Grabación

Review de los auriculares Audio-Technica ATH-M70x

Anteriormente hablamos de los auriculares abiertos de Audio-Technica ATH-R70x, que nos interesaron por su sonido transparente y su comodidad para escuchas largas. Lejos de hacer comparaciones, hoy nos adentramos al terreno de los auriculares cerrados y tomamos los ATH-M70x, que si bien comparten ciertas similitudes con sus parientes de la misma marca, veremos que tienen un propósito muy distinto, y en ese aspecto serían más equiparables a los Sennheiser HD-8 DJ o los Monster N-Pulse 24K.

Al abrir la caja hallaremos nuestros auriculares bien protegidos en un estuche rígido a medida. Dentro de ella también encontramos una funda para los cables, de 1,2m, 3m y un tercer cable en espiral de 1,2m extensible hasta 3m.

Cada auricular permite un giro de 90º, lo cual permite escuchas monoaurales. La diadema es de una sola pieza, extensible 10cm por banda para adaptarlos a diferentes tamaños. La parte central está acolchada con el mismo tipo de espuma que las orejeras.

Las orejeras son de piel de proteína flexible, de tacto impermeable. Su espuma blanda y su diseño circumaural permiten que se adapte al contorno de la oreja, proporcionando así el aislamiento que se busca en este tipo de auriculares. Si bien es habitual que este tipo de auriculares aprieten un poco para "cerrar" bien, llegando a causar incomodidad en largas escuchas, en ese aspecto no nos resultaron incómodos, al contrario, me los puse un par de horas para escuchar música mientras realizaba otras tareas y al rato olvidaba llevarlos puestos.

Como es costumbre, el cable es jack 3,5mm con rosca de sujeción para incorporar el adaptador de jack 6,35mm. En el otro extremo tenemos un conector estéreo de jack de 2,5mm con un sistema de sujeción que evita que se desconecte por culpa de un tirón indeseado.

Su sonido es muy equilibrado; el fabricante nos indica un rango de frecuencias de 5Hz a 40000Hz y al igual que sus homólogos abiertos –los R70x–, son auriculares que no falsean ninguna banda de frecuencias en particular, no suenan gordos pero tampoco aplanan el sonido; simplemente suenan muy naturales y limpios. A niveles bajos de volumen se pierde un poco la percepción de los subgraves (lo cual es en parte normal debido al comportamiento de nuestros oídos, caracterizado en las curvas isofónicas), pero en agudos tienen un brillo especial que permite captar mejor los transitorios en bombos y cajas. La impedancia de 35Ω permite escuchar a un volumen apropiado con ganancias bajas, al contrario que los R70x.

Por su diseño cerrado y sus características sonoras, son auriculares que pueden prestar un buen servicio para tareas que requieran temporalmente de una concentración y precisión excepcionales (para escuchas largas y distendidas es más recomendable emplear auriculares abiertos). En primer lugar, pueden servir como auriculares de pre-escucha para DJs que busquen un sonido sin realce de graves. En segundo lugar, se pueden emplear como sistema de monitorización para cantantes; su diseño cerrado permite una escucha clara y sin distracciones, y nos evita que se filtre su sonido en el micrófono. Finalmente y en tercer lugar, son una buena opción para editar audio quirúrgicamente, como ecualizaciones muy finas o restauración precisa de audio dañado.

Pros:

  • Comodidad.
  • Sonido equilibrado.
  • Estuche rígido.

Contras:

  • Graves nítidos, pero con poco cuerpo.
Sergi Gómez
EL AUTOR

Ingeniero en telecomunicaciones por la UPC especializado en procesamiento de la señal. La música es su pasión, toca la guitarra, el bajo y el teclado, además de producir sus propias composiciones. En Hispasonic ha encontrado el sitio web que responde a todas sus inquietudes.

¿Te gustó este artículo?
4
Comentarios

Regístrate o para poder comentar