito de salidas.

    La reproducción de las muestras es controlada mediante una serie de algoritmos de disparo llamados “MegaTrig”, la alternativa de Yamaha/Steinberg a los scripts basados en programación, permitiendo disparos condicionales de notas y articulaciones de forma muy flexible. Esto sirve, por ejemplo, para hacer sonar notas cuando se suelta una tecla, o disparar ciertos samples en ciertas condiciones.

    Audiowarp

    Además del clásico motor de sampling, HALion incorpora un motor denominado Audio Warp (nuevo en la versión 4.5) basado en Time Stretching, que cambia la afinación y el tiempo de las muestras de forma independiente, con la opción de seleccionar varios algoritmos, incluido un modo basado en formantes.

    Expresivo

    Heredado del Yamaha Motif, HALion incorpora el módulo FlexPhraser, que permite complejos patrones distribuibles a lo largo del teclado, incluyendo arpegios y pequeñas secuencias en sincronía con el tiempo, que darán vida a sonidos acústicos y electrónicos.

    Todo los parámetros son controlables mediante controladores o el VST Expression 2.0, que permite controlar parámetros a nivel de nota, aunque esta función sólo es aprovechable desde las últimas versiones de Cubase y Nuendo.

    La librería

    Si en algo destaca HALion es en su sorprendente y expresiva librería: sonidos acústicos, electrónicos, percusiones, hasta un total de más de 1600 diferentes. Esta librería, proveniente de Yamaha, es heredada de los Motif e incluye todos los sonidos de HALion Sonic más una nueva selección.

    Mediabay

    Tanta potencia no sería muy manejable si no incluye un gestor de sonidos; en este caso, Media Bay (nacido en Nuendo) es incluido dentro del propio programa para gestionar la inmensa librería y todo lo que agreguemos. Los sonidos de la librería incluida están perfectamente etiquetados y clasificados, lo que facilita búsqueda y selección de estos.

    En uso

    Tras la instalación y actualización, HALion indexa todo el material y está listo para funcionar. El programa es absolutamente estable y muy ligero en el uso. Cargar un sonido es rapidísimo y las opciones de búsqueda ayudan mucho a localizar lo que estás buscando.

    La librería es impresionante. Los sonidos son tan buenos (en mi opinión mejores) que los de cualquier Motif. Sólo por la variedad y calidad de sus sonidos, ya está más que amortizado. Especialmente destacables los sonidos electrónicos, de primerísima línea. Por supuesto, todos los sonidos de HALion One están disponibles y se pueden modificar con detalle.

    En caso de que se quiera crear sonidos nuevos, HALion proporciona las clásicas herramientas de edición, troceado y bucles. El funcionamiento, al principio es un poco críptico, dada la cantidad y potencia de las opciones. El interfaz, muy configurable, puede ser confuso también, pero en poco tiempo se hace uno con su distribución y funcionamiento. El sintetizador completo añadido es realmente útil. Permite completar cualquier sonido, acústico o sintético o crear sonidos perfectamente válidos por sí mismo. Los efectos (algunos heredados de Cubase/Nuendo) son de primera línea y le ponen la guinda al conjunto, siendo muy completos y configurables.

    La ausencia de sistema de scripting, tan de moda entre los samplers modernos, es, al principio, bastante chocante. Steinberg lo intenta suplantar con MegaTrip y FlexPhrases, pero, aunque sobradamente potente para el 99% de los casos, MegaTrig no llega a la flexibilidad de un sistema real de scripting. Las FlexPhrases sí son una adicción realmente interesante, aunque sus nombres son tan poco descriptivos como una tabla sumérica.

    Conclusiones

    Dicen que lo bueno se hace esperar, y en HALion 4, tras casi 6 años de espera, es casi todo bueno. Tanto como rompler como sampler, no defraudará. La librería, por si misma, ya es rentable y el sampler es solvente tanto para un uso sencillo como para el más exigente diseñador de sonidos.

    HALion está disponible para Mac y PC en todos los formatos más populares (VST2/3.5 y AU) en 32 y 64 bits y como programa independiente.

    A favor
    - Estabilidad, sonido y flexibilidad.
    - Librería variada y de gran calidad.
    - MegaTrig y FlexiPhrases evitan pelearse con código y programación.

    En contra
    - Puede ser complejo al principio.
    - MegaTrig y FlexiPhrases no llegan a todos lados.
    - No importa formatos de EMU antiguos.

    Web de HALion

    ¿Te gustó este artículo?
    1
    Comentarios

    Regístrate o para poder comentar