Magacín

Web 2.0 para músicos

Andrew Dubber

Tu sitio no es un catálogo, es un lugar donde la gente se reúne y se conecta contigo y entre ellos. ¿No lo es? Bien, debería serlo.

La Internet entró en la fase dos de su existencia. La vieja versión trataba sobre documentos, y hablábamos de ella en términos de transportarnos a nosotros mismos de página a página. Visitábamos una con el Netscape Navigator, nos subíamos a la superautopista de la información y lo que hacíamos se parecía a hacer surf. Los anuncios nos preguntaban «¿Adónde quieres ir hoy?» Cuando llegábamos, leíamos la web, o le echábamos un simple vistazo. A veces escuchábamos material o lo veíamos en movimiento. Incluso comprábamos algo. Pero lo que hacíamos era visitar un sitio, leer el documento que nos esperaba allí, y después irnos a otro lugar.

Eso era la Web 1.0.

La Web 2.0 nos trae un nuevo modelo, uno en el que la metáfora de la navegación aplicada a la inspección de documentos es ya poco útil.

Estos nuevos sitios web son entornos en los que hacemos algo. No son el documento, son tu herramienta para crear tus documentos, organizarlos según prefieres y conectarte con otros a partir de ellos.

Incluyo algunos ejemplos con los que podrías —¡deberías!— estar familiarizado.

  • MySpace - red social, soporta bandas.
  • Flickr - compartir fotos.
  • Facebook – aplicaciones sociales en red.
  • Google Reader – agregador de feeds RSS.
  • Tumblrblogs de recortes o tumblelogs.
  • Wikipedia - todo el conocimiento humano en forma editable.
  • Google Docs - hojas de cálculo y procesador de textos.
  • Del.icio.us - marcadores sociales.
  • YouTube - compartir vídeos.
  • Bloglines - agregador de feeds RSS.
  • Writeboard - creación colaborativa de documentos.
  • Netvibes - página de inicio personalizada.
  • Last.FM - comsumo de música a medida.
  • Odeo - crea y comparte audio y podcasts.
  • Streampad - reproductor de audio en Internet.
  • MP3Tunes - copia y archiva tu música online.
  • Clipmarks - recortes web colaborativos.
  • Dropcash - conviértete en tu propia fuente de ingresos.
  • 43Things - comparte metas y ambiciones.
  • Ta-Da Lists - listas de tareas.
  • Twitter - microblogging ¿qué estás haciendo ahora?.
  • Backpack - trabajo colaborativo.
  • Feedburner - mejora tu feed RSS a medida.
  • YouSendIt - envía ficheros grandes sin email.
  • Amie Street - comunidad musical precio-por-popularidad.
  • Wordpress - plataforma blog.
  • Omnidrive - almacenamiento online gratis.
  • Vimeo - compartir y gestionar vídeos.
  • Imeem - listas musicales, compartir vídeo y fotos.
  • Jumpcut - edita y remezcla vídeo online.
  • Reddit - enlaces populares compartidos y comentados.
  • PBWiki - construye tu propio wiki.
  • Gmail - correo web mejor que cualquier otro.
  • Feed43 - construye un feed RSS de cualquier sitio.
  • http://www.cambrianhouse.com/ - comunidad crowdsourcing.
  • Dropload - envía ficheros grandes.
  • RunFatBoy - prepara tu propio programa de ejercicios.
  • Diigo - enlaces y anotaciones sociales.
  • Slideshare - el YouTube de las presentaciones Powerpoint.
  • Vox - red social basada en blogs.
  • Workhack - lista de tareas hoja en blanco.
  • MOG - compartir música basado en blogs.

Estos sitios y otros parecidos hacen muchas cosas, pero esto es lo que tienen en común:

  1. Son más como software que como documentos.
  2. Son sociales, no solitarios.
  3. Son entornos en los que haces algo.
  4. Su contenido lo generan los usuarios.
  5. Permiten a los usuarios organizar y etiquetar su contenido.
  6. Cada vez que entras hay algo diferente.
  7. Utilizan feeds RSS —esto quedará explicado pronto, tranquilo—.

Así es como es ahora la web. Son el tipo de detalles que harán mejor tu sitio. Permite a los usuarios de tu sitio interactuar contigo y entre ellos. Dales algo de contenido y conviértelo en SU sitio. La analogía que me gusta utilizar es la de la tienda de discos con cafetería. Es el centro de mi comunidad, voy allí a socializar, a trabajar, a escuchar música, a hablar sobre música y a conectarme con gente que me gusta. A veces incluso compro discos. A la gente le gusta perder el tiempo, quedarse colgados, encontrar su espacio, formar grupos, discutir intereses comunes y contribuir. Tu sitio web puede darles todo eso. Una aproximación Web 2.0 a tu sitio significa que no es sólo un catálogo con una caja registradora al lado. Es un lugar donde la gente viene y pierde el tiempo, chatean con otros fans de tu música, escriben sus propias reseñas. A lo mejor hasta remezclan tu música. Pero la Web 2.0 facilita también otras muchas herramientas con las que conectar tu negocio musical al mundo.

Construir una página que tiene elementos 2.0 es una cosa. Pero también puedes utilizar y adaptar las herramientas 2.0 que ya existen y que ya he mencionado antes para ayudarte a conectar con la comunidad, unirte a la conversación, y crear y organizar tu material. Puedes añadir slideshows y badges de Flickr a tu sitio, puedes conectarte usando redes sociales, puedes incrustar vídeos de YouTube, puedes subir tu música a Last.FM para que la gente la descubra, se conecte con ella y la integre en sus propios mapas de esto-me-gusta. Puedes usar Backpack para colaborar en otros proyectos.

La Web 2.0 no es la respuesta a todos los problemas online de la industria musical, pero facilita una cada vez más extensa gama de herramientas y un conjunto de conceptos cada vez más amplio acerca de cómo utilizar la red que sobrepasa por completo el viejo concepto 1.0 de la página web estática.

¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios

Regístrate o para poder comentar