Magacín

Samplear y compartir ficheros rompen las mismas leyes

Chris Coreline

Es un hecho. No tengo derecho a regalar una copia digital del disco que me han grabado, gratis y sin permiso. De la misma forma y bajo el mismo marco legal no estoy autorizado a samplear diálogos de una película sin permiso. Mucha gente, incluyéndome a mí, está muy enfadada por los intercambios ilegales de ficheros, pero sampleamos de películas para nuestra música. ¿Esto cómo se come?

Es mi pregunta para este hilo. Tengo algunas ideas que podrían contribuir a vuestras respuestas. Las describiré aquí esperando daros material para pensar.

Piratería es igual a ventas perdidas, esto es así de sencillo, sin embargo, cuando se trata del diálogo de una película, a pesar de estar bajo las mismas leyes, es mucho menos probable que el estudio te persiga por ladrón. Combichrist sampleó La Chaqueta Metálica —supongamos que no liberó la muestra—. Sin embargo Universal Studios o quien sea que tenga el copyright no va a demandar a Combichrist, porque no creen que vayan a perder ventas de la película. Nadie va a escuchar lo de «este es mi rifle» y pasar de ver la película porque ya han oído un trocito de la misma. Es un crimen en el que no hay víctima real.

Una posible excepción es la sátira. S.K.E.T suele usar muestras de George W. Bush recortadas para hacerle decir cosas fuera de contexto. El resultado es alucinante. Pero, ¿a quién va a demandar Bush? Bajo la ley británica no puede, dado que la grabación conserva el copyright del ingeniero que la ha tomado. Por lo que yo sé, en los Estados Unidos hay leyes que protegen específicamente la parodia y la sátira. Así que casos así no suelen ser perseguidos.

Esta otra me parece criminal. Supongamos una situación hipotética. Code 64 se dirige a Universal Studios y les pide permiso para utilizar una muestra de 2001, Una Odisea en el Espacio en una de sus canciones. En teoría el propietario de los derechos debería tomar una decisión basándose en los contratos que está obligado a cumplir y dirigirse después al artista con su decisión. En realidad, Code 64 nunca recibirá una respuesta definitiva —en la mayor parte de los casos, ninguna respuesta— del estudio. Si ahora Code 64 va y lanza la pista con la muestra, y digamos que la pista sube en las listas y hace dinero, se verá con abogados detrás pidiéndole el 50% de los royalties más una cantidad adicional —generalmente de cinco cifras— por haber violado el copyright, más las costas legales. Aunque Code 64 pidió permiso antes, y no obtuvo respuesta, es probable que el propietario de los derechos no tenga ni idea de que artista alguno intentó contactarle. La banda será declarada culpable de violar el copyright, y sólo las costas legales serán suficientes para sacar a cualquier banda de sus casillas.

Hay mitos sobre el sampling como que «si una muestra dura menos de 5 segundos no pueden demandarte» o «si deformo el sonido de forma que no lo noten». Son mitos basados en una presunción correcta pero arriesgada; no existen equipos de detectives dando vuelta y media al MySpace en busca de muestras no aclaradas.

No obstante, en el caso improbable de que te pillen, vas a tener que pagar unas cuantas facturas y atender unas cuantas cartas cease and desist. Por eso sigo pagando por CDs de muestras. Vale que me cuestan 70 libras, pero a cambio estás comprando un acuerdo de licencia a tu favor. De vez en cuando sigo sampleando películas, y me temo que todos vamos a seguir haciéndolo.

Visto en we know how we feel about File-sharing... but what about Sampling? publicado en SIDE-LINE.COM.

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios

Regístrate o para poder comentar