Grabación

Review del DAV BG1

Hace 7 años, siendo yo un pollo, me registré por vez primera en Hispa. Al poco decidí preguntar por un previo baratito y bueno. El hilo concretamente era este.

Yo era muy burro (ahora también, pero entonces bastante más), y estaba convencido de pillarme un Spl Goldmike por el aspecto tan chulo que tenía, doradito y con las válvulas asomando. Encima pensaba que era un previo a válvulas y me creía esas tonterías del calor que aportan a las pistas supuestamente ese tipo de aparatos.

Pues el amigo Chus me recomendó un DAV Bg1. Yo le dije que ni jarto vino me iba yo a gastar más de 700 bollos en un ladrillo tan feo. Porque seamos sinceros...feo es como él solo. Uno de los previos más cutres estéticamente de la historia del audio, en mi opinión.

Chus y Simonsen insistían en que era la mejor opción en su rango de precios, y sus argumentos eran sólidos... Es un previo sencillo, austero en aspecto, sin lucecitas chorras ni valvulitas de pega, un frontal superbonito ni un vúmetro inservible que encarecen el producto.

En realidad, bien pensado es un cacharrazo. Hecho a mano por Mick Hinton, el dueño de una empresa unipersonal. Él diseña y construye y vende. Nada chinorri. Buenos componentes, buen diseño. Pagas lo que recibes: un par de buenos previos a precio ajustado. Sin gilipolleces que multiplican el precio, sin grandes campañas promocionales detrás, ni pinta vintage, ni se trata de un clon de Neve ni Api como casi todos.

Al final no me compré el Dav. Me pareció mucha leña y me tiré a algo más barato.

Error. Compré y vendí y volví a comprar y a vender y así una y otra vez durante años. Con lo fácil que hubiera sido acertar desde el primer día. Pero claro, uno lee y lee y se cree cualquier cosa, y luego pasa lo que pasa.

Total, que se me quedó la espinita clavada, y siempre tuve en mente que ese cacharro debía valer la pena.

Con los años he tenido más de un DAV BG1. Soy muy dado a cambiar de equipo. Desgraciadamente me motiva mucho lo de probar cacharritos. Siempre he estado influenciado por las opiniones ajenas y las corrientes de moda. Como casi casi todos, vaya.

He tenido de todo, de todas las clases y marcas. Mis canciones no han mejorado, ni he sacado resultados más profesionales, pero...hey, es la maldición de este hobby, que siempre acabamos responsabilizando al equipo y pensando que más inversión de pasta redundará en mejores resultados.

Bien, volviendo al Dav, algunos que dicen que ese tipo de previos son fríos, clínicos, aburridos, y cosas por el estilo. Reconozco que estuve muchos años perdido y me creía todas las opiniones que se dicen en los foros y que terminan creando corrientes quasi irrefutables e incuestionables. Ya sabéis...ahora mola el summing analógico, ahora protuls es una mierda, ahora el Avalon 737 apesta, ahora lo que mola es Neve y los trafos, el calor de las válvulas y bla bla bla.

Una de esas corrientes, a mi parecer, es la de las bondades de los previos coloreados. La gente además lo comenta como si solo hubiera previos limpios y coloreados, y estos últimos tuvieran características tonales similares.

En el momento actual, muchos esperan del preamp que este añada color o calor a la señal.

Eso, en la práctica quiere decir que lo que entra por el previo no es lo mismo que sale. El previo añade o quita en alguna zona del espectro frecuencial. Además imparte su propia distorsión que también altera el timbre.

Eso, que en la teoría debería ser malo, en la práctica hace que muchos previos nos suenen muy eufónicos y agradables al oído.

Algunos ejemplos:

Este es el barrido original que enviamos a la circuitería para ver su linealidad:

Y eso es lo que sale tras pasar por el previo en cuestión.

Buzz Elixir

Como vemos, el previo ha añadido un capazo de graves que no estaban antes. ¿esto es bueno o malo? Pues ni bueno ni malo. A un bajo o un bombo puede sentarle bien y a una acústica o una voz puede venirle fatal.

Cartec Pre-Q5 a alto nivel de ganancia

Una pequeña caida en graves y una enorme caída en agudos. Distorsión a capazos. ¿Bueno o malo? Pues como antes. Depende de si te gusta o no.

Aurora Gtq2

Importante caída en graves y leve en agudos.

En todos estos casos vemos que el previo deja su huella. Como cada cual tiene su propio gusto, pues concluimos que al que le guste bien y al que no también.

Si lo vemos objetivamente, estos ejemplos muestran un previo que no está haciendo su trabajo del modo óptimo, ya que modifican el tono cuando eso no es lo que se espera de ellos.

Pero lo dicho... igual hasta nos gusta más el resultado, con lo cual llegamos al punto en que todo vale y todos los previos molan y tiene su sonido particular. A partir de esta tesis los hay que tiene un arsenal de previos para elegir el más adecuado según qué toma, instrumento o micro. Bien por quien se lo puede permitir, aunque es un lujo no al alcance de todos los bolsillos.

Además de la linealidad hemos de considerar la distorsión armónica añadida por el preamp.

Si los armónicos tienen la amplitud suficiente para entrar en la zona audible también afectarán al timbre, normalmente agregando brillo. El sonido se vuelve más crujiente y agresivo, pero obviamente menos nítido y fiel a la fuente original. Esta distorsión no se hace audible fácilmente, pero hace que percibamos el sonido de un modo distinto. Unos lo llamarán color, otros carácter, etc.

De nuevo, esto no es ni bueno ni malo, va a gustos.

Por tanto, diferentes previos pueden aportar diferentes tonos o colores, si preferís llamarlos así. Cuando buscamos un previo coloreado deberíamos tener claro qué tipo de color es el que buscamos. O si ese color lo podemos lograr de otro modo, por ejemplo con la colocación del micro.

No se trata de decidir si es mejor la transparencia o el color, pero a mi modo de ver estamos otorgando a los preamplificadores un papel que no les corresponde.

En mi opinión, un previo decente ha de tener 4 cosas:

- bajo ruido de fondo

- suficiente ganancia para mover cualquier micro. Con 60 dB me apaño, y con 70 aun mejor, por si acaso.

- baja distorsión

- linealidad, que no agregue ni quite nada al sonido

Esto me garantiza un buen sonido, fiel a la fuente original, que es lo que yo busco. Cuando enchufo la guitarra al ampli y configuro ambos hasta que logro el sonido que quiero, por ejemplo, mi intención es reproducirlo lo más fielmente posible en mi grabación. A partir de ahí, si en mezcla quiero color ya tiro de Eq. Si quiero carácter o fuerza tiro de compresores. Si quiero un sonido crujiente tiro de plugins tipo Decapitator.

Es mi forma de verlo. Ni mejor ni peor que otras. Yo, a día de hoy, a los previos solo les pido que sean limpios y neutros. Una vez logro un sonido detallado y fiel al original, en mezcla ya lo moldeo a mi gusto.

Y en este sentido, el Dav Bg1 es el amo.

He probado muchos previos en mi vida. El Bg1 es el más limpio y el más neutro de todos.

Siempre he tenido claro que éste es el previo ideal para un home estudio. Asequible en precio y ofrece un resultado totalmente profesional. Relación calidad-precio 11 sobre 10.

En mi opinión, DAV es el mejor exponente de la electrónica moderna en cuanto a previos se refiere.

Por ello yo ahora mismo busco transparencia. Que esté pero como si no. Que amplifique el micro y nada más. Como los buenos árbitros en un partido: que ni me acuerde de que está ahí.

Y por ello, mi previo actual es un DAV Bg1 y a mucha honra.

Justamente lo que hace es eso que yo decía: nada. No agrega nada, no quita nada. Como si no estuviera, vaya.

Veamos su nivel de linealidad a mínima ganancia.

A media ganancia

Y a máxima ganancia atenuando la salida 30dB con dos atenuadores en serie de -15 cada uno.

Vamos, linealidad absoluta. La mayor neutralidad que he visto JAMÁS en un previo. El más transparente que conozco.

Ahora veamos su nivel de distorsión agregada

A mínima ganancia. 0 dB de amplificación

A media ganancia: 26 dB de amplificación

A media-alta ganancia: 40dB

Y a saco: 60 dB y atenuando la salida

A mi parecer es asombroso.

Apenas un pequeñísimo armónico añadido que queda por debajo de -100dB, completamente inaudible para el oído humano.

Como sabeis, he enviado el pincho largo (una senoide de 1Khz) al trasto y si hay distorsión añadida deben aparecer nuevos picos en los múltiplos de la fundamental: 2k, 3k, 4k, etc.

Por tanto, el Bg1 no añade nada ni quita nada. Lo que entra es lo que sale. Parece fácil, pero este es el único previo de micro que he visto hasta ahora con estos resultados.

Además, el Bg1 lleva filtro de graves, así que ya no le puedo pedir más.

Su filtro es seleccionable entre 22hz, 33hz y 68hz

Lo vemos.

A 22hz

A 33hz

Y a 68hz

En definitiva, un previo del carajo.

La gente suele relacionar este tipo de cacharros con música clásica, jazz y instrumentos acústicos y suaves.

No hagas caso. Sirve para todo. Ya ves que su respuesta es envidiablemente lineal, limpia y transparente. Si crees que el sonido de tu guitarra requiere más medios... pues coñe, sube los medios del ampli. Si piensas que necesita más garra, dale más distorsión al ampli. Si la voz del cantante parece que no tiene suficiente chicha dile que cante mejor. Si le falta cuerpo o brillo... mueve el micro.

Los hay que prefieren un Api para eléctricas, un Neve para voz, etc etc. El que pueda pagárselo, pues perfecto. Ya dicen que cuanto más azucar más dulce. Todas las opciones son válidas y todos podemos tener nuestro sistema. ¿es mejor un previo limpio que uno con su propio color? No. Se trata de que se ajuste mejor a tus necesidades. Y en mi caso, un previo limpio me sirve para todo, mientras que los previos con su propio color sirven mejor para unas cosas y no tanto para otras. Y porque no puedo pagarme una docena de estos de a 1000 por canal, la verdad.

Si te conformas con menos de un arsenal de micpreamps y solo necesitas uno para tu home estudio, el Bg1 es (en mi opinión) el mejor de todos en su rango de precios con diferencia.

EDITADO ALGUNAS SEMANAS DESPUÉS:

La versión que acabamos de revisar del BG1 es la primera, que incorporaba un chip SSM2017.

Posteriormente el fabricante cambió este por un That 1510, que incorporan los modelos más recientes.

Bien, acaba de caer en mis manos un Dav Bg1U, la versión en rack que lleva el That. He hecho las mismas pruebas para ver si la respuesta era similar y me he llevado una gran sorpresa, ya que hay cambios significativos.

El ruido y distorsión son similares. Algunos ejemplos a 0dB de salida según marca el mismo cacharro

En 40hz

En 100hz

En 200hz

En 400hz

Pero al ver la respuesta en frecuencia aparecen cambios importantes.

A través de la entrada de micro observamos una caida en la zona alta

Y la mayor sorpresa ha sido ver la respuesta de la entrada de instrumento

Un porrón de graves y caida desde 1khz. Hablamos de 7dB de diferencia entre la parte más alta y la más baja. Esto le da un sonido grueso pero con poca presencia y muy dulzón, sobretodo por los agudos tan suaves que tiene.

En este caso hablamos de mucho color. Lo que sale es bien distinto de lo que entró.

También tiene algo más de distorsión

Esto explica algunas cosas. Siempre había pensado que el Bg1U a través de la DI sonaba increíble con el bajo: dulce, lleno, grueso, y con mucho grave.

Estos gráficos confirman el porqué.

Por cierto, ya tuve antes un Bg1U con chip That y en su día pensé que a través de su entrada DI logré el mejor sonido de bajo de toda mi vida. Y he tenido docenas de previos.

Es una opinión personal, claro, pero el bajo a través de la DI suena increible.

Como vemos hay diferencias entre ambas versiones. No me refiero al formato rack vs ladrillo, sino al modelo antiguo y el nuevo.

No sabría decir cual me gusta más. El nuevo suena muy dulce y consistente. El antiguo es más neutro y fiel.

Ahí queda la re-revisión para quien le interese.

¿Te gustó este artículo?
45
Comentarios

Regístrate o para poder comentar