Grabación

Review de Wavesfactory Spectre, más allá de un exciter multibanda

Aunque tendrá una actualización muy importante en pocas semanas, ya está disponible la primera versión de Spectre, cuya llegada os habíamos anticipado en una noticia detallada a final de enero. Pero una cosa es contar especificaciones y otra poder comprobar el funcionamiento. Lo he podido hacer para ofreceros un vídeo demostrativo el mismo día que se abre para descarga este nuevo plugin de Wavesfactory (hay versión demo, por cierto).

La intención de este vídeo es que os permita, dentro de la precariedad de la calidad audio de los codificadores de vídeo en Internet, tener una impresión sobre los resultados a los que llega. Por eso mismo, algunos de los ajustes usados son un tanto forzados. Además, y teniendo en cuenta que el vídeo oficial de presentación (al final de esta review) muestra un ejemplo tratando un fragmento de la mezcla de un tema completo con varios instrumentos, he preferido quedarme en el tratamiento de algunos sonidos individuales.

Qué es Spectre

Spectre ofrece bajo una apariencia que recuerda a la sencillez de un EQ paramétrico de 5 bandas, un procesado mucho más potente que la simple acción ‘lineal’ de filtrado de la que habla un ecualizador. No es tampoco un control de dinámica multibanda ni un EQ dinámico. Su recorrido abarca desde una singular versión multibanda del ‘exciter’ pero potenciado aquí de múltiples formas, a la posibilidad de actuar como todo un laboratorio de creación de distorsiones personales, un generador de efectos de distorsión de amplísimo recorrido. Encuentra aplicación ya sea en funciones de mastering, en restauración de mezclas pobres, o como inserción en pistas que queramos colorear dentro de un proyecto.

Las bandas que se seleccionan a través de su interfaz de estilo ‘eq’ son distorsionadas para generar componentes nuevas pero relacionadas con el audio original. Pero la señal que se somete a la distorsión no es ni la señal original ni la señal ecualizada, sino estrictamente el ‘añadido’ que agrega la ecualización. Spectre obtiene una señal diferencia entre la original y la ecualizada y es esa diferencia la que se somete al ‘maltrato’ de la distorsión para generar la adición de nuevas componentes. Los controles de ganancia del ‘eq’ van así a ir reforzando la señal en las bandas elegidas pero ese refuerzo (y sólo el refuerzo, no la señal completa) va a verse acompañado de componentes generadas por distorsión.

Wavesfactory Spectre
Spectre
wavesfactory.com

La clave pasa por entender que los controles de ‘ganancia’ en sus etapas de ‘eq’ en realidad determinan el nivel de señal que se va a entregar hacia la distorsión. Cuanto más ‘G’ pidamos también mayor distorsión va a irse generando, obteniendo una integración muy flexible y acertada de la coloración por nivel y por añadido de nuevas componentes tímbricas. El resultado de esa señal tras la distorsión se combina (con un control wet/dry) con la propia señal original para poder buscar ese balance adecuado.

La posible extrañeza de que no haya recorrido en las ganancias nada más que de 0 a +12dB ( sólo ‘añadir’, nunca ‘rebajar’) queda entendida a partir de esa descripción. Al final se trata de una forma de operar que no tiene nada que ver con simplemente añadir distorsión tras una ecualización. Es mucho más interesante y capaz.

Por otra parte, la variedad de posibles estrategias de distorsión que ofrece (Tube, Warm Tube, Solid State, Tape, Class B, Diode, Digital -clipping-, Bit –diezmado-, más un noveno ‘clean’ sin distorsión para uso como mero ecualizador) y el que la acción pueda realizarse con tres grados / umbrales (subtle, médium, aggresive) ofrece colores muy diferentes.

Igualmente versátil el hecho de que la distorsión/excitación se pueda aplicar en modo mono o estéreo, o bien en la señal ‘mid’ o en la señal ‘side’ (las veo menos útiles pero también hay opciones para tratar sólo ‘L’ o ‘R’).

Tratándose de procesos de distorsión, no se ha descuidado la vigilancia del aliasing, y se ofrece la posibilidad de procesar internamente con sobremuestreo a velocidad x1, x4 o x16 (calidades normal/good/best) que salvo en ajustes descabelladamente salvajes de distorsión mantienen todo a raya.

Todo un juego de opciones realmente amplio que perite desarrollar un abanico de actuaciones desde el mero realce a la transformación agresiva sin abandonar una simplicidad de uso que se agradece y anima a experimentar sin perder nunca el rumbo.

En uso

Spectre presenta una combinación afortunada de sencillez de uso, amplitud de posibilidades y buen gusto en los resultados. En plata: suena bien, de muchas maneras diferentes y sin que para aprovecharlo en todo su vasto potencial haya que romperse la cabeza.

La posibilidad de usarlo para dar una presencia más abierta a un bombo o contenido grave demasiado contenido en el espectro ayudando a que se escuche mejor y en todo tipo de reproductores es la que inicia la demo en vídeo, pero igualmente veréis la facilidad con la que puede dar ‘aire’ en regiones medias/altas, con un realce es mucho más evidente con grados pequeños de ganancia que en un ecualizador convencional. En el uso sobre pistas individuales puede entrarse también con cirugía sobre otras partes del espectro.

Puesto en uso como puro distorsionador (mix al 100% y forzando niveles altos) puede desarrollar sobre pistas de instrumentos solistas una colección de transformaciones enorme, con actuaciones por supuesto mucho más decididas que la simple ecualización para alterar el timbre o despejar algunas bandas y concentrar actividad en otras, dejando el terreno de la 'eq' o el 'exciter' para convertirse en una distorsión de pleno derecho.

No lleva mucho tiempo acostumbrarse al tipo de sonido que caracteriza cada uno de los 8 algoritmos de distorsión, entre los que ‘digital’ y ‘bit’ personalmente me sobran aunque es cosa de estos tiempos el que deban estar presentes. Las otras 6 variantes son representantes dignas de sus inspiraciones. ‘Tape’ tiene un cuerpo evidente y suena casi hasta ligeramente comprimido en cuanto a que parece extender la duración de los sonidos; ‘solid’ tiene una presencia de distorsión clara y escindida del fundamental pero que a la vez es contenida y queda muy lejos del extremo fiero que representa ‘diode’; las dos variantes de tube tienen un parentesco mucho mayor entre sí que el sonido que se obtiene con ‘class B’ siendo todos ellos cálidos.

Las opciones de tipo mono, estéreo, mid y side se puede también conseguir centrar la acción de la distorsión en instrumentos protagonistas (normalmente al centro) o en los de acompañamiento (más abiertos), entre otras posibilidades también interesantes. Incluso en algunas pruebas (que no aparecen en el vídeo) lo he aprovechado como un controlador/generador de sensación de apertura estéreo.

El cómputo, incluso con el factor de sobremuestreo alto no es para nada prohibitivo, deja respirar tranquila a la CPU.

Qué será Spectre en breve

La versión que hoy se presenta de Spectre, gustándome, tiene una diferencia capital con lo que yo esperaba que iba a ser. Las referencias constantes en los prolegómenos de su lanzamiento a ‘multibanda’ me hicieron pensar (y así lo conté en la noticia de hace un mes) en que la distorsión actuaría de forma individual en cada banda. Es decir, no uno sino cinco elementos de distorsión es lo que esperaba ver en Spectre.

Mis pruebas me decían a oído, y luego lo pude confirmar vía analizador de espectro, que la acción parecía más la de un distorsionador único. Me extrañaba demasiado, porque el término ‘multibanda’ debía estar por algo en la publicidad de Spectre. Así que he preguntado al responsable de Wavesfactory y me ha confirmado que la actuación multbanda va a llegar en unas semanas a través de un update, pero que este lanzamiento es una versión todavía centrada en un sólo proceso distorsionador, no cinco.

No quiero pensar lo que eso podrá suponer si ya en su estado actual me ha dejado buen sabor. La posibilidad con ese inminente update desde un único y tan sencillo plugin de poder distorsionar individualmente varias partes elegidas del espectro sólo puede servir para mejorar los resultados haciendo que los productos de intermodulación sean mucho menos significativos, con lo que se aumentan los grados de distorsión que podremos forzar, podremos afectar de forma más individualizada a los instrumentos que ocupan prioritariamente zonas separadas del espectro, y en general podremos tener una distorsión aún más concentrada sobre las componentes que extienden la serie armónica de los sonidos y menos distraída y ensuciada por los productos cruzados que aparecen en distorsiones a banda completa.

No suelo comentar ‘futuribles’ porque las compras son de lo presente. Pero en este caso el presente no necesita extras para resultar atractivo, y el compromiso con esa implementación multibanda que ponga un glaseado final sobre el pastel es serio.

Valoración

No sólo como su vocación original de ‘exciter’ multibanda y versátil, sino también como un elemento excelente para generar patrones de distorsión personalizados al sonido que estemos tratando y al gusto y necesidades de cada momento, Spectre me parece una herramienta muy capacitada y versátil. Para colmo el uso es agradable y muy relajado, porque enfoca la cuestión desde esa analogía de un ecualizador que cre un interfaz muy amigable y cómoda, fácil de entender y aprovechar.

El precio de 99€ no es nada descabellado para un producto tan singular, y mejora con la oferta de lanzamiento hasta el 8 de marzo quedando en 69€. Hay disponible versión demo para que podáis juzgar por vosotros mismos sobre su interés. La disponibilidad en VST, AU y AAX tanto en 32 como 64 bits facilita su uso en todo tipo de hosts tanto en MacOS como en Windows.

Más información | wavesfactory.com

Os dejo como ciere el vídeo oficial, que ofrece algunas perspectiva de uso diferente a las que yo he mostrado.

Pablo Fernández-Cid
EL AUTOR

Pablo no puede callar cuando se habla de tecnologías audio/música. Doctor en teleco. Ha creado diversos dispositivos hard y soft y realizado programaciones para músicos y audiovisuales. Toca ocasionalmente en grupo por Madrid (teclados, claro).

¿Te gustó este artículo?
4
Comentarios

Regístrate o para poder comentar